¿Por qué agenda te vas a orientar?
17267
post-template-default,single,single-post,postid-17267,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

¿Por qué agenda te vas a orientar?

¿Sabías que hay 3 agendas en el mundo? Sí, tres caminos que debes seguir, pero solo uno es el correcto, ¿Cómo reconocer cuál es el camino adecuado? 
Te lo explico en este video. ¡No te lo pierdas! 

¿Qué nos ayuda a nosotros a poder elevarnos a esta dimensión? ¿Qué nos ayuda a nosotros a poder elevarnos a entender, como creyentes, como hijos de Dios, todo este proceso y mantenernos en el balance correcto de lo que Dios tiene que hacer para nuestra vida? Creo que es entender que en esta tierra hay tres agendas principales y que solo una es la digna de nosotros poder perseguir. Hay tres agendas: la agenda del, la agenda tuya y la agenda de Dios. 

Aquí hay tres planes con los que tú tienes que seguir. Tres planes que tú tienes que escoger en tu vida: o sigo con la agenda del, o sigo con la agenda mía, o sigo con la agenda de Dios.

Antes de llevarte unos versos, es más, te llevo un verso primero y te explico algo. Fíjate lo que dice Mateo capítulo 4, del verso 9 al verso 11: “Y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás. El entonces le dejó; y aquí vinieron ángeles y le servían”. Satanás viene y se presenta delante del Señor Jesús en ese momento de la tentación y, cuando está allí en el momento de la tentación, la última tentación es: si postrado me adoras, te doy todo este dinero, te doy todo el reino. Lo cual te demuestra que la agenda del es la misma en principio que la de Dios: que lo adoren. Y para que tú lo adores, él promete las riquezas: si me adoras, te prometo las riquezas. Y Jesús dice: no te voy a adorar, porque solo a Dios voy a adorar, a él solo me voy a inclinar.

Hermanos, el que tiene el dinero establece la agenda, tan sencillo como eso. Imagínate que Dios hoy me diera una idea inusual en este país, que hoy viniera el Espíritu Santo, un ángel llegara aquí y me dijera: Otoniel, vete a la calle Loísa y predica sobre el techo de un puesto de gasolina. Imagínate que Dios me diga eso. Hermanos, yo voy con toda la fe del mundo a pedir los permisos. ¿Cuántos creen que me darían el permiso para predicar allí? Seamos honestos, no me lo van a dar. A lo mejor a mí me lo daría porque chavarín por todos lados y por 8 años nunca pudimos alquilar el Coliseo Roberto Clemente porque la persona que estaba como alcaldesa no lo iba a alquilar. 

Aquí en Carolina hay lugares donde no podemos alquilarlo, teniendo el dinero para alquilarlo, para hacer una actividad de la iglesia, porque la cláusula es que en esos lugares no se puede orar. Se puede cantar reggaetón, se puede vender alcohol, pero en el municipio de Carolina hay lugares donde, si yo voy y lo alquilo, no lo puedo alquilar porque la única cláusula que tengo para poderlo alquilar es que no voy a orar y que no voy a predicar. Tan sencillo como eso. 

Y la pregunta es: ¿por qué otros pueden y nosotros no? Entre muchas razones, por todo el dinero que se mueve a través de todos los tiempos, el mundo establece su agenda y no nos damos cuenta que nosotros, como cristianos, tú y yo, tenemos que avanzar en la vida, prosperar y crecer, porque hay una agenda más grande que se establece cuando Dios te prospera y te bendice, que es la agenda del Reino de Dios. 

Por eso es que la Biblia dice en el libro de Deuteronomio capítulo 8, el verso 18: “Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque Él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día”. La agenda de Dios se establece a través de que la gente prospere, de que la gente progrese, de que nosotros como creyentes avancemos, crezcamos y hagamos nuestra labor en este mundo. Si no, entonces es el mundo quien está estableciendo lo que tiene que pasar. Y eso es lo que nos debe dar tristeza a nuestras vidas y nos debe dar razón para ti y para mí y decir: yo creo en prosperidad. 

El problema de no entender esto es que entonces podemos sustituir la agenda de Dios por mi agenda, pensando que mi agenda es la agenda de Dios y ahí es donde, para los creyentes y los cristianos, para algunos, ahí es donde el dinero se vuelve un gran problema. Y me explico: cuando las riquezas se vuelven problema para una persona, cuando entiendo que todo lo que está a mi alrededor lo tengo que cambiar en vez de transformar. Ahí es donde el dinero se vuelve un problema.

Me explico: estás bien con tu esposita cuando no tenían nada, ese era el amor de tu vida. Iban a Berger King y eran la pareja más rica del mundo, feliz, de repente, prosperas, progresas. Ahora, esa muchacha, en tu mente, se vuelve la razón de tu infelicidad y ahora piensas que es buscarte una nueva lo que te trae felicidad. Y, en vez de transformarla a ella con lo que Dios te ha dado, la cambias. Ese es un problema. Por eso es que a la mía yo no la voy a cambiar, pero todos los upgrades, todos los upgrades que le pueda dar, se los vamos a dar. Todos los upgrades.

Hay que prosperar para eso. Cuando no tenías dinero, las navidades con tus hijos era una gran bendición, porque cualquier regalito era lo más grande, ahora tienes un poquito más y ahora el problema son tus hijos, porque entonces tienes que gastarlo en ellos y no en ti. Entonces, ahora piensas: esto es lo que tengo que pagar de pensión, todo lo que tengo que pagar, esto lo que tengo que pagar, aquello. Pero lo que estás pensando es: me lo debería gastar yo en mí. 

Entonces, a través de tu vida, todas aquellas cosas que fuiste llamado a transformar, ahora las quieres cambiar porque has avanzado. Y ahora te vuelves en tu agenda. Y yo no sé cuál de las dos es más mala: si la del o la tuya. Piensa lo que te estoy diciendo.

Cuando Dios te prospera y Dios te bendice, todo lo que está a tu alrededor tiene que ser transformado. Cuando Dios te prospera y te bendice, tus hijos deben tener mejor educación, tu esposa debe sentirse mejor, tú como ser humano debes ser diferente, debes ver las cosas diferentes, tu comunidad debe cambiar.

5 Comments
  • Oswaldo Monier
    Posted at 08:46h, 04 January Reply

    Lléname de Discernimiento y Sabiduría para escoger la mejor Agenda que Tú quieres para mí vida AMADO PADRE CELESTIAL
    AMÉN 🙏🙏🙏

  • Carlos González
    Posted at 09:39h, 04 January Reply

    Así es amén

  • sadela jose latuff pineda
    Posted at 10:25h, 04 January Reply

    ÝO CREO EN PROSPERIDAD,,,,,,USTED ME HA INYECTADO FE,,,,,,Y SE LO AGRADESCO MUCHO,,,,,,,LATUFF SADELA DESDE VENEZUELA……

  • Martha
    Posted at 11:15h, 04 January Reply

    Amén Gloria a Dios

  • Carmen
    Posted at 10:32h, 10 January Reply

    Amén, amén, Padre ayúdanos a seguir solo tú agenda, esa que tú tienes preparada desde antes de la fundación del mundo, danos Sabiduría y discernimiento, para encontrar tu camino y no seguir dando vueltas en el desierto,,

Post A Comment