El poder de Dios
16678
post-template-default,single,single-post,postid-16678,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

El poder de Dios

El poder de Dios es tan grande que purifica, limpia; es un soplo de vida que después de convertirte en alguien nuevo, te llena del poder del Espíritu Santo para que puedas ser su ejemplo aquí en la tierra. ¿Eres tú ejemplo de Él en la tierra?

Hoy quiero mostrarte el poder de Dios. Hablemos por un momento de lo que es el Espíritu Santo. 

Ya entendemos que es una persona, pero hablemos del poder del Espíritu Santo, vayamos a esa parte en particular. La mejor porción bíblica que yo te puedo dar para describirte este poder la encontramos en el libro de Ezequiel, capítulo 37, el verso 1 en adelante, donde dice: 

“La mano de Jehová vino sobre mí y me llevó en el espíritu de Jehová y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor. Y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo y, por cierto, secos en gran manera. Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. 

Y me dijo: Entonces profetiza sobre estos huesos y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí yo hago entrar espíritu en vosotros y viviréis. Y pondré tendones sobre vosotros y haré subir sobre vosotros carne y os cubriré de piel y pondré en vosotros espíritu y viviréis. Y sabréis que yo soy Jehová. Profeticé, pues, como me fue mandado. Y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor, y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu. 

Y me dijo: Profetiza al espíritu; profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová, el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos y sopla sobre estos muertos, y vivirán. Y profeticé como me había mandado; y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies un ejército grande en extremo. Luego me dijo: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos. Por tanto profetiza y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel. Y sabréis que yo soy Jehová cuando abra vuestros sepulcros y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío. Y pondré mi espíritu en vosotros, y viviréis; y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé y lo hice, dice Jehová”. 

Sin adelantarme mucho, el pueblo decía que estaban así; que estaban destruidos; y Dios dijo: A mí no me importa dónde yo ponga mi espíritu; van a vivir. Dónde yo ponga mi espíritu no importa ni aún lo que tú has dicho. Si Dios dice que tú vas a vivir, tú vas a vivir. 

Cuando nosotros miramos la palabra del Señor hay dos palabras; una en el hebreo y una en el Nuevo Testamento; que se traducen como viento. Viento es una de las descripciones que vemos aquí; que sople el espíritu y las dos palabras son muy sencillas: en el Antiguo Testamento es la palabra ruach; que quiere decir viento; que quiere decir tormenta en muchas ocasiones; pero es toda la descripción de un viento recio; un viento fuerte. 

La diferencia en el Nuevo Testamento es la palabra pneuma; qué quiere decir aliento de vida; soplo de vida. Esas son las dos palabras que usted va a ver una y otra vez en el Antiguo y en el Nuevo Testamento para describir específicamente la obra del Espíritu Santo. 

En Ezequiel capítulo 37, en diez ocasiones se usa la palabra ruach. Háblale al ruac; háblale al ruac; y vendrá el espíritu; vendrá el viento; vendrá el soplo; vendrá el aliento de vida. Lo vamos a ver a través de toda la Biblia. En el Nuevo Testamento, como te dije, la imagen es un poquito diferente porque en el Antiguo vemos a un viento violento.

Un viento transformador que mueve, que trastoca, que cambia. Lo que vemos aquí son unos huesos secos y viene el viento y levanta todo, es una fuerza que va en contra de todas las cosas. En el Nuevo Testamento, el concepto es un poquito diferente, porque ya la obra de Cristo está consumada. Ahora vemos un aliento de vida, un soplo de vida que llena, que vivifica la vida de una persona. 

Cuando nosotros miramos estas palabras en el Antiguo Testamento, específicamente ruach, demuestra poder, demuestra energía y, por supuesto, también demuestra vida, pero demuestra esa parte violenta de lo que es la fuerza del viento y el poder del Espíritu Santo. En el griego, esta palabra es aliento de vida y cuando nosotros miramos el aspecto del pneuma de Dios, lo que vamos a ver es un espíritu refinador y purificador. Así que la transición de la manifestación del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento era un viento violento, fuerte; era un viento que te hacía temblar; causaba movimientos grandes, dramáticos. 

