Las nuevas experiencias de Dios
15810
post-template-default,single,single-post,postid-15810,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.2.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Las nuevas experiencias de Dios

Conocer a Dios se trata de un proceso, que te llevará a una serie de cambios, en los que la sangre de Dios limpiará y te convertirá en un nuevo ser, es difícil claro, porque el mundo seguirá insistiendo, porque incluso nosotros mismos pondremos resistencia, pero cuando te das cuenta del poder que tiene Papá Dios en ti, no habrá vuelta atrás para que seas un gran intercesor.

Mientras me preparaba para el mensaje Él Señor me recordó un mensaje que predicamos hace muchos años de esta misma escritura de Génesis 22 que fue la que vimos la semana pasada y era cuando hablábamos de que los lugares tienen memoria si yo te pregunto a ti cuál es tu mejor momento en tu vida o te pregunto cuál es tu peor momento en tu vida, hay dos cosas que esos dos momentos van a tener. 

Me vas a decir recuerdo estando tal día, en tal lugar, si eres una persona que tienes una gran memoria y fue medio traumático te vas a acordar de la hora, pero me vas a recordar el lugar donde te ocurrió y segundo me vas a recordar a alguien que estuvo presente o que provocó aún sin estar presente esa experiencia en tu vida. 

Todo buen momento en mi vida y todo va al momento tiene dos cosas en común: un lugar y una persona y cuando pasamos por esos lugares donde tuvimos esas experiencias no tenemos otro remedio que recordamos con alegría. 

Cuando estés en un sitio con malos recuerdos, ora “Señor, hoy yo venzo lo que pasó aquel día aquí, yo lo dejo a un lado. Señor, yo entrego todo eso que sucedió hasta aquí tú me has traído, ha sido un lugar de victoria, un lugar de bendición hoy”. Y  tu no puedes cambiar lo que pasó, pero orar a Dios te dará la fuerza y lo negativo de lo que ocurrió allí ya no afectará tu vida. 

Porque Dios es capaz de transformar nuestras memorias y de transformar nuestros lugares para poder narrarnos nuevas experiencias. 

Dios es un Dios que quiere transformar toda tu vida y Él no quiere que tú sigas huyendo de los lugares que en un momento dado causaron dolor en tu corazón y Dios lo que quiere hacer hoy es tan solo transformar esos lugares, sino darte una nueva memoria en esos lugares y llevarte a un nuevo lugar en tu vida en el nombre de Jesús.

No Comments

Post A Comment