No necesitamos un por qué
17453
post-template-default,single,single-post,postid-17453,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.2.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

No necesitamos un por qué

Necesitamos encontrar el propósito antes del por qué; necesitamos mirar más allá y encontrar el sentido en las manos de Dios. Antes de seguir preguntándote por qué, pregúntate: ¿Para qué me está pasando esto?, ¿Cuál será mi testimonio?

¿Por qué se murió aquella persona? Yo no sé. Y espiritualmente, entonces, la gente dice, los que son bien espirituales: “Pero Dios tiene un propósito con todo esto”. O sea, que tú me quieres decir a mí que para Dios cumplir el propósito que Él tiene conmigo, tuvo que matar a esa persona. ¿Será que Dios no tenía otro medio? ¿Tiene que hacerme sufrir, que crearme duda, para entonces que se cumpla el propósito? Una persona murió, murió, murió por un accidente, murió porque todo el mundo muere. ¡Ah, qué me da tristeza cómo murió, que no me lo esperaba! Seguro, eres humano.

Pero tú sabes que tú estar todas las noches preguntándote “¿por qué?” no te va a ayudar. ¿Por qué una persona aquí que fue violada cuando era niña? Si toda tu vida tú estás preguntándote “¿por qué me violaron a mí? ¿Por qué me hicieron esto a mí?” y llegas a la iglesia y le tratas de buscar sentido a eso, te vas a volver más loco, hermano. Yo no sé por qué te violaron. Lamento que lo hayan hecho, me da tristeza. Ese es el mundo en el que vivimos, mundo corrupto, lleno de maldad. Lamento que te haya sucedido, lo lamento. Pero tiene un momento tú tienes que decir: “Yo tengo que mirar mi vida más allá de lo que me ocurrió, que no tiene sentido, y ahora yo le voy a dar sentido a mi vida, porque es mi vida la que tiene propósito. Es mi vida la que tiene propósito”.

Por eso es que usted y yo también tenemos que saber que, aún en la psicología, a través de los tiempos han cambiado su forma de pensar. Hay muchas teorías psicológicas que hoy demuestran que no es tan importante descubrir el por qué te pasó lo que te pasó, sino crear el futuro que tú quieres. Porque en vez de estar buscando regresiones, vidas pasadas, es lo que te pasó en el ayer, ¿qué tú qué información vas a encontrar allí que te pueda beneficiar en el día de hoy? Absolutamente nada. Tú lo que tienes que mirar es el futuro glorioso que Dios tiene para ti y decirle: “Dios, ¿qué tengo que hacer para llegar allá?”. Eso es todo. Eso es todo.

Así que lo que yo te voy a explicar en estos próximos días, lo que te acabo de explicar, hermanos, número uno: apologética. La necesitamos para defender nuestro corazón, para cuidar tu corazón. Tú tienes que enseñar a tus hijos a defenderse, no para que ganen un argumento, sino para que el corazón se les cuide. Porque en la calle les van a decir feo, les van a decir esto, les van a decir aquello. No es tan solo con el cristianismo. Allá afuera los niños son crueles. Tú tienes que enseñarles a defenderse, para que el corazón no se dañe, para que nunca se te meta en el corazón. Pero necesitamos defender nuestra fe para sembrar la semilla de fe que Dios va a usar. Un pensamiento inteligente se queda sembrado en el corazón de una persona y ese pensamiento Dios lo usa para redargüir su corazón. El apóstol Pablo decía: “¿Cómo oirán si no hay quien les predique? ¿Y cómo van a predicar si no hay quien los envíe?”. Así que cada vez que tú y yo salimos y defendemos, cada vez que tú y yo salimos y hablamos con inteligencia y amor correctamente, cada vez que tú y yo salimos, sabemos una cosa, número uno: la obra de la salvación le toca a Dios. Es el Espíritu Santo quien va a salvar a la gente. Por lo tanto, yo no voy con palabras persuasivas para tratar de convencer el corazón de nadie, porque ese trabajo es del Espíritu Santo. Mi trabajo es defender la fe solo para cuidar de mi corazón, cuidar el corazón de los que están al lado mío y sí, sembrar una semilla que el Espíritu Santo pueda usar. Y yo le pido a Dios que en estos próximos días, cuando estudiemos estos mensajes, tú puedas cuidar tu corazón, escuchar estos argumentos, oír las cosas que el mundo dice y que puedas entender lo que dice la palabra de Dios, para que puedas tener los argumentos correctos para poder defender tu corazón, cuidar tu corazón y sembrar la semilla de fe en aquellos que aún no le conocen. 

6 Comments
  • Ismitza Gomez
    Posted at 07:45h, 06 February Reply

    Amén amén poderosa palabra

  • Oswaldo Monier
    Posted at 09:22h, 06 February Reply

    Fortalece mi Fé hacia Ti para seguir adelante por El Camino Hacia El Futuro Glorioso Que Tú Tienes para Mí Vida AMADO PADRE CELESTIAL
    AMÉN 🙏🙏🙏🙏

  • SADELA JOSE LATUFF PINEDA
    Posted at 15:04h, 06 February Reply

    BUEN MENSAJE PASTOR CUIDAREMOS NUESTRO CORAZON

  • Edilsa
    Posted at 19:31h, 07 February Reply

    Bendiciones Pastor, es cierto hay que guardar el corazón de las intenciones que ofrece el mundo y llenarlo con la palabra de Dios

    Muchas bendiciones

  • Raul Barrios
    Posted at 20:10h, 07 February Reply

    Amennnn

  • Martha
    Posted at 11:23h, 09 February Reply

    Amén gracias mi Sr tú heres mi fuerza y fortaleza

Post A Comment