En el Nuevo Testamento, cuando miramos esta misma descripción del poder de Dios en el aliento de vida, en el soplo de vida, lo vemos más dirigido en el aspecto de refinar a una persona, de purificar a una persona. Así que si tú quieres ver la obra del Espíritu Santo en la vida de una persona, esa persona se está volviendo más fina; se está refinando. De las cosas más difíciles de cualquier nuevo convertido procesar es alguien que hable lenguas y sea malcriado allá afuera. 

Es bien difícil procesar que tú vengas aquí a la iglesia, tiembles, te caigas y cuando salgas afuera seas un malcriado. Y el que entró contigo dice: Pero espérate, ¿cómo el mismo que habló al frente tiene esta vida allá afuera? ¿Y es un fracasado? ¿Y vive de esa manera? ¿Y tiene las mismas malas actitudes? Más discrepancia: como el viento hoy; el aliento; el poder de Dios te hace temblar pero no te ha hecho cambiar, te hace temblar pero no te hace cambiar. 

El Espíritu Santo tiene que ir en nuestra vida refinando nuestra vida; purificando nuestra vida. Tenemos que vernos y vernos como gente madura; transformada; cambiada, tenemos que comenzar a manifestar no tan solo los dones del Espíritu sino el fruto del Espíritu: la mansedumbre; la paciencia. Tenemos que ver un carácter transformado; renovado por el poder de Dios. Es más: no hables tanta lengua y deja los chismes, mejor eres más cristiano dejando de chismear que hablando lengua. Es la verdad, hermano. 

Entonces ahí es donde no vemos el balance porque nos gusta lo extraordinario; lo sobrenatural; lo que es sensacional; lo que es extremo. Que no hay nada malo con eso, hermano; no hay nada malo con eso. 

Porque cuando uno está enamorado de alguien uno siente mariposas, no hay nada de malo con eso. Definitivamente, cuando uno está en un momento en la presencia de Dios hay muchas cosas que tú vas a sentir; hay muchas cosas que puedes experimentar. Y en el momento que nosotros entramos aquí nos tomamos las manos; que todo mundo comienza a cantar; que nos ponemos en un mismo espíritu; que nos olvidamos de todas las cosas.

El ambiente se llena desde el poder de Dios; el ambiente comienza a cambiar y por supuesto que comenzamos a percibir y tener emociones y sensaciones y el Espíritu Santo comienza a administrar y algunos lloran y algunos ríen, todo eso puede pasar pero hermanos: ¿de qué te sirve reírte aquí y ser un amargado allá afuera? Entonces yo tenemos que vivir en el gozo de Dios perpetuo y el Espíritu Santo quiere hacer esa obra en nosotros. 

Él no quiere ser alguien que sea una experiencia de vez en cuando; Él quiere una relación para toda la vida, que cambie tu vida para siempre.

6 Comments
  • Raiza la cruz
    Posted at 09:14h, 24 October Reply

    Amén amén amén gracias Gloria a DIOS necesitaba está palabras estoy pasando por un proceso pero se que DIOS comenzó si obra en mi y la va a terminar

  • Oswaldo Monier
    Posted at 09:22h, 24 October Reply

    Cambia mi Vida para siempre PRECIOSO ESPÍRITU SANTO PARA SEGUIR CRECIENDO EN TU AMOR Y MISERICORDIAS
    AMÉN 🙏🙏🙏🙏🙏

  • sadela jose latuff pineda
    Posted at 09:49h, 24 October Reply

    HOY 24 DE OCTUBRE,,,,,LATUFF SADELA PRESENTE DESDE VENEZUELA,,,,,,BUENA PALABRA PASTOR,,,,,BUEN RHEMA…..

  • marttha
    Posted at 09:52h, 24 October Reply

    Amén el gozó del Sr es mi fortaleza
    Espíritu Santo sopla de los 4 vientos sobre nuestras vidas

  • Rufo
    Posted at 10:47h, 24 October Reply

    Alabado sea Dios una vez que el espirutu santo nos ha hecho hombre nuevo, debemos siempre estar llenos de amor y no permitir que nada afecte nuestro espíritu amén

  • Anel
    Posted at 00:12h, 25 October Reply

    Amén Dios toma el control Demi vida

Post A Comment