La gloria que quieres
16381
post-template-default,single,single-post,postid-16381,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.2.7,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

La gloria que quieres

Pídele a Dios que te muestre la Gloria que quiere y que debes darle. Conocer a Dios se trata de hacer lo que a Él le agrada. No adaptamos a Dios a nosotros, nosotros nos adaptamos a Él.

Moisés le dice a Dios: muéstrame tus caminos, Señor; muéstrame tus caminos; para que te pueda conocer; para que entonces tenga más gracia delante de ti. Muéstrame tus caminos quiere decir: muéstrame lo que a ti te gusta; muéstrame lo que no te gusta; Señor, enséñame a comportarme delante de ti.

Mucha gente aquí comete el error de decirle a Dios lo que nosotros necesitamos de Él y lo que Él debe hacer con nuestras vidas para que nosotros vivamos más felices pero tenemos la fórmula incorrecta. La fórmula debe ser: Señor, muéstrame tus caminos; qué te agrada; qué no te gusta.

El problema de nuestra generación es que los padres buscan tratar de entender a los hijos. Y el día que un padre se desvive por tratar de entender a su hijo, siempre alimentará la rebeldía del corazón de su hijo, no debe ser el padre el que tenga que entender al hijo; debe ser siempre el hijo el que busca entender al padre.

Cuando sus hijos se casan y se vuelven grandecitos y  la vida los golpea, aunque no te lo digan, sabes lo que dicen ellos en su mente: ahora entiendo ¿A quién? A papá, a mamá y lo que hay que decirles es: si lo hubieras entendido antes.

El problema de nuestra sociedad es que yo tengo que entender a mi hijo y yo me tengo que poner los zapatos de él, no es él quien se tiene que poner en tus zapatos y ese es el problema de nuestra relación con Dios: queremos que Él nos entienda. Dios no nos tiene que entender, porque Él ya nos conoce. Dios te ama conociéndote como te conoce, eres tú quien tienes que buscar entenderlo a Él.

No es el padre el que tiene que buscar agradar al hijo; es el hijo el que tiene que buscar agradar al padre, es el hijo quien tiene que buscar agradar al padre. Vivimos en una sociedad donde los jóvenes se creen la gran cosa porque tienen un poquito de conocimiento y el ego que tienen.

La iglesia siempre está tratando de entender a la gente; porque hay que entenderlos; hay que entenderlos; y para entenderlos tengo que bajar los estándares.

Esa es la sociedad en la que vivimos y la gente quiere que los entienda. No, busca tú entender y al que tienes que entender es a Dios y cada mañana tú debes decirle: Señor, yo quiero entenderte para hallar gracia porque cuando uno ama a alguien busca entenderlo; no para que me ame más, sino para yo hacer lo que tengo que hacer para que me sigas amando.

Porque como me amas y yo te amo, voy a hacer lo que a ti te agrada; lo que a ti te gusta; para estar siempre delante de ti; para que tu presencia me acompañe todos los días; para que donde quiera que yo vaya, tu presencia me acompañe. Señor, ahora que conozco tus caminos y tu presencia va conmigo. 

Yo quiero algo más, Señor. Muéstrame tu gloria, Señor, ya que yo estoy aprendiendo tu Palabra, muéstrame tu gloria. 

No Comments

Post A Comment