Disfruta sin culpa
17264
post-template-default,single,single-post,postid-17264,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Disfruta sin culpa

¿Has sentido culpa cuando gastas cierta cantidad de dinero? ¡Tranquilo! A mi también me ha pasado, pero déjame decirte una cosa, te explicaré por qué debes dejar de sentir culpa y empezar a decir “Yo creo en prosperidad” cada vez que el sentimiento aparezca. 

Es probable que todos aquí hayan escuchado las famosas historias de personas que, de un día para otro, reciben una cantidad de dinero sustancial, como ganar la lotería. 

Y luego, de haberse ganado la lotería y haber tenido esa oportunidad de tener tantos millones de dólares en sus manos, de un día para otro se dice que el 95% de esta gente pierde su dinero en los próximos cinco años y están en una peor situación financiera y familiar luego de haber recibido esa cantidad de dinero. Esto no solo pasa con personas que ganan la lotería, por supuesto. 

Yo sé que aquí nadie se la ha ganado, porque no han diezmado. Nunca he visto un diezmo de una lotería. Así que, pero si usted juega, mire, hermano, si usted juega, vaya y pídale perdón al Señor en el altar. Aquellos que van al concierto de Wisin y Yandel, como Idalis, que… Se imaginan, Idalis, una miembro clásica de la iglesia, la que estuvo al lado de Moisés cuando las diez tablas, las diez, con Wisin… Yo no, yo no podía creer eso. En estos días, no, ay, Señor amado. Pero nada, óigame, la verdad es que es muy doloroso que una persona llegue a tanto dinero y lo pierda.

No ha pasado solo con la lotería. Pasa mucho también con jugadores de pelota, de baloncesto. No todos, pero hay muchos que, lamentablemente, cuando llegan a estas grandes cantidades de dinero, no están preparados para manejarlas. Entonces, lo pierden. 

Es interesante, porque en estos días miraba la estadística. El hombre de los hombres más ricos de la NBA no hizo lo que hizo. Fueron cuatro millones de dólares en todas sus temporadas y hoy es de los hombres más ricos, producto de lo que hizo con los pocos millones que ganó de la NBA. No estamos hablando de la nueva era de Michael Jordan y de Lebron, que fueron con contratos de tenis y todo el asunto y demás y publicidad. Este hombre no tenía esas ventajas. Pero este hombre hoy es el dueño de la mayor cantidad, creo que son de Wendy’s, en todos los Estados Unidos. Y de los pocos millones que se ganó, es el hombre que más Wendy’s y tiendas tiene. Y hoy es un hombre multimillonario, porque, en realidad, no es la cantidad de dinero que tú recibas, es lo que haces con ellos. Es tu conciencia. 

Por el contrario, tenemos otros atletas que simplemente han tenido grandes cantidades de dinero, porque tienen grandes talentos, pero no tienen la conciencia para trabajar con ellos. La realidad es que la Biblia se cumple. 

Tercera de Juan, el verso 2, dice: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado y que tengas salud, así como prospera tu alma”. Tu dinero nunca puede ir más allá de lo que tu alma puede manejar, tu dinero no puede ir más allá de lo que tu mente puede manejar. 

Ahora, es bien interesante, porque hay un este, este, este problema o esta situación se le ha diagnosticado como un problema psicológico y que se le llama el síndrome de las riquezas inmediatas. Y esta, esta primera parte que te voy a hablar, usted la puede buscar y hacer research porque no es un invento mío. Esto está estudiado por diferentes psicólogos. Hay muchos escritos en internet. Yo simplemente quiero que lo pongamos a nivel de la palabra en un momento dado. 

Es bien interesante que, cuando usted mira este síndrome o la descripción de este síndrome, hay muchas cosas. Hay muchas cosas que son, que usted puede ver en la mente de una persona que tiene esta experiencia. Por ejemplo, una de ellas, cuando una persona tiene esta experiencia de tener grandes cantidades de dinero, tiene un gran miedo. Tiene un gran miedo a perder dinero y piensa que prontamente su fortuna o su lucky strike van a desaparecer. Así que es un problema en las emociones, en la mente, cuando llegan a estas cantidades de dinero. 

Número dos, la persona se siente incómoda alrededor de sus amigos y tienen miedo de cómo sus amigos van a reaccionar a las finanzas. O sea, que ahora tengo dinero y no sé cómo los demás van a reaccionar y la realidad es que, cuando alguien así tiene dinero, la gente alrededor de uno a veces comienza a cambiar. 

