Mira a Dios cara a cara
16410
post-template-default,single,single-post,postid-16410,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Mira a Dios cara a cara

Déjame explicarte cómo puedes ver a Dios cara a cara: la transformación a una vida en la que sea El Señor el que reine se realiza por etapas, primero se cae la venda de tus ojos, después, la venda de tu corazón, y una vez que te conviertas al Señor podrás alcanzar lo que te estoy hablando en este video. Todo eso lleva un proceso, y hoy quiero demostrártelo con este mensaje.

Dice la Biblia en el libro de Éxodo, capítulo 33, el verso 11 dice: “Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero”. Y él volvía al campamento, pero el joven Josué, hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo”.

Moisés se metía en aquel pequeño lugar de reunión y comenzaba a hablar con Dios cara a cara; comenzaba a hablar con Dios de una forma especial, en particular, queriendo decir: “Le doy la espalda al resto, a todo, solo por encontrarme contigo, solo por encontrarme contigo”. Moisés tenía que salir del campamento; tenía que dejar el campamento atrás; tenía que olvidarse de lo que pasaba en el campamento y meterse en aquel tabernáculo y mirar a Dios cara a cara. 

Pero esta expresión, mira qué interesante, hermanos, es una expresión metafórica porque cuando usted mira Éxodo, capítulo 33, un poquito más abajo, cuando Moisés comienza a decirle: “Señor, pero yo quiero más de ti”. Dice la Biblia más adelante: “Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá. Y dijo aún Jehová: “He aquí un lugar junto a mí, y tú estarás sobre la peña; y cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado. Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro”.


Parece que se contradice: ¿o hablaba cara a cara o no lo podía mirar? Pero la realidad es que cara a cara es una expresión de intimidad; es una expresión de entrar con Dios; olvidarme del resto; salí del campamento; me fui fuera del campamento como veíamos la semana pasada y ahora voy a hablar con Dios como nadie habla con Él; fuera del tumulto; fuera del bullicio; fuera del ruido. Allí se paró este espacio; le doy la espalda a todas estas cosas solo para encontrarme con él. 

Pero Moisés no podía ver a Dios cara a cara; no lo podía ver como tú y yo lo podemos ver. Yo quiero que usted entienda en el día de hoy que Moisés tenía la vieja tecnología; Moisés tenía la tecnología de la foto. Moisés solo podía ver la foto; una foto es pasado; una foto siempre es pasado; todo lo que tú ves es pasado. 

Moisés por causa de estar en el antiguo pacto sólo podía ver la foto de lo que pasó. Por eso es que él pudo escribir el Génesis; la única razón por la que él pudo escribir el Génesis es porque lo que Dios le mostró en este mismo día fue lo que pasó; fue lo que ocurrió cuando Dios le mostró sus espaldas. Lo que le estaba mostrando era todo lo que Dios había hecho y todo lo que Dios había hecho es maravilloso; todo lo que Dios ha hecho es poderoso. Y definitivamente es mejor conocer lo que Dios ya hizo para que puedas proyectarte para el futuro. Pero una foto es el pasado. Tú y yo hoy desde que Cristo vino y murió por nosotros en la cruz del Calvario y resucitó no tenemos que usar la vieja tecnología hace 2000 años atrás.

Tú y yo tenemos la nueva tecnología de FaceTime; tú y yo podemos mirar a Dios cara a cara. Eso es lo que dice Segunda de Corintios, capítulo 3, el verso 12: “Así que, teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza; y no como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro, para que los hijos de Israel no fijaran la vista en el fin de aquello que había de ser abolido”. 

Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará”. ¿Aquí habrá alguien convertido? ¿Habrá alguien que le haya entregado su vida al Señor? Pero cuando se convierten, dice la Biblia: “Allí hay libertad. Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”. 

No hay razón por la cual tú debas permanecer siendo la misma persona; no hay razón por la cual tú debas permanecer en el pasado; no hay razón por la cual tú no puedas involucionar y evolucionar en tu vida. Tú y yo tenemos una oportunidad que Moisés no tenía; Moisés tenía la vieja tecnología; tú y yo tenemos la nueva tecnología; tú y yo podemos mirar a Dios cara a cara; tú y yo podemos mirarlo a él el rostro; tú y yo podemos acercarnos confiadamente al trono de la gracia para hallar oportuno socorro. 

Todo lo que hace falta es que tú decidas en el día de hoy: “Me voy a tornar al mundo; voy a enfocarme en lo que quiero mirar, en lo que quiero ver; voy a dejar de mirar lo que el mundo mira y voy a enfocar mi mirada porque sé lo que quiero perseguir. Y a quien quiero perseguir es aquel que primero me persiguió a mí; tomó mi corazón; me transformó; me ha hecho una nueva criatura”. 

Y esa es la misión de mi vida. Yo vengo a decirte: “Deja de estar usando las viejas tecnologías y comienza a mirar a Dios cara a cara para que tu vida sea totalmente transformada”. ¿Por qué vivir en el pasado si tienes la experiencia de conocer a Dios de una manera totalmente diferente? La oportunidad que Moisés tuvo, hermanos, no se compara con la que tú y yo tenemos; no se compara. Pero sí tenemos que hacer lo mismo que él hizo y lo que él hizo fue darle la espalda a todo el pueblo; darle la espalda al ruido. 

5 Comments
  • Alicia Farías González
    Posted at 08:30h, 31 August Reply

    Amén, amén … Bendecido Pastor Otoniel gracias a Dios por sus vidas…

  • Oswaldo Monier
    Posted at 09:07h, 31 August Reply

    Te Veo en mi vida, mi mente y mi corazón, porque Tú vives en mi AMADO PADRE CELESTIAL
    AMÉN 🙏🙏🙏🙏

  • Sandra Judith Aguilar Muñoz.
    Posted at 08:47h, 03 September Reply

    Que hermosa enseñanza.

  • Edilsa
    Posted at 15:31h, 03 September Reply

    Gracias a Dios por la oportunidad de ir al trono y conocer su Gracias y favor de conocer su maravilla por su hijo Jesucristo
    Bendiciones pastor

  • LATUFF SADELA
    Posted at 12:37h, 07 September Reply

    SOY LATUFF SADELA DSEDE VENEZUELA,,,,,,,,AMEN AMEN Y MIL VECES AMEN…..

Post A Comment