La importancia de la presencia de Dios
15657
post-template-default,single,single-post,postid-15657,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

La importancia de la presencia de Dios

Dios es presencia, es compartir, se trata de milagros, de cosas que no puedes ver, pero sientes, no se trata de la tierra, se trata de lo que puedes hacer hoy y ahora.

La vida eterna es conquistar, pero saber que lo más importante no es la conquista es la presencia de Dios en medio de la conquista. 

Dios en medio de todo lo que conquistó porque al fin y al cabo lo más valioso no es la conquista, sino el Dios que me dio la conquista y cuando Dios te da un negocio te da mejores finanzas y te la da no para que seas esclavo del negocio sino para que tengas tiempo para disfrutarlo con tu familia y sobre todo en la casa de Dios.

Disfrutarlo y para que ahora no sea la excusa para no asistir a servicio,  no para  hacer otras cosas que no deberías estar haciendo y la realidad es que aquellos que emprenden y que prosperan una de las cosas que más quieren es tiempo. 

Pero tú tienes que tiempo para ti o tiempo para Dios mientras sea tiempo para ti el mundo te consume el mundo te quema, pero mientras Dios está en el medio de toda tu vida no importa cuánto arda tu vida, pero el día que Dios sale, ese día te caen los problemas, te frustras y no tienes vida.

¿Y cómo lo haces? Es bien sencillo, mañana cuando te levantes lo primero que harás es levantar tu mano y dile gracias, Señor porque me das un día más de vida. Y Dios en todo lugar quiere llenarte y ojalá la gente entendiera el poder de la presencia.

Por ejemplo, para los casados el que tiene verdadero amor por su pareja lo que disfrutas es de su presencia. Eso es todo. 

Yo que he tenido la oportunidad de viajar a tantos sitios hermosos y cuando me piden que salga y que vayamos a ver tal atracción, honestamente si mi esposa no está lo que pienso es la voy a traer aquí. Y estás allí sí, pero el lugar no importa si no está la presencia que necesitas. 

En un mundo que nos llena la cabeza que esto es complicado que para tener un gran matrimonio hay que tener grandes viajes, salidas, gastar un montón de dinero, hermano y al que Dios se lo dio San Pedro se lo bendiga Sueña en sus vacaciones yo estoy pagando las mías del año que viene y las vamos ahorrando y separando con tiempo y gloria a Dios no hay nada malo con eso, pero una de las razones por que nosotros hacemos un tipo de vacaciones especialmente al año, es por una cosa, en ese tipo de vacaciones que hacemos estamos obligados a vernos todas las noches y alquilamos una casa y nos metemos, vamos a un lugar casi 40 o 50 pastores con toda su familia y todas las noches estamos en la casa de alguien, mirándonos las caras, haciendo chistes y ¿para qué? Para estar presente.

Ese es el poder de la presencia el hombre o la mujer, que cuando su esposa está presente lo detesta, algo ha pasado. 

Ahora un consejo del matrimonio que cuando tu presencia llegue le dé paz a tu pareja o tú entres a la casa y quiera que tú entres porque tu presencia le da paz, con esto yo no quiero quitarte el espíritu de conquista, jamás, conquista, ve milagros.

Moisés fue con una vara a diez plagas, abrió el mar. Pero cuando abrió el mar sale después para el monte a orar y le decía señor yo lo que quiero es ver tu rostro, Señor yo quiero verte. Oye acaban de ver diez Milagros, sí, pero nada eso importa. Yo quiero ver tu rostro Señor, yo te quiero ver a ti.

Uno vive buscando la presencia de Dios, los milagros van a ocurrir, los prodigios van a ocurrir, el mar se va a abrir delante de ti, vas a ver cosas que nunca antes habías visto, pero entiende que nunca se ha tratado de la tierra, se ha tratado de la presencia y oye bien lo que te voy a decir, esta tierra no se va a destruir, no se ha tratado de la tierra, pero se ha tratado de traer a Dios a la Tierra.

Hay gente que interpreta eso mal. La promesa de Dios siempre ha sido restaurar la tierra, porque Dios nunca ha querido que tú habites con Él en el cielo, Él siempre ha querido vivir en esta tierra en medio de nosotros y oye bien no tenemos que esperar hasta ese día glorioso, hoy podemos ser como el pueblo de Israel caminar por el desierto dirigido por la presencia de Dios, viendo cómo Dios provee, viendo cómo Dios multiplica, viendo como Dios nos hace diferentes. Pero teniendo un solo enfoque, donde su presencia es lo más importante.

2 Comments
  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 12:29h, 14 April Reply

    Amén 🙏

  • Oswaldo Monier
    Posted at 16:44h, 15 April Reply

    Tú presencia la deseo en cada momento de mi vida Amado Padre Celestial
    AMÉN 🙏🙏🙏🙏

Post A Comment