¿A quién predicar?
17532
post-template-default,single,single-post,postid-17532,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.2.7,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

¿A quién predicar?

Hablarle a los que no conocen o se niegan a conocer o se niegan a la existencia de Dios, de su poder, es dejar en ellos la semilla. 
Predicar el Evangelio es saber que debo buscar a aquellos que saben y que buscan una verdad, porque va más allá de dejar la semilla, es lograr que puedan ser testigos de la transformación.  

Por eso, cuando yo le predico a alguien, no le puedo predicar a la mente rebelde que está buscando una excusa para no creer en Dios y para hacer lo que le da la gana. Tengo que buscar y llegar a la persona y a la parte de la persona que sabe y no tiene excusa. Y óyelo bien: una vez más, tu hijo que dice que no cree en Dios, hay una parte de él, muy adentro, que no tiene excusa. Él sabe que Dios existe y a ese es que tú tienes que hablarle. A esa es que tú tienes que hablarle. A esa persona que está allá adentro.

Por eso, cuando tú hables la palabra de Dios, háblale a esa persona. Usa lenguajes que lleguen a ese corazón, que lleguen allá adentro, que conozcan la parte de Dios. Hermano, cuando nosotros miramos estos versos, bueno, déjame terminar de leerlos y te explico. Para entonces orar, dice el verso 20:

Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

Cuando usted mira todos estos versos, y si siguiéramos leyendo Romanos y vamos un poquito más adelante, te va a hablar de toda la depravación que hay en el corazón del hombre. Y si te das cuenta, cuando nosotros miramos, es lo que te acabo de explicar, es lo que te acabo de decir. Simplemente, hermanos, la persona que dice que no cree en Dios, cuando usted mira, se da cuenta. Mire lo que dice el verso 24, que no está en la pantalla:

Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos; ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos.

Y después te sigue diciendo que por eso se entregan a vergonzosas pasiones. Hermano, esto es muy sencillo. Dios se ha hecho visible al mundo. Dios no está escondido. Dios se ha mostrado a través de todos los tiempos. Dios se ha mostrado a través de todos los tiempos. Todos nosotros hemos tenido una experiencia con Dios. El hombre se rebela porque llega el momento en que algunas personas, con su razonamiento, lo que quieren es excusar algo muy simple: lo que quieren excusar es el por qué ellos se van a entregar a las pasiones del mundo, a la lujuria del mundo. Y la forma de poderlo hacer conscientemente y con tranquilidad es una muy sencilla: creyendo que Dios no existe. La otra manera que el mundo justifica esto es haciendo leyes y haciendo cosas que son inmorales en contra de Dios. Haciendo las leyes, porque si las hago ley, siento que soy moral. Pero el hecho de que algo en la ley se te permita no quiere decir que sea moralmente correcto delante de Dios. Además, la palabra de Dios te dice que todo te es lícito, pero no todo te conviene. Y esto es muy sencillo, muy simple. La gente que simplemente niega a Dios no tiene excusa y lo hace con el propósito de entregarse a las pasiones carnales. El problema de toda esa gente es cuando usted  mira Romanos capítulo 1. Comienzan a ser ídolos, ídolos no de palo, sino que comienzan a creer en artistas, en gente que profesan ciertas ideas que ellos los idealizan y los ponen como ídolos para justificar lo que ellos quieren hacer. Y cuando usted trata de argumentar con ellos, ya simplemente, hermanos, han perdido su mente, han perdido su razonamiento.

Por eso, cuando nosotros llegamos a ese grupo de personas, tú y yo tenemos que tener claro en nuestra conciencia varias cosas para orar. Oiga bien: predica el evangelio, predica el evangelio, no defiendas el evangelio. Predicamos defendemos nuestra fe con argumentos, defendemos nuestra fe con inteligencia, pero atrévete a predicar el evangelio.

La pregunta es: ¿a quién le predico? Cuando yo le predico a alguien, no le puedo predicar a la mente rebelde, le tengo que predicar, oiga bien, a la parte de todo el mundo que sabe que Dios existe. Y créeme cuando te digo que todo el mundo sabe que Dios existe, porque Dios se ha hecho visible a todo el mundo. Predica a la parte de todo el mundo que sabe que hay una verdad, todo el mundo sabe que hay una verdad, que hay algo que es verdad. Y esa parte es a la que yo tengo que predicarle.

Por eso es que el evangelio lo que cambia es el corazón, y lo que llega al corazón es dedicarle a la parte de todo ser humano que sabe que existe el bien y el mal. Predica a la parte de la gente que sabe que algún día tendrá que dar cuentas, porque el que más o el que menos sabe que algún día tendrá que dar cuenta. Y cuando le predicas a esa parte de esa persona es cuando le puedes predicar acerca de nuestro Salvador y la necesidad que todos tenemos de él.

Así es que la gente se convierte, así es que la gente le entrega su vida al Señor, así es que la gente se transforma, no por el argumento racional o inteligente, es por el poder del evangelio. Cuando tú salgas de aquí en el día de hoy, recuerda que lo que te estoy enseñando en el día de hoy es muy sencillo: primero, es para proteger tu corazón sobre todas las cosas; segundo, para que presentemos defensa de forma inteligente, de forma sabia, para que el mundo no nos vea como tontos, para que el mundo nos vea como gente inteligente con la que se puede hablar.

Pero cuando le prediques a alguien, predícale a la parte de la persona que sabe que Dios existe, que sabe que hay una verdad, que sabe que hay bien y mal, que sabe que algún día se va a dar cuenta. Y esa es la parte de la persona que necesita saber qué necesita un Salvador, y que ese Salvador es Jesucristo.

Yo le pido a Dios que esto que te he enseñado tú lo atesores. Y créeme cuando te digo que no en toda iglesia te van a enseñar esto, no en toda iglesia te van a enseñar esto, pero en esta iglesia queremos más y mejores discípulos. Más y mejores, no es tan solo ser discípulo de Cristo, es ser un mejor discípulo. Y entiende hoy el poder del evangelio, en el nombre de Jesús.

5 Comments
  • Oswaldo Monier
    Posted at 08:53h, 13 February Reply

    Alimentame cada día más y más con Tu Maná, La Leche y la Miel: Que es Tu Palabra AMADO PADRE CELESTIAL mediante Tú Ungido Ps Otoniel Font
    AMÉN 🙏🙏

  • Martha
    Posted at 10:31h, 13 February Reply

    Amén aleluya

  • SADELA JOSE LATUFF PINEDA
    Posted at 17:58h, 13 February Reply

    AMEN MI PASTOR FONT

  • Oswaldo Monier
    Posted at 08:59h, 14 February Reply

    AMÉN 🙏🙏🙏🙏

  • Martha
    Posted at 01:01h, 15 February Reply

    Amén

Post A Comment