Tres Verdades Acerca del Dinero
7279
post-template-default,single,single-post,postid-7279,single-format-standard,paged-2,single-paged-2,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Tres Verdades Acerca del Dinero

Aunque el tema del dinero sea muy difícil entre los creyentes, la verdad bíblica es que Dios es el dueño del oro, de la plata y del dinero. Él nos da el poder de hacer finanzas sobreabundantes para confirmar Su pacto y para que nosotros confirmemos nuestra parte del pacto: financiar Su obra y llevar más personas a Su Reino.

Abordemos y entendamos, sin temor, las bondades divinas del dinero. Aprendamos su importancia para los hijos de Dios y para llevar la Palabra a toda criatura.

El dinero es importante

Si algo es importante para Dios, ¿no crees que debería ser importante para ti?  

Quiero que sepas que Dios desea lo mejor para ti.  No tan sólo quiere que seas fuerte y próspero en tu espíritu. También quiere que lo seas en el aspecto material de tu vida.  Dios quiere que tengas comida, ropa, vivienda, finanzas, y todo lo que significa una buena vida.  Todas esas cosas requieren dinero.

Dios no le dijo a Isaac que se olvidara del hambre y se volviera espiritual (Génesis 26), sino le dio tres instrucciones.  Primero, le dijo dónde vivir.  Segundo, le dijo lo que tenía que sembrar.  Tercero, le dijo lo que podía esperar de su siembra.  Dios quería que Isaac tuviera las cosas materiales que necesitaba para vivir bien, aún en medio del hambre.  Dios se ocupó de sus necesidades materiales.

A la gente le parece bien que los predicadores hablen de asuntos religiosos, pero muchos piensan que los temas del dinero y de las cosas materiales no son espirituales, y, por lo tanto, no deben hablar de ello.  ¡Falso!  ¡El dinero es un tema espiritual para los hijos de Dios!

Cuando la viuda pobre sacrificó las dos blancas que le quedaban y las ofrendó en el templo (Marcos 12:41-44), Jesús la elogió por su precioso sacrificio financiero.  Jesús no le dijo: “Mujer, tu sacrificio financiero no me importa. Dios no está interesado en tu dinero. Lo único que le importa a Dios son tus necesidades espirituales.  A mí no me preocupan tus necesidades materiales. Aprende a aceptar tu condición financiera”.  

Por el contrario, Jesús conocía el corazón de ella.  Como las dos blancas eran todo su sustento, su ofrenda fue una acción de fe.

La ofrenda de la viuda representaba más que las otras ofrendas que llevaron aquel día, aún las ofrendas de las personas muy ricas.  Jesús fue hasta el extremo de llamar a los discípulos, y hacer un comentario  público respecto a la fe que la viuda demostró al sembrar aquella ofrenda.

El dinero es importante para Dios.  El dinero es importante para Cristo.  Por lo tanto, el dinero debe ser importante para ti.

Permite que en tu mente y en tu espíritu crezca un mayor entendimiento acerca del valor del dinero para ti, para Dios, y para la predicación del Evangelio.

El dinero es un tema espiritual

Más de una quinta parte de las Sagradas Escrituras trata sobre el dinero, las riquezas, las finanzas, las propiedades, las tierras, las posesiones, el diezmo, y el dar.  Si el dinero no es un tema espiritual, ¿por qué Dios habla tanto de él en Su Palabra?

Las Escrituras muestran muy claramente que Dios quiere que tengas dinero y seas feliz con tus riquezas.

“La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella”  (Proverbios 10:22).

“…Sea exaltado Jehová, que ama la paz (prosperidad) de su siervo”  (Salmo 35:27). 

Las Escrituras nos dan instrucciones precisas respecto a cómo incrementar nuestros fondos.

“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”  (Lucas 6:38).

Las Escrituras también muestran que cuando ofrendas tu dinero, estás efectuando un acto sagrado de adoración a tu Dios.

“Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde”  (Malaquías 3:10).

Si lees Deuteronomio 26: 1-12, verás que Dios señala que el diezmo y la ofrenda son actos de adoración distintos y específicos.  El dinero es un asunto espiritual porque es el instrumento principal que usamos en nuestros tiempos para ofrendar en adoración a Dios. Es, además, una herramienta efectiva para ayudar a llevar el mensaje de salvación a las almas perdidas por todo el mundo. Cuando lo utilizas conforme a los principios bíblicos, el dinero se vuelve algo sagrado.

Se necesita el dinero para predicar el Evangelio

Si estás interesado en ganarte el mundo para Cristo, es importante que entiendas estas realidades:

  • Operar iglesias cuesta dinero.
  • Imprimir Biblias cuesta dinero.
  • Predicar el Evangelio en el extranjero cuesta dinero.
  • La transmisión de televisión cristiana por todo el mundo cuesta dinero.

Sin lugar a dudas, predicar el Evangelio por todo el mundo cuesta dinero.  La Palabra de Dios lo comprueba.

“¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?  ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!” (Romanos 10:14-15)

Cuesta dinero enviar la Palabra de Dios por todo el mundo. Cuando empieces a concientizarte y a aplicar las leyes divinas de la abundancia a tu vida, recibirás el dinero que deseas para ayudar a financiar la obra de Dios.

Desde ahora mismo, puedes comenzar a tener, no tan sólo para cubrir tus propias necesidades, sino para que puedas dar abundantemente a la obra de Dios (2 Corintios 9:8).  Empieza a aplicar los principios de este libro y verás cómo se materializan en tu vida.  Tu fidelidad en sembrar a la obra de Dios ayudará a predicar el Evangelio por todo el mundo.  También garantizará que un día te sobrecoja una cosecha sobreabundante.  Eso no te lo prometo yo; eso te lo promete Dios.

5 Comments
  • Nancy Montes
    Posted at 11:19h, 16 June Reply

    Yo entiendo todo lo aquí escrito, ofrendó pero para diezmar tampoco tengo problema escrito esta, es mi esposo q tenemos la cuenta juntos y critica al q en este tiempo ofrendé o diezme, yo le conteste, este es el tiempo de sembrar en momentos dificil, mira ahora cuantas ventas se han dado en X negocio, creo q vivo con el enemigo.

  • Marlin Diaz
    Posted at 15:16h, 16 June Reply

    Los Cielos cuentan la gloria de Dios! basta mirar los cielos, ver el firmamento, el sol, la luna y las estrellas para entender que nuestro Señor nos dibujo su poder; ¿cómo no va a permitir que disfrutemos de la abundancia de la riqueza; Ya el lo dijo a travès del profeta isaias, mamaremos las riquezas de las naciones, ojo sin que descuidemos el buen funcionamiento del Reino del cual somos ciudadanos.

  • Carmenza García De La Ossa
    Posted at 09:21h, 18 June Reply

    Creo en el Dios que prospera….

  • Isela
    Posted at 07:11h, 15 July Reply

    Amén. Poderoso

  • Isela
    Posted at 07:13h, 15 July Reply

    Amén

Post A Comment