Eres bendecido
15350
post-template-default,single,single-post,postid-15350,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Eres bendecido

Aquel que no recibe lo que desea pensar que Dios lo ha abandonado, pero eso jamás será así porque Él te dará las bendiciones que son exclusivamente para ti, no aquellas que deseas tener. Por ello, siempre debes consagrar la bendición del Señor.
Las bendiciones de Jehová son las que enriquecen. Él te permitirá que disfrutes de ser beneplácito, así que ¡No permitas desconectarte de Él! Búscalo cada instante de tu vida.

Hablemos de la bendición, la bendición no es importante por las palabras que se dicen, sino por el espíritu que llevan esas palabras en la vida.


Nosotros no podemos estar buscando la bendición que queremos, pero sí debemos dejar que sea Dios quien nos diga cuál es la bendición que necesitamos.

Un ejemplo claro es el diezmo, nosotros no diezmamos para ser bendecidos, para tener promesas. Yo diezmo porque soy bendecido, porque tengo promesas, y para permanecer en la bendición de lo que Dios me ha dado.

Porque aquel que solo da para ver si recibe algo, mientras no lo recibe, piensa que Dios no está con él.  Los bendecidos caminamos con seguridad y certeza en nuestros corazones que la promesa de Dios es más grande a nuestras vidas y que por esa razón siempre tenemos futuro, tenemos esperanza.

Si yo le consagro a Dios mi tiempo, mi mente, mi casa y hay espacios que son para Dios y mi servicio con Él, entonces yo voy a permanecer en la bendición de Dios. 

Solo entonces podré disfrutar de todo aquello que él ya me ha entregado. 

No Comments

Post A Comment