Más a allá de la religión y la tradición
17925
post-template-default,single,single-post,postid-17925,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.2.7,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Más a allá de la religión y la tradición

Jesús hizo una demostración que implicó ir en contra de la religión y la tradición, porque necesitaba quitarle de la cabeza a las personas que eso era todo a lo que tenían que atenerse, por el contrario, era a Él a quien debían mirar de ahora en adelante. 

En este texto, quiero compartir contigo una enseñanza sobre la puerta que se tiene que abrir en nuestra vida para recibir lo que Dios tiene para nosotros. Para ello, vamos a recordar el contexto de la historia que encontramos en el evangelio de Juan, capítulos 8 al 10.

En el capítulo 8, Jesús dice: “Yo soy la luz del mundo”. En el capítulo 9, una de las experiencias más importantes que vamos a ver es la sanidad de un ciego. Pero la sanidad no es solamente lo más importante, sino por qué esta sanidad ocurre en este momento. Cuando nosotros vamos a Juan capítulo 9, fíjate en el capítulo 8: “Soy la luz del mundo”. No es coincidencia que en el capítulo 9, Jesús tenga un encuentro con un ciego. Si él es la luz del mundo, le va a dar vista al ciego. Ahora, lo controversial es lo que pasa durante ese proceso y por eso es que surge entonces Juan 10.

En el libro de Juan capítulo 9, la controversia era de quién había pecado para que ese joven estuviera enfermo. Esa fue la controversia. Jesús dice: “Yo soy la luz del mundo”. Sale de aquel lugar y se encuentra con una pelea teológica, donde la gente estaba peleando quién pecó: éste o sus padres. Porque en aquellos tiempos, estaba la teoría y la idea de que si tú tienes una enfermedad, es porque hay algún tipo de pecado en tu vida. Y entonces, el pecado lo cometiste tú o tú estás pagando las cuentas de tus padres. Y estaba esa batalla teológica allí y paran a Jesús en el medio y comienzan a cuestionarle, solo para que cogiera un bando. Y Jesús dice: “Ven acá. Tranquilo, tranquilo. Aquí no importa quién pecó”. Así que él no niega que puede ser que la enfermedad haya sido resultado de un pecado, pero él dice: “Eso no es lo importante. Lo importante es que yo estoy aquí. Lo importante son las obras que yo he venido a hacer”. Y dice la palabra del Señor que él toma y qué hace: coge lodo, escupe, coge el lodo, ¡papá! y se lo pone en los ojos. Hermano, si alguien escupe y hace lodo y me lo pone en los ojos, más vale que me sane. Esto no es como los tiempos que vivimos, que los profetas es a ver si le sale y la gente de afuera dice: “No, no”. Si tú me pones una loquera como esa, más vale, porque ciego y lodado, entonces estoy peor. Y entonces sí que me voy a molestar. Por eso, usted no haga, no se deje llevar por las loqueras que hace la gente allá afuera. Sea práctico en la vida. Esto lo hizo Jesús para mostrar algo. Y fíjate lo que hace Jesús. 

Te acuerdas que hace un momento atrás te dije que cuando miramos estos versos de Juan capítulo 10, verso 1 al 10, una de las cosas que más se resalta es salir. No es entrar, sino salir, salir, salir, salir. Y qué hace Jesús: le pone el lodo en los ojos y le dice: “Vete y lávate en el estanque”. Qué hizo Jesús: lo sacó de aquella religiosidad, lo sacó de la discusión, lo sacó del entorno en el que estaba, para que el hombre fuera al estanque y allá recibiera la vista, fuera de toda discusión teológica. Muchos milagros de nuestra vida solo van a ocurrir cuando nosotros nos atrevamos a salir de aquellos que piensan que tienen la franquicia de lo que nosotros podemos o no podemos hacer. Porque el problema de los fariseos es que ellos pensaban que ellos eran los que tenían el derecho para regular quién se sanaba o quién no, quién se salvaba o quién no. Pero las ovejas reconocen la voz de su pastor y aquel ciego, sin ver, respondió a la voz y salió y se lavó y regresó viendo.

Ahora, veamos esto de una forma un poquito quizás más práctica todavía en el día de hoy para nosotros. Y quiero tomar un momento hoy para orar, porque creo que Dios quiere hacer algo especial en el corazón de muchos de los que estamos aquí en esta mañana, a través de la enseñanza de esta puerta que se tiene que abrir en nuestra vida.

2 Comments
  • Oswaldo Monier
    Posted at 08:23h, 29 March Reply

    Tú Presencia en mi Vida, la de mi esposa y nuestra Familia, Es Para Darnos Vida y Vida en Abundancia AMADO SEÑOR JESUCRISTO
    AMÉN 🙏😘🙏😘

  • SADELA JOSE LATUFF PINEDA
    Posted at 17:04h, 29 March Reply

    BUENA PALABRA

Post A Comment