Hay una promesa grande para ti
17435
post-template-default,single,single-post,postid-17435,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3.1,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Hay una promesa grande para ti

Hay una promesa de Dios para ti. Cada momento de dolor y dificultad en tu vida, lo que hace es activar esa promesa. La Biblia nos dice acerca del pueblo de Israel que, mientras más los oprimían, más se multiplicaban y crecían. La recompensa que Dios promete para tu vida es igualmente grande.

En el libro de Éxodo, capítulo 1, del verso 5 al verso 9, la palabra del Señor dice: «De esta manera dijo también Faraón: He aquí el pueblo de la tierra es ahora mucho, y vosotros le hacéis cesar de sus tareas». Y mandó Faraón aquel mismo día a los cuadrilleros del pueblo que lo tenían a su cargo y a sus capataces, diciendo: «De aquí en adelante no daréis paja al pueblo para hacer ladrillo, como hasta ahora. Vayan ellos y recojan por sí mismos la paja. Y les pondréis la misma tarea de ladrillo que hacían antes, y no le disminuiréis nada, porque están ociosos. Por eso levantan la voz diciendo: “Vamos y ofrezcamos sacrificio a nuestro Dios”. Agravad la servidumbre sobre ellos, para que se ocupen en ella y no atiendan a palabras mentirosas».

Este es el momento culminante donde Dios manda a Moisés a liberar al pueblo de Israel de Egipto, de la mano de opresión de Faraón, con el propósito de que salgan de allí para adorar a Dios. Dios te quiere libre en todo el sentido de la palabra, para que puedas adorarle con libertad. Dios te quiere sacar de la mano de opresión de Faraón, para que tú puedas adorarle con libertad. Y Él quiere que tú vivas en esa libertad de corazón. Pero el mundo va a buscar la manera de oprimirte cada vez más, con el propósito de cansarte y de quitarte el deseo de servir a Dios. Porque vas a hacer a Dios responsable de tu problema, de tu caso, de tu aflicción y de tu amargura. Vas a comenzar a cuestionar, a través de todos los tiempos, si Dios fuera real. ¿Por qué permitió que abusaran de mí? ¿Por qué permitió que yo fracasara en estas cosas? Si Dios es real, ¿por qué permitió que yo perdiera el trabajo? ¿Por qué permitió que yo perdiera la casa, después de haber luchado tanto? ¿Por qué esto me ocurre a mí? ¿Por qué me sucedió a mí? Si Dios fuera tan bueno, no hubiera permitido que estas cosas pasaran en mi vida. Pero tiene que haber un momento donde tú oigas la voz de hombres de Dios que Dios comienza a levantar, para decirte: «Llegó el día donde Dios te quiere libre, para que tú puedas adorarle».

El pueblo tenía que escoger, en esta ocasión, entre dos líderes: tenía que escoger entre Moisés o el Faraón. Había un hombre que Dios levantó, que lo sacó del desierto, un hombre que había tenido un mal pasado, que tenía esqueletos escondidos en la tierra. Aquel hombre que Dios iba a usar había matado a alguien, había escondido el esqueleto. Tenía, porqué hermano, oiga bien, todos los hombres de Dios siempre tienen un esqueleto escondido que alguien va a sacar. Pero esa es la gracia de Dios. Dios usa a hombres imperfectos para traer un mensaje, para que el pueblo sea completamente libre. Y tú tienes que escoger a uno que no tenía un pasado bonito, o a otro que te quiere oprimir. Y aquel hombre se paró en aquel lugar. Moisés le dijo: «Llegó el tiempo en que Dios quiere que tú adores, en que salgas de aquí y que comencemos a creer en libertad, que la promesa de Dios se cumpla». Es muy triste que el pueblo, muchas veces, prefiera al Faraón que a Moisés. Años después, que Dios saca al pueblo de Israel de Egipto y ya Isaac lo saca bajo la mano de Moisés, el pueblo quiere volver al Faraón. Es triste que la gente quiera volver al que los esclaviza, que seguir a aquel que los quiere hacer libre para servir a Dios en libertad. Nunca pienses que la libertad que Dios te quiere dar es para esclavizarte, para que le sirvas. Es para hacerte libre, para que le puedas servir de corazón. Pero es el mundo el que quiere oprimir y amargarte el alma, a través de todos los tiempos, para que simplemente tú te detengas. 

Y por eso es que ponen faraones sobre nuestras vidas. Y en tu pasado, tú has tenido faraones. Quizás, como Oprah, tu faraón fue tu abuelita, fue tu mamá, fue la gente que abusó de ti, fue un exjefe, fue un líder, alguien que abusó de ti.

Pero yo quiero que tú entiendas algo en el día de hoy: el Faraón puede ser poderoso, pero nunca tan poderoso como la mano de Dios para hacerte libre, para que su propósito se cumpla en tu vida. Y yo vengo a decirte en el día de hoy que no importa el Faraón que ha oprimido tu vida a través de los tiempos. Si tú te atreves a creer este mensaje y esta palabra, oye bien: llegó el momento de tu libertad, llegó el momento de salir y algún día podrás adorar a Dios con libertad, diciendo: «Dios me sacó de la mano de Faraón». ¿Habrá alguien que lo crea en esta mañana? Yo no sé usted, pero yo creo en prosperidad. Está bueno tener sabiduría, está bueno, como dice Oprah, tener sabiduría y aprender de mis problemas, pero yo tengo algo más grande que sabiduría: hay una promesa que dice que no permaneceré esclavo por el resto de mis días y no importa el Faraón que venga. No importa que me quieran oprimir, Dios es más grande que cualquier Faraón. Dios es más grande que el que te abusó, Dios es más grande que el que te robó el negocio, Dios es el más grande que el que te robó y te quitó tu empleo, Dios es más grande que aquel que, a través de los tiempos, te ha querido hacer daño. Y él está aquí, en esta mañana, para hacerte libre. Y tú tienes que creer que hay una promesa más grande para ti y tienes que creer en prosperidad. 

Yo no sé usted, pero yo creo en prosperidad. 

¿Habrá alguien aquí que lo crea en el día de hoy?

5 Comments
  • Dina luz jimenez luna
    Posted at 07:07h, 29 January Reply

    Yo hoy declaró esa palabra para mi vida y mi familia q seremos libres y adoraremos a un Dios vivo q sus promesas son el y el Amén
    Q no descansaré de orar y adorar a Dios hasta ver sus promesas en nuestras vidas
    Amén y amén

  • Elvis
    Posted at 07:20h, 29 January Reply

    Very good..

  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 07:54h, 29 January Reply

    Yo lo creo en el nombre de Jesús 🙏🤚. Bendiciones

  • Oswaldo Monier
    Posted at 09:40h, 29 January Reply

    YO CREO EN PROSPERIDAD POR TÍ AMADO PADRE CELESTIAL
    AMÉN 🙏🙏🙏🙏

  • sadela jose latuff pineda
    Posted at 09:43h, 29 January Reply

    SALUDOS MI PASTOR FONT,,,,,,BUEN MENSAJE,,,,,,TODOS SUS MENSAJES SON REVELACIONALES HE INSPIRADORES

Post A Comment