Prosperarás tan bien como pienses
17288
post-template-default,single,single-post,postid-17288,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Prosperarás tan bien como pienses

¿Qué tan grande eres capaz de pensar? ¿Crees que eres capaz de cumplir eso? 
En esta ocasión quiero guiarte para que empieces a pensar de manera diferente, que de acuerdo a como pienses serás capaz de expandir tu filosofía de vida; Dios, tú y tu relación con el dinero es lo que te llevará a pensar en grande, siempre y cuando sepas que todo eso tiene efecto en tu vida.

Yo lo que quiero es que tú entiendas, primero, antes de seguir en el día de hoy, que cuando tú entiendes la revelación de quién es Cristo, lo próximo que debe haber es regocijo. Yo no sé por qué a la gente le gusta sufrir tanto en la iglesia. 

La gente piensa que ser espiritual es tener sufrimiento y óigame bien: yo creo que tenemos que, de vez en cuando, pasar por problemas, y todos tenemos una cruz que llevar, que no es tu suegra, pero todos tenemos una cruz que llevar. Todos tenemos una cruz con la que tenemos que batallar toda la vida. Todos vamos a tener problemas y dificultades. 

Y definitivamente, una de las disciplinas de un cristiano, de un creyente, es no permitir que las pruebas y los problemas le amarguen. Pero la revelación de Cristo debe ser de gozo, de alegría. ¿Por qué? Porque ahora veo lo que hay en el cielo, veo que se puede hacer en la tierra, hay posibilidades de que las cosas cambien, hay posibilidades de que todo se transforme.

Y cuando veo el sufrimiento de Cristo, y me doy cuenta de lo que Él hizo por mí en la cruz del Calvario, por un momento me entristezco, porque digo: “Dios mío, fuiste tú allí por mí, yo era quien me merecía estar allí.” Pero después de eso, tengo que cambiar y decir: “¡Oh, gloria a Dios! Tengo que regocijarme, porque algo grande, algo maravilloso, viene para nuestras vidas. Algo grande viene para nosotros.”

Y Dios le dice al pueblo: “Regocíjate, regocíjate.” Pero mira la instrucción que Dios le da, porque estas palabras que Dios le da son palabras para expandirse. Te vas a extender a la derecha, te vas a extender a la izquierda, vas a llegar a lugares donde nunca antes habías llegado. 

Así que el pueblo tenía que comenzar a expandir su conciencia, a expandir su mente, a expandir su manera de pensar. No se podían quedar únicamente en una región. Pero me llama la atención esta expresión en particular. 

Dice Isaías 54, el verso 2. “Ensancha tu tienda”, eso es lo que dice. “Ensancha tu tienda, ensancha el sitio de tu tienda.” Tú no puedes tener una tienda más grande si el sitio no es más grande. El problema de mucha gente es que hay mucha gente que quiere expandir la tienda sin expandir el sitio. Hay un montón de gente en la iglesia que quiere prosperar, expandiendo la tienda sin expandir el sitio. 

Tú no tienes derecho de expandir la tienda si no has expandido el sitio, tú tienes que conquistar más terreno, tú tienes que comenzar a ensanchar primero el espacio en el que tú vas a progresar y a prosperar. Nunca pienses que tendrás una cuenta de banco más grande de lo que tu mente puede aguantar. Tu sitio tiene que ser más grande, el lugar donde la tienda se establece tiene que ser más grande.

 Y lo que tú estás teniendo en el día de hoy, como resultado económico en tu vida, hermanos, es producto de que tu sitio es pequeño. Entonces, de tiempo en tiempo, te ilusionas, porque ves gente que tienen tiendas grandes, y quieres las tiendas grandes de los demás, quieres la caseta de campaña más grande que el otro tiene. Y por eso es que vivimos en una sociedad de préstamos, donde lo que preguntamos es cuánto es el pago mensual, porque quiero tener una tienda más grande de la que estoy capacitado para tener ahora. Y ahí es cuando comenzamos a tener problemas en nuestra vida.

La orden que Dios le da al pueblo es: vas a alargar eventualmente tus estacas, vas a alargar tus cortinas, vas a ensanchar tu tienda, seguro, pero antes de hacer todo eso, tienes que preparar el espacio. Tienes que hacer un espacio más grande, tienes que hacer un espacio más poderoso, tienes que hacer un espacio más amplio. Tienes que comenzar a pensar de manera diferente.

Yo vengo a sugerir en el día de hoy que nuestro sitio de nuestra tienda es nuestro espíritu, es nuestra mente, son nuestros pensamientos, es nuestra manera de pensar, es nuestra manera de ver la vida, es nuestra manera de mirar el mundo, mirar las finanzas, mirar todo lo que está a nuestro alrededor.

3 Comments
  • sadela jose latuff pineda
    Posted at 08:20h, 09 January Reply

    USTED ES MI PASTOR,,,,,MI GUIA,,,,MI MENTOR,,,,,MI COBERTURA Y AGRADESCO A DIOS POR ESO…..

  • Oswaldo Monier
    Posted at 09:18h, 09 January Reply

    Lléname de Discernimiento y Sabiduría para seguir avanzando en tus Promesas y Misericordias AMADO PADRE CELESTIAL
    AMÉN 🙏🙏🙏🙏

  • Martha
    Posted at 23:34h, 09 January Reply

    Amén. Poderosa palabra
    Bendiciones

Post A Comment