Otra cosa que hay en la mente de una persona que tiene esta experiencia es que ahora ser rico se vuelve algo más de culpa que de placer. Tener tanto dinero muchas veces se vuelve algo más de culpa que de placer, en vez de sentir placer en tenerlo, me siento culpable por lo que hago, por lo que no hago, por quien tiene, por quien no tiene, por aquello, por lo otro. Llega un grado de culpabilidad arriba en la mente. Otra cosa más que ocurre es que llega a un punto de tener parálisis mental al tomar decisiones. Se siente incapaz de tomar decisiones y se paraliza mentalmente. Hay más síntomas, pero fíjate lo que yo quiero mostrarte en el día de hoy. Si notamos, muchos de nosotros hemos sufrido de esto sin pegarnos con la lotería.

¿O nunca has tenido el miedo a perderlo todo? ¿Nunca has tenido tú más culpa que placer cuando tú has salido de un restaurante bueno, que viste lo que gastas y, cuando miras lo que gastaste, de repente no te ha caído un poco de culpa, donde tú dices: “Ay, Dios mío, no debía haber gastado tanto en esto. No debía. Ay, señora amada, yo debía haberlo ahorrado. Ay, yo debía ver. Ay, no, esto es muy caro. No, no”. ¿No te has comprado algo bueno que querías por tanto tiempo y, de repente, te lo pones, el zapato, te pones la ropa y de repente te cae un sentido de culpa? Oye, no te has pegado en la lotería y tienes la misma sensación. ¿No has tenido parálisis en las decisiones que tienes que tomar en algunas ocasiones, cuando tienes cierta cantidad de dinero, donde no sabes qué hacer? “No sé si es lo correcto. No sé qué hago”.

Lo que yo quiero que tú entiendas en el día de hoy es que el proceso mental no necesariamente ocurre cuando tú tienes grandes cantidades de dinero. Lamentablemente, nada más con mencionar la palabra dinero y recursos económicos hace que muchos de nosotros experimentemos todo este tipo de cosas. 

Yo lo que quiero que tú aprendas en los próximos días es cómo romper con todos estos patrones de nuestra mente, para que te puedas preparar para lo que Dios quiere hacer contigo. De ninguna manera, los próximos días, la idea es que tú comiences a creer que vas a ser multimillonario, que te vas a pegar en la lotería o que vas a tener una suerte gigantesca de un día para otro. 

No, lo que queremos es que tú entiendas, en los próximos días, que Dios quiere que tú aumentes, que Dios quiere que tú prosperes, que tu mente salga de la culpa, de la condenación, de la inestabilidad mental. Que te atrevas a creer, que te atrevas a decir: “Yo creo en prosperidad”.

Que, si te lo trabajaste, disfrútalo, vívelo. Que tu familia pueda disfrutar, que puedas ver el progreso de Dios en tu vida y que, a través de los años, tú puedas ver cómo tu vida va en avance. Y no debe haber problema en tu corazón en declarar: “Yo creo en prosperidad”. Esto tú no lo vas a usar para malgastar y para botar tu dinero. Pero la próxima vez que tú vayas, hoy, cuando tú salgas de aquí a almorzar, si puedes almorzar en un buen restaurante y almuerzas en un buen restaurante, créeme que no todo el mundo come allí. No todo el mundo en Puerto Rico tiene la oportunidad de comer en ese restaurante que tú vas a ir en el día de hoy. Pero cuando tú salgas de allí, en vez de sentirte culpable, tú vas a decir: “Sabes qué, es que yo creo en prosperidad”. Cuando esta semana vayas y cobres tu cheque y recibas tu cheque y te den, tus regalías o te den tu tus comisiones, cuando tú lo mires, tú sabes lo que tú vas a decir: “Es que yo creo en prosperidad”. No vas a poner excusa a lo que Dios está haciendo contigo y nos vamos a preparar para cada vez más poder manejar todo lo que Dios.

3 Comments
  • Oswaldo Monier
    Posted at 09:17h, 03 January Reply

    Yo Creo en Prosperidad porque Tú me Guías por Tus Caminos que son de Sanación, Salvación y Prosperidad AMADO PADRE CELESTIAL
    AMÉN 🙏🙏🙏🙏

  • Martha
    Posted at 12:13h, 03 January Reply

    Amén Gloria a Dios Yo creó en prosperidad
    Porque mi Dios suple todas mis necesidades con el fruto de mi trabajó y soy buena administradora de lo que Dios me da

  • sadela jose latuff pineda
    Posted at 10:22h, 04 January Reply

    AMEN MI PASTOR FONT CREEMOS EN PROPERIDAD,,,,,,USTED NOS HA ENSEÑADO MUCHO SOBRE ESO,,,,,LATUFF SADELA DESDE VENEZUELA´´´´

Post A Comment