La tarea de los mejores comienzos
17423
post-template-default,single,single-post,postid-17423,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

 La tarea de los mejores comienzos

La Biblia nos enseña que siempre Dios nos dará muchas oportunidades de comenzar de nuevo, y nos enseña además que cada comienzo es mejor que el anterior, es una oportunidad para dejar lo malo atrás y empezar con lo nuevo y puro.

Ahora hay un detalle más bien interesante: hay gente que piensa que Noé se llevó una pareja de cada especie, pero Noé no se llevó una pareja de cada especie. Noé se llevó una pareja de cada especie de los animales que no son limpios, de los impuros, y se llevó siete parejas, usted lo puede buscar en su casa, de los animales puros: siete de los puros y siete de los que no son puros. La pregunta es: ¿por qué? La pregunta es: ¿por qué?

Número uno, hermano: lo impuro se multiplica superrápido, hermano. Ponga un guimo en una celda, o en una caja, o en una jaula, como usted le quiera llamar, y póngale una pareja y mire para el lado, y cuando usted mira para atrás, hay tres. Si las vacas se reprodujeran así, no habría hambre en la tierra. Si las vacas se reprodujeran así, no habría hambre en la tierra. Los animales impuros se multiplican… Hoy tenemos que defender la cotorra puertorriqueña, bendito, porque esa cotorra eso de huevito en huevito, hermano. Pero no tenemos problemas, pero tenemos problemas de caimanes. Esos contrallos se multiplican y se multiplican y se multiplican, y la única cosa que nos queda es comnos… y yo no sé por qué, pero aquí, en la parte atrás de la iglesia, en ese manglar, es que están los más grandes. Yo estoy por pensar que es que, como ya echamos el agua de los bautizados, se alimentan de todos los pecados de ustedes, y esos tipos están gordos y grandes allí atrás. Y si no los reprendo, me los tengo que comer. Y los otros días los probé: saben a pollo, un poquito más amargo, pero saben a pollo. ¿Verdad que sí? Los otros días los probé. Los hermanos de los caimanes me trajeron un poco y lo probamos. Impresionante. Pero esos tipos han llenado todo to la la la la los ríos de este país, hermano. Yo no sé por qué, con el agua empozada, no salen pollos y sale dengue. Pero deje empozada por un rato y mire, entonces, a los pollos. Hoy tenemos problemas con los huevos, porque le dio fiebre, le dio la fiebre aviar, a montón de pollo. Se murieron un montón de pollos. Entonces, hoy tenemos que pagar nosotros los huevos más caros, porque no hay. Los animales se tardan más, pero eso es un principio: lo bueno siempre se tarda más que lo malo. Entonces, ¿qué Dios le dice a Noé? De lo bueno tienes que llevarte siete. Siete parejas. ¿Por qué? Porque con lo bueno hay tres cosas que tenemos que hacer para empezar de nuevo.

Número uno: lo bueno es lo que ellos se podían comer en el arca. Ellos solo podían comer los animales puros. Y si te comes la única pareja, entonces no tiene con qué multiplicar.

Número dos: lo bueno es lo que tú usas para honrar a Dios. La Biblia dice claramente que ellos sacrificaron de los animales puros, de los limpios. Así que, tan pronto salieron, le ofrendaron a Dios lo puro, lo bueno. Y tiene que sobrar algo bueno y algo puro para que se multiplique. Así que, en toda experiencia de nuestra vida, tenemos que saber que lo malo se va a producir rápido. Lo malo se va a multiplicar rápido. Y que lo bueno es nuestra tarea preservarlo para tres cosas. Si quiero tener mejores comienzos en mi vida, tengo que preservarlo para comer, tengo que preservarlo para honrar a Dios y tengo que preservarlo para multiplicación. Una de las mejores cosas de tu vida es tu tiempo. Y la pregunta es: ¿hay un tiempo para comer? Hay un tiempo para disfrutar, hay un tiempo para vivirlo bien, pero hay un tiempo para honrar a Dios. Y no puede ser el peor tiempo, no puede ser el último tiempo de tu vida, no puede ser el tiempo impuro. Tienes que ser el mejor para honrar a Dios, porque Dios no va a aceptar el peor tiempo de tu vida. Dios solo acepta los animales puros. Y hay un tiempo que tú tienes que usar para multiplicar. Ese tiempo tienes que usarlo como una semilla durante la semana, para que puedas producir algo nuevo, para que puedas producir el futuro que Dios tiene para tu vida. 

¿Entiendes esto? Hoy siempre estarás comiendo aquello que puedes usar para tu futuro, para tu mañana. Hoy es el día de decidir. Sabes qué, en medio de mis dificultades, en medio de cuando tengo que pasar las peores tormentas de mi vida, siempre voy a conservar lo puro, siempre voy a conservar lo bueno, para que de eso yo pueda comer, para que de eso yo pueda honrar a Dios y para que de eso pueda multiplicar. Hermano, yo no sé por qué, pero yo sé que usted va a estar de acuerdo conmigo cuando yo le digo a usted que un pensamiento negativo es como los gusanos. Usted empieza por la mañana con un pensamiento negativo y, hermanos, multiplicarlo es fácil, sacarlo de la cabeza es lo difícil. Entristecerse, usted lo hace. Y si usted empieza triste la mañana, cuando sale está más triste y se monta en el tapón y se deprime más y cae en un roto y se entristece más y la luz está dañada y se entristece más. Y es bien fácil ahora mantenerse positivo todo el día, eso nos cuesta. Pero eso te toca a ti, te toca a ti entender que es la única manera en que yo podré volver a comenzar de nuevo.

Y fíjate que lo que te estoy hablando es de momentos donde, luego de haber trabajado, lo perdiste todo y tienes que volver a comenzar. Lo malo va a estar en el arca y lo malo se va a multiplicar como quiera, pero te toca a ti con lo bueno que llevas durante esta temporada en tu vida al otro lugar, aunque tengas que comenzar de nuevo con lo bueno que llevas en tu barca. Aprende: número uno, a comer; número dos, a honrar a Dios; y número tres, a multiplicarlo.

Ahora, esta iglesia es diferente a las demás y yo lo digo, lo digo de verdad, con honestidad, porque aquí no se predica lo mismo que se predica en otro sitio. Por lo tanto, yo creo que esta parte del mensaje yo no tenía ni que predicarla, porque esto es como que obvio para nosotros. Esta iglesia sabe levantarse de los problemas y sabemos luchar y sabemos pelear y la actitud que tenemos ante la vida cuando llegan dificultades es que vamos para adelante. Pero el problema, creo, que hay es más grande cuando nosotros no nos damos cuenta de que las mejores temporadas de nuestra vida también requieren de nosotros nuevos comienzos y requieren que miremos la vida desde una perspectiva diferente para tener nuevas y mejores temporadas en nuestra vida. El hecho de que tú fracases hace que mucha gente sea impulsada a hacer algo bueno. El problema es cuando ya tienes cosas buenas y no te das cuenta de que estás en una nueva temporada y que necesitas hacer más y, para mí, ese es el más grande reto.

3 Comments
  • Oswaldo Monier
    Posted at 09:27h, 23 January Reply

    Sé Tú mi Compañía de las grandes batallas que tengo que enfrentar día a día AMADO PADRE CELESTIAL
    AMÉN 🙏🙏🙏🙏

  • SADELA JOSE LATUFF PINEDA
    Posted at 16:23h, 23 January Reply

    WAAAOOO PASTOR ESO DE NOE ME DEJO ASOMBRADO,,,,,BUEN RHEMA

  • Martha
    Posted at 00:38h, 24 January Reply

    Amén

Post A Comment