Vivir adorando
15801
post-template-default,single,single-post,postid-15801,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.2.5,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Vivir adorando

Adorar no es solo algo que debas hacer cuando vas a la iglesia, vivir adorando es cambiar la forma en cómo ves las cosas, aquí te hablo de la historia de Abraham y como él vivió su vida adorando al Padre.

Sí recordamos la famosa película “Back to the future” hay una pequeña escena de la película donde este joven va al pasado sin darse cuenta de que en su llegada al pasado afecta lo que sería su existencia, no voy a explicar qué fue lo que ocurrió, pero simplemente sí tiene un encuentro con sus padres pasa algo dentro de todo lo que es la historia que él.

Ahora, sus padres no se enamoran básicamente entonces tiene que buscar como sus padres vuelven a enamorarse porque sino él deja de existir. Entonces él sale de su presente, va al pasado y su llegada afecta el pasado y desde ese momento él está pensando que su futuro está siendo afectado pero en realidad no es futuro, sino que es el presente de donde él salió. 

Entonces, él tiene que buscar la manera de cómo hacer que ese pasado se mantenga como fue para que el presente que en ese momento era su futuro porque él estaba en el pasado no se afecte. 

Eso es vida eterna porque todo se vive al mismo tiempo, ¿Cuántos nosotros alguna vez hemos querido y hemos creído que si cambio algo de mi pasado, mi presente sería diferente? Pero puede ser que cambies algo de forma tan drástica que dejes de existir, puede ser que tratando de hacer eso lo revivas, puede ser que perpetúes cosas que no debes perpetuar o que simplemente pienses en tu vida que hay cosas que eliminar para que tu futuro cambie. 

Nosotros como creyentes debemos ir al pasado pero no a nuestro pasado sino al pasado de Dios, a lo eterno de Dios porque lo de Dios ya pasó, así que si nosotros tenemos una revelación de lo que ya es mi existir en el presente y en el futuro se mantiene asegurado y mi pasado natural no tiene que afectar lo que voy a vivir, eso es vida eterna.

Cuando yo ahora recibo la revelación de lo que Dios ha hecho, de lo que Dios hizo, de la obra de Dios y vivo bajo esa revelación en mi vida. 

La vida eterna es cuando yo entiendo lo que ya Dios hizo la obra redentora de Cristo la provisión que Él ha hecho a través de la eternidad, cuando yo tengo esa revelación es cuando mi vida puede cambiar para siempre, mi vida se transforma para siempre porque ahora vivo bajo lo que Dios ha hecho, no bajo lo que pienso que Él debe hacer y eso es vida eterna. 

Cada vez que yo vengo a la casa de Dios o me enfrento a la Palabra de Dios mi vida queda al descubierto delante de Dios, pero la única manera en que tú puedes disfrutar de un cambio en tu vida es si tú sabes donde tú estás. Así que el encuentro divino que trae vida eterna y agua que salta de tu interior. 

Ese encuentro con Dios te revela quién tú eres, quién es Él para que entonces hagas lo que tienes que hacer como creyente, que es adorar en espíritu y en verdad tu vida cambia para siempre. 

Solo tú puedes ver lo que Dios tiene para ti cuando lo adoras,  hasta que no lo adores no vas a verlo. Hay un montón de cosas que tú le has pasado por alto y no las has visto porque no has adorado y no has adorado porque ya las tienes para ti. 

Y la Biblia dice que las bendiciones seguirán a los que creen mientras tú caminas al lugar de adoración Dios va a proveer todo lo que tú necesitas por eso que tú tienes que adorar a Dios y ahí es que vemos la vida eterna. 

Ahora yo vengo a decirte que en el día de hoy deja de pedirle a Dios por una casa, dale gracias por la que Él ya te dio. Dile Gracias, Señor gracias porque lo que falta es un poco para que se manifieste, deja de estar orando para que tus hijos algún día se salven y ahora ve a tus hijos que están salvos. 

No Comments

Post A Comment