Razones para despertar
18572
post-template-default,single,single-post,postid-18572,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Razones para despertar

A través de la historia de Sansón quiero llevarte al camino del despertar en Cristo. 
¡Necesitas escuchar esto hoy!

Y hoy Dios me trajo aquí para despertarte, para que realices. Si Dios te ha guardado hasta el día de hoy, hasta este tiempo y a este momento, no hay razón por la cual estar dormido. Despierta al matrimonio que tienes, despierta los hijos que tienes, despierta la relación que tienes con el Padre celestial. Despierta y mantente alerta, deja de estar jugando. Dios está contigo y te va a respaldar mientras haya un pedacito de ti que todavía le pertenezca a él.

Él lo quiere todo, pero por lo menos Sansón no se había rapado el cabello. Pero aquella mujer lo fastidió tanto en el alma que terminó entregándole aquello que le pertenecía a Dios. Sansón no se dio cuenta, pero aquel día perdió cuatro cosas. Primero, su nombre. Sansón significa amanecer, cada vez que la gente decía Sansón decían: “hay un nuevo amanecer”. Y qué triste el día que tú no puedes ver los nuevos amaneceres en tu vida, que tu nombre se degrada. Qué triste cuando no puedes ver la presencia de Dios respaldando quién tú eres. Sansón perdió aquel día su libertad, su familia y sus ojos, solo por quedarse dormido en las rodillas incorrectas, y pensaba: “todo sigue igual, todo está bien, todo está normal”. Y qué triste que haya gente que no esté realizando lo importante de tener que cuidar su relación con Dios. Es que yo no puedo jugar con el mundo, te escapaste de una, te escapaste de dos, te escapaste de tres. Pero ¿quién te asegura de que te escapas de la cuarta? ¿Dios? ¿Quién te asegura que te escapas de la quinta?

Hay un momento donde nosotros, como creyentes, tenemos que realizar este mensaje para dos personas: los que están dormidos, despierta, porque Dios te separó con un propósito especial desde niñito. Si tú estás aquí en el día de hoy, tus padres hayan sido cristianos o creyentes o no. Si tú estás aquí en el día de hoy y Dios te ha cuidado hasta ahora, es porque hay algo que él quiere cumplir en tu vida. Y un día tú le entregaste tu vida al Señor y te has adormecido por el mundo, vacilando en el mundo y jugando con el mundo, pensando: “qué juego”. Despierta hoy, porque hasta el día de hoy Dios te ha librado y ha estado contigo. Y aquellos que quizás dicen: “pastor, yo no estoy en esa condición”, pues miremos cada día de que nosotros no seamos de aquellos que nos dormimos. No podemos estar tan tranquilos en nuestra relación, donde demos espacio a que llegue a nuestra vida ese momento de dormitar y me desconecte con el Dios Todopoderoso.

El voto Nazareno tenía tres cosas: no podías tomar vino, no podías tocar un animal muerto y no te podías cortar el cabello. Sansón había roto los primeros dos. En los capítulos anteriores, había tomado el cuerpo de un animal muerto, había cogido una quijada y tuvo un gran milagro. Dios lo respaldó, una quijada de un asno dice la Biblia, y mató a mil filisteos y Dios respaldó, pero tocó un animal muerto, rompió el primer voto, nada pasó, siguió peleando. Después dice la Biblia que también se tomó sidra, rompió el segundo voto. Pero había un pedacito de él que todavía le quedaba reservado a Dios. Y esa es la misericordia de Dios, mientras todavía hay un pedacito de tu vida que le queda reservado a él, su presencia va contigo dondequiera que tú vayas. Todavía el cabello estaba ahí y hay gente que no se da cuenta en el día de hoy que la misericordia de Dios que te ha llevado a escapar una y otra vez es porque hay algo de tu vida que todavía le pertenece a Dios. Y esa parte no se debe ir, esa parte debe aumentar. Si le entregas esa parte al mundo, el día que despiertes realizarás todo lo que has perdido y la amargura de ser el hombre más fuerte, un hombre llamado por Dios y tener que estar moliendo trigo como un animal debió haber sido una tortura gigantesca en la mente de ese hombre. Y hoy Dios me trajo aquí para alertarte, para que realices que si Dios te ha guardado hasta el día de hoy, hasta este tiempo y a este momento, no hay razón por la cual estar dormido. Despierta al matrimonio que tienes, despierta los hijos que tienes, despierta la relación que tienes con el Padre celestial. Despierta y mantente alerta, deja de estar jugando. Dios está contigo y te va a respaldar mientras haya un pedacito de ti que todavía le pertenezca a él. Él lo quiere todo, pero por lo menos Sansón no se había rapado el cabello. Pero aquella mujer lo fastidió tanto en el alma que terminó entregándole aquello que le pertenecía a Dios.

No Comments

Post A Comment