Algunos errores que cometemos los cristianos
16463
post-template-default,single,single-post,postid-16463,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.2.7,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Algunos errores que cometemos los cristianos

Los cristianos no somos perfectos, claro está, pero no podemos negar que a veces usamos a nuestro Padre para librarnos de responsabilidad o usamos “herramientas religiosas” para librarnos de algo que sólo nos corresponde a nosotros. 

Hermanos, cometemos cuatro graves errores. 

Número uno: la gente comienza de forma irresponsable. Cuando no se entiende la soberanía de Dios, comenzamos a dejar todo en las manos de Dios y aprovechamos para ser irresponsables. Me explico: hay gente que, cuando ya no quieren trabajar con los problemas, usa esta frase espiritual hoy de moda que dice: “Lo he puesto en las manos de Dios” o “Pastor, que sea lo que Dios quiera”. ¿Puede negar que de vez en cuando hay que poner las cosas en las manos de Dios? Hermanos, si a ti te queda algo por hacer, no se lo puedes poner en sus manos. 

El único momento donde tú puedes ponerle algo en las manos de Dios es cuando ya has hecho todo lo que tú sabes que tienes que hacer y si te queda algo por hacer, no se lo pongas en sus manos. Hazlo tú. Porque es: “Pastor, pero usted sabe que al fin y al cabo lo que yo haga no cambiará mucho porque es lo que Él diga”. Es una buena excusa para ser irresponsable y suena bien bonito. Y hay un montón de gente que ora así: “Pastor, ore por mí. Ore por mí para que yo me sane”. Yo hago una oración: “Padre, en el nombre poderoso de Jesús, la sangre de Cristo, por el poder de tu palabra, está sano. Por las llagas de Jesucristo, créelo. Claro años de vida”. Abro los ojos y me dicen: “Que sea la voluntad de Dios”. ¿Para qué rayos me pediste orar? Ponte a pensar. No, porque lo pongo en las manos de Dios cuando hay cosas que tú tienes que hacer.

Lo segundo que pasa, es que nos quitamos fácilmente la culpa que no permite verdadero arrepentimiento. Cuando yo no entiendo el balance ante la soberanía de Dios y yo conocer a Dios a pesar de lo que estoy pasando y lo que estoy viviendo, comienzo a quitarme la culpa. Y si me quito la culpa, no hay posibilidad de arrepentimiento porque, en otras palabras, si Dios lo va a hacer todo aparte de mí, pues tú no eres culpable ni responsable de nada. Y si tú no eres culpable de nada, no tienes de qué arrepentirte. Y si no te arrepientes, nunca alcanzarás misericordia. 

Pero así viene un montón de cristianos y un montón de gente allá afuera: gente que ellos no tienen culpa de nada y lo espiritualiza: “Bueno, si Dios sabía que esto iba a pasar, Él debía haberlo evitado”. “Él verá”. “Este fue un error”. “Fue una mala respiración”. No, ten un poquito de culpa para que te arrepientas. Entiende.

Mira lo que dice Daniel capítulo dos el verso 20 al verso 23:

“Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría. Él muda los tiempos y las edades; quita reyes y pone reyes; da la sabiduría a los sabios y la ciencia a los entendidos. Él revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz. A ti, oh Dios de mis padres, te doy gracias y te alabo, porque me has dado sabiduría y fuerza, y ahora me has revelado lo que te pedimos, pues nos has dado a conocer el asunto del rey”.

Este es el momento donde él está interpretando la profecía de los próximos tiempos, los que vendrían, pero fíjate en la oración de Daniel. Daniel no oró para cambiar algo que no se podía cambiar. 

Las oraciones de mucha gente ante situaciones y dificultades son tratar de cambiar cosas que no podemos cambiar, cosas que por alguna razón u otra vamos a tener que vivir y la meta de nuestras oraciones no debe ser simplemente cambiar aquellas cosas que a mí no me agradan sino conocer a Dios en medio de todo lo que me ha ocurrido, en medio de todo lo que me está sucediendo. 

Hay cosas que Dios va a cambiar, hay cosas que Dios puede tornar, hay cosas que sí definitivamente Dios va a hacer y puede transformar en nuestra vida pero en medio de todas esas cosas eso no debe ser la prioridad. La prioridad es que en medio de todo lo que estoy viviendo tengo que conocer a Dios y aquí es donde la gente fracasa en tener un balance entre lo que es la soberanía de Dios y lo que es el poder de cada una de nuestras decisiones. Ahí es donde la gente entonces comienza a tener este pensamiento totalmente pesimista que nos lleva a tomar malas decisiones.

Número tres: el problema también llega a ser que comenzamos a adjudicar a Dios todo lo malo que nos pasa y lo espiritualizamos como si fuera una prueba divina, la realidad es que cuando Daniel estaba leyendo estos libros, él veía cómo el pueblo estaba actuando, veía todo lo que el pueblo estaba haciendo y por lo tanto sabía todas las consecuencias de sus decisiones pero no fue que Dios trajo el mal. Dios no trae mal a nadie. Dios no tienta a nadie. Dios no trae problemas a tu vida. Eso está claro en la Palabra. 

La Biblia dice que cuando te llega una prueba, automáticamente ya está la salida, el día que te están probando, ya Dios puso la salida. En vez de estar enfocado en la prueba, enfócate en encontrar la salida que Dios dio para tu vida pero si te pones a pensar que es una prueba de Dios… 

2 Comments
  • sadela jose latuff pineda
    Posted at 11:56h, 14 September Reply

    SOY LATUFF SADELA,,,,DSEDE VENEZUELA,,,,,,ME GUSTO EL MENSAJE,,,,01 NO DEJAR TODO EN MANOS DE DIOS,,,,,02 NOS QUITAMOS LA CULPA,,,,,03 ADJUDICAMOS TODO LO MALO A DIOS,,,,,,,04 CUANDO BUSCAMOS ENTENDER LAS COSAS……,LO COPIE PARA PREDICARLO YO,,,,,,CUANDO ME INVITEN LAS IGLESIAS AQUI EN VENEZUELA……

  • Oswaldo Monier
    Posted at 14:48h, 14 September Reply

    LLÉNAME DE DISCERNIMIENTO, SABIDURIA Y FORTALEZA ESPIRITUAL PARA SER FRENTE A TODOS LOS PROBLEMAS DEL DÍA A DÍA
    AMÉN 🙏🙏🙏🙏

Post A Comment