La sabiduría y la prosperidad van de la mano
15479
post-template-default,single,single-post,postid-15479,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.2.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.3,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

La sabiduría y la prosperidad van de la mano

Más que riqueza, busca acumular sabiduría. Porque solo el conocimiento nos llevará a alcanzar la prosperidad que deseamos.

El corazón correcto abre la puerta para las otras cosas. Tú solo podrás alcanzar en tu vida lo que tu corazón pueda manejar, si hoy lo que tienes no te da alegría no fue Dios quien te lo dio. Pero cuando Dios es quien te prospera y te bendice tu corazón lo disfruta, tu corazón tiene paz. 

Una de las cosas que tenemos que enseñar en esta sociedad es que más que riqueza acumulamos sabiduría, porque solo podrás tener riqueza de acuerdo a la sabiduría que puedas manejar. Y una persona sabia nunca se corrompe por las riquezas que tienen. Nunca pienses que podrás prosperar si no tienes un propósito honorable y claro y preciso delante de Dios. 

Te cuento una historia brevemente y me gustaría que luego leas segunda de crónicas capítulo uno el verso seis en adelante: “Cuando Salomón entra en el reinado y entra en el templo de Dios y trae una ofrenda y Salomón siendo un jovencito trae una ofrenda a Dios. Y cuando Dios se le aparece esa noche Salomón le dice Señor, dame un corazón entendido y dame sabiduría, Señor para yo poder dirigir este pueblo, soy muy joven, soy muy nuevo para esto. Dame un corazón sabio, dame entendimiento y dice la Biblia que el Señor le contestó a Salomón: “Salomón ¿No me pediste oro y plata? ¿No me pediste fama? Ni me pediste la cabeza de tus enemigos, solo me pediste un corazón lleno de sabiduría, a ti te digo que no tan solo te haré el hombre más sabio, sino que te daré toda las riquezas, te daré toda la fama y te daré la cabeza de tus enemigos” Esto, lo que demuestra es que el corazón correcto abre la puerta para las otras cosas y tú sólo podrás tener en la vida lo que tu corazón pueda manejar, Dios nunca te va a dar más de lo que tu corazón puede manejar.

Si hoy lo que tienes no te da alegría, no fue Dios quien te lo dio, porque Dios da la prosperidad y dice la Biblia que también da la capacidad de disfrutar del fruto de tu trabajo, la Biblia dice que la bendición de Jehová es la que enriquece y no añade tristeza con ella así que en realidad si tu corazón no lo puede manejar, Dios no te lo va a dar no provino de Dios lo lograste por otros lugares. 

Pero cuando Dios es quien te prospera y te bendice tu corazón lo disfruta, tu corazón tiene paz y Dios no tiene problema en darte lo otro que todo el mundo desea, si hubiera sido malo darle dinero, Dios no le hubiera dicho a Salomón no te voy a dar dinero te voy a hacer solo sabio. 

Una persona con el corazón correcto y con sabiduría no le queda más remedio que prosperar en esta vida. Solo una persona con el corazón correcto, honesta a través de la vida, Dios lo pone en sitios de prominencia. Así que la segunda clave para desatar esto en el día de hoy es el corazón correcto, pídele a Dios el corazón correcto. Diga, Señor, dame el corazón correcto, arregla mi corazón que no hay envidia, odio, solo deseo ser mejor. Dame el corazón correcto, dame sabiduría. 

En esos mismos versos observamos otra clave y para que esto comience a desatarse nuestra vida Salomón pidió un corazón con un propósito en particular, nunca podrás avanzar en tu vida, si no hay un propósito honorable en lo que le pides a Dios nunca podrás avanzar y alcanzar cosas más grandes. Si no le pides a Dios algo con un propósito en particular, Dios no tiene problema en que tú tengas un buen carro, pero tú no debes pedir un negocio a Dios para tener un buen carro. Algo honorable podría ser Señor, prospérame dame este negocio para poder dar empleo a otros, para que otros tengan un lugar seguro donde trabaja, para poder bendecir a otras personas, que otros sean bendecidos en medio de todo esto y no habrá problema en lo que Dios te va a dar y te va a permitir alcanzar durante todo este tiempo. 

