Tarde o temprano Dios te va a prosperar
15118
post-template-default,single,single-post,postid-15118,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Tarde o temprano Dios te va a prosperar

No importa los obstáculos que se presenten en tu vida, Él va a cumplir Su palabra y te va a prosperar. ¡Confía en Su propósito!

Abraham nos enseñó que dondequiera que fuéramos, marcaremos los lugares como lugares sagrados, especiales y de consagración a Dios. Sin importar en el desierto en el que se pueda encontrar nuestra vida, Dios siempre tiene una fuente que fluye, una fuente de vida eterna que te conecta con ella.

Es por esa misma razón que lograrás prosperar, porque no hay sustituto a un altar, no hay sustituto a una vida devocional, a que tus hijos te vean orar, proyectando así la conciencia de un bendecido al poner a Dios primero en tu vida.

Creemos que somos bendecidos, caminamos en bendición y no nos podemos perder esa esencia al modernizarnos. Cuando miro la palabra del señor y leo a Abraham, a Isaac y a Jacob, observo cómo estas familias tuvieron grandes victorias y errores, repitiendo algunos y otros no, pero siendo elegidos para perpetuar de familia en familia ciertas cosas que no hay sustitutos para ello.  

Por ejemplo, Abraham fue el primer hombre luego de Abel, en levantar un altar de piedra, y cuando 500 años después el pueblo de Israel cruzó el Jordán,  se abocaron a su fe y crearon justamente un altar, consagrando con un altar cada logro que conquistaba.

Abraham enseñó a abrir pozos, enseñó a emprender, a conseguir agua debajo del desierto. Abraham creía tanto a Dios que podía prosperar en donde quiera que él iba, que Dios le dio la sabiduría para encontrar agua donde otros no encontraban y por eso sus ganados prosperaron. Sabía levantar un altar y con él abrir pozos, esa enseñanza se la transmitió a Isaac, así como nosotros se lo transmitimos a nuestros hijos.

En la vida de Isaac, podemos contemplar cómo en un momento organiza su vida de manera tal que él pone primero el altar, luego la tienda y luego el pozo. Y siguiendo las enseñanzas de su padre, hizo algo un poco diferente a él. Aunque cometió el error de entregar a su esposa, se dio cuenta que después de Dios tenía que estar la familia y la tienda en el lugar apropiado para que ahora todo girara alrededor del altar.

La conciencia más grande que tuvo Isaac fue la conciencia de una persona bendecida, y así se lo transmitió Abraham a Isaac, por lo que Isaac pasó esa conciencia de una gran bendición sobre su vida a Jacob. De generación en generación, ellos fueron corrigiendo errores, aunque a veces los patrones se repetían, aunque ciertas dificultades se presentaban. Todos ellos tuvieron esposas estériles, todos ellos tuvieron problemas con ciertos hijos, pero Dios arregla, Dios ordena, y se va transmitiendo como familia las cosas que no se pueden sustituir.

No hay sustituto a que tú levantes tus manos al cielo y que tus hijos te vean orar al Señor, a que cuando vayas a comer levantes la comida y hagas una oración y digas “fue Dios quien proveyó esto”, no hay sustituto a orar y agradecer y que tu casa sepa todo el tiempo y todo lo que tienes, te lo entregó el Señor.

No hay sustituto para que enseñes a tus hijos a encontrar en el interior el agua que no van a encontrar afuera, porque tú no sabes si ellos van a caminar por el desierto, por el monte, o por los valles de Sodoma y Gomorra. Pero si les enseñas a encontrar las aguas profundas del Espíritu Santo, donde quiera que vayan van a prosperar.

Todo tiene que gravitar a través de Dios y de la familia; eso lo aprendió Jacob, cuando 72 familias entraron a Egipto y salieron aproximadamente 2 millones de personas en una nación que caminaba en familia y con valores, donde Jacob enseñó a sus hijos a trabajar por amor. Él peleó y luchó toda su vida, porque, aunque Dios te bendiga, hay cosas que en esta vida hay que pelearlas. Años después vemos cómo estas enseñanzas trascendieron a Josué y Caleb.

La bendición se conquista y hay unas reglas de vida que Dios nos ha dado, para las cuales no hay sustitutos y que debemos tener claras, transmitiéndoles a las próximas generaciones y a todo el que está a nuestro alrededor.

Dios tiene que ser primero en tu vida, tienes que tener la conciencia de un bendecido, se tiene que trabajar por amor y se tiene que conquistar esta tierra luchando y aprendiendo.  

4 Comments
  • Yolimar chapellin
    Posted at 08:03h, 11 January Reply

    AMÉN 🙏 DIOS TIENE EL CONTROL DE SOBRE TODAS LAS COSAS ESTAMOS EN VICTORIA DIOS SORPRENDEME SOLO TU LO VAS A HACER 🙇🏻‍♀️

  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 08:14h, 11 January Reply

    Amén y amén

  • Maria Mojica
    Posted at 11:09h, 11 January Reply

    Amen! Gracias Amado Padre por tu Santa y Bendita Palabra, nuestro Pan de Vida. Hoy la recibo y la Atesoro en mi Corazón,, Amen!

  • damelis cardozo
    Posted at 13:03h, 11 January Reply

    excelente pastor gracias a dios por estas bellas palabras de revelacion, feliz y bendecido dia amen

Post A Comment