¿Cómo marco mi eternidad?
15682
post-template-default,single,single-post,postid-15682,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

¿Cómo marco mi eternidad?

Marcar nuestra eternidad puede verse influenciado por muchas cosas, la ciencia, la “falsa fe” y la falta de atención a las experiencias que pone Dios en nuestra vida.

En el Libro De Mateo capítulo 26 se nos cuenta una historia poderosa y más cuando entendemos el contexto de la persona que viene a ser el personaje principal dentro de esta historia.

Es la mujer que derramó el pote de alabastro ante los pies de nuestro Señor Jesucristo esta historia está llena de muchas especulaciones porque creo que a propósito no se nos dan todos los detalles acerca de quién es esta mujer, ni se nos muestra exactamente su pasado o su historia, sino que a través de los tiempos las diferentes iglesias han dado sus interpretaciones de quién fue. 

Hay dos eventos en los que ocurre algo similar y aunque no eran el mismo momento, la acción fue una similar, pero quiero llamar tu atención a uno de esos eventos en particular y se encuentra Mateo capítulo 26 el verso 6 en adelante donde la Biblia nos dice así:

“Y estando Jesús en Betania en casa de Simón el leproso vino a Él con una mujer con un vaso de alabastro de perfume de gran precio y lo derramó sobre la cabeza de Él”. Sentado a la mesa al ver esto los discípulos se enojaron diciendo ¿Por qué este desperdicio? Porque esto podía verse vendido a gran precio y haberse dado a los pobres y entendiéndolo Jesús les dijo por qué a esta mujer, pues ha hecho conmigo una buena obra.

Fíjate que los discípulos y los que estaban a su alrededor pensaban que era un desperdicio y para Jesús fue una buena obra y mira lo que dice ahora “Siempre tendréis pobres con vosotros. Pero a mí no siempre me tendréis porque al derramar este perfume sobre mi cuerpo lo ha hecho a fin de prepararme para la sepultura”.

Donde quiera que se predique este evangelio también se contará de cómo esta interrumpe un momento en la casa de una persona que tenía de invitado a Jesús y aquel momento causó todo tipo de emociones y de pensamientos a la gente que estaba a su alrededor, causó que la gente preguntara ¿Quién era Jesús? Porque si Él supiera quién es esa mujer decían algunos Él no aceptaría ese regalo, si Él supiera qué clase de mujer era, Él no aceptaría nada. 

Nadie puede vivir la vida eterna ahora si no aprende a discernir el tiempo en el que estamos viviendo ¿Y qué es lo que se tiene que hacer? En ese momento Jesús claramente dice a los pobres siempre los tendréis te acuerdas de que en Eclesiastés capítulo tres dice que todo tiene su tiempo y eso se está explicando aquí. Y si pierdes este momento en el que nos encontramos pierdes de vista lo que tienes que hacer. 

Ahora, una mujer pecadora no era bien vista en la sociedad y ella dijo yo puedo prepararle el camino a Jesús para lo que va a pasar en su vida, aquel acto de amor y de agradecimiento quizás ella no entendía todas las cosas, pero aquello que la movió a hacer en el interior de derramar ese postre de alabastro delante de los pies de Jesús y dijo esta mujer me ha preparado para mi sepultura, esta mujer le ungió los pies al maestro si ella quizás no sabía todo lo que iba a pasar quizás no lo entendía. Pero aquel fue un acto profético.

Porque Jesús iba a caminar hacia la cruz, iba a caminar hacia el peor momento de su vida, iba a caminar por el sol tres días, iba a estar en el mismo infierno, yo no sé si usted puede entender que hay que tener unción en los pies para tu poder caminar por los peores momentos de tu vida y salir victorioso al otro lado. 

Y esta mujer vio algo que los demás no habían visto y ella dijo esto que es de valor para mí y lo voy a poner a la disposición de Jesús para que pueda caminar por el peor momento de toda su vida. 

Qué grande fue Juan El Bautista que le preparó el camino, pero qué grande fue esta mujer que lo ungió para que pudiera caminar. 

Hay gente que unge en los pies del cuerpo de Cristo para que caminen a través de las peores circunstancias y se pueda ver la victoria que Dios nos ha prometido. 

3 Comments
  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 12:07h, 17 April Reply

    Gloria a Dios 🙏

  • Ana Maria Victoria Cornejo Seminario
    Posted at 15:31h, 17 April Reply

    Que hermosa enseñanza muchas Gracias Pastor cada prédica y enseñanzas nos hacen crecer Espiritualmente y Personal y ver como Jesus dio la vida por nosotros y ahora está con nosotros Dios nos enseña que aún en la condición en que nos encontramos ÉL NUNCA NOS FALLA BENDECIDO PASTOR OTONIEL FONT MUCHAS GRACIAS SALUDOS DESDE PERÚ 😘

  • Oswaldo Monier
    Posted at 09:32h, 18 April Reply

    Gracias Amado Padre Celestial por todo tu amor y misericordias
    AMÉN 🙏🙏🙏🙏

Post A Comment