Nunca pienses que podrás prosperar si no tienes un propósito honorable, claro y preciso delante de Dios, tú quieres que Dios te prospere tenga un propósito claro y preciso. Lo último es que debes tener cuidado con el filtro de fe de tu mente. 

¿A qué me refiero? En Marcos capítulo cuatro se nos habla de la famosa parábola del Sembrador, el Señor dice Sembrador salió a sembrar y la semilla era la palabra y la semilla cayó en diferentes terrenos. Un terreno quedó junto al camino las aves se llevaron otra cayó entre espinos y se secó, pero una cayó en buena tierra y produjo al 30% y 60% por uno dice el próximo verso porque los versos están ligados dice también les dijo “Acaso se trae la luz para ponerla debajo del almud o debajo de la cama, no es para ponerla en el candel porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado ni escondido, que no haya de salir a la luz” Y esto tiene que ver con lo que está hablando, la semilla está en lo oculto y algún día sale todo lo que está en tu corazón y todo el mundo lo va a ver. 

Así que esto sigue hablando de lo mismo, pero me impacta el próximo verso, les dijo también: “Mirad lo que oís porque con la medida con que medís o será medido y aun si os añadirá vosotros lo que oís porque al que tiene se le dará y al que no tiene aún lo que tiene le será quitado” Y cuatro versos después de decirte que si eres buen terreno la semilla va a producir en ti 30%,60% y 100%, pero luego te dice que el que determina cuánto produce eres tú. 

De acuerdo a cómo recibes la Palabra que se te predica, de acuerdo a cómo recibes la Palabra de Dios, a cómo procesas la Palabra de Dios, cómo procesas este mensaje hoy. 

Si tú coges este mensaje como lo han tomado algunas otras personas para ir allá afuera y hacer lo que eras económica y pensar que la luna es de queso, que se come con melado, así no funciona, dañaste la Palabra que ha recibido en el día de hoy. Si la mides por ese filtro, que la meta es que Dios te va a dar un carro, que la meta es que Dios te va a dar riquezas hacia lo loco simplemente para dártela, dañaste la palabra que acabas de recibir. 

Si permites hoy que los prejuicios te detengan, que esto no se debe predicar, que esto no se debe hablar, puede ser un buen terreno en el corazón, pero la forma en que has filtrado la Palabra va a dañar los resultados en tu vida.

Por eso es que hoy tienes que tener el filtro correcto en tu mente y en tu corazón para entender cuál es el propósito de Dios de todo lo que Él quiere hacer contigo. Por eso es que hoy sí debes tener fe suficiente y saber que Dios es un Dios de abundancia y que mientras tú le honres tú puedes escoger hasta dónde vas a llegar. 

Mientras no te pierdas, mientras le sigas a Él 

Mi oración en esta mañana es que seamos una iglesia que pongamos esto en la perspectiva correcta sin perder la fe, de que Dios te prospera, te bendice, de que puedes avanzar en esta vida, de que puedes ver la mano de Dios, de que puedes celebrar lo que otros tienen, lo que otros alcanzan y logran. 

No te dejes llevar por lo que el mundo piensa y las apariencias engañan. No todo lo que brilla es oro. Y esto quiere decir que no debemos aspirar a cosas grandes, porque entonces si ese es el filtro que tienes esto lo usas para justificar y para decir que no se debe tener dinero. No, en realidad lo que no se debe es sustituir lo que Dios te puede dar por ninguna clase de dinero, porque solo Dios te puede dar la satisfacción interna y personal, paz y tranquilidad de saber que Él va contigo, que Él te cuida y darte cuenta que todo lo que Él hace es para su gloria y para su honra en el nombre de Jesús.  

No Comments

Post A Comment