No necesitas hacer nada para complacer a Dios
15013
post-template-default,single,single-post,postid-15013,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

No necesitas hacer nada para complacer a Dios

Jesús no había salvado a nadie, Jesús no había transformado a nadie y el Padre le dice: “Tú me traes placer”, porque una de las cosas más grandes que Dios Padre quiere que todos entendamos, es que yo no tengo que hacer nada para darle placer. Él se complace en mí por quien yo soy. 

El hecho de que tu mamá te diga “qué bien lo hiciste” suena bonito, pero nada como que un papá te diga “qué bien lo hiciste”. Llámale papá. Llámele apóstol, llámele profeta, llámele pastor, pero sométase a alguien que le enseñe. 

Juan el Bautista le abrió el camino a Cristo, Jesús tiene que ir para ser bautizado y someterse. Jesús ve la paloma y oye la Palabra. Hay gente que piensa que fue una paloma físicamente, que fue una paloma espiritual. 

Sabemos es que hubo una experiencia donde Jesús fue marcado por una palabra del Padre que sí le da identidad y le dice esto, le dice: Tú eres mi Hijo amado, en quien tengo complacencia. ¡Mira qué poderoso! Jesús no había sanado a nadie, Jesús no había salvado a nadie, Jesús no había transformado a nadie y ya el Padre le estaba diciendo “Tú me traes placer”. 

Porque una de las cosas más grandes que Dios Padre quiere que todos entendamos es que yo no tengo que hacer nada para darle placer. Él se complace en mí por quien yo soy. Uno de los problemas que hay en nuestra sociedad hoy en día es que todos nosotros buscamos la admiración de nuestros padres.

El hecho de que tu mamá te diga  “qué bien lo hiciste”  suena bonito, pero nada como que un papá te diga “qué bien lo hiciste”. Y los hombres somos mezquinos con nuestras palabras. Nosotros, los hombres, no le decimos lo suficiente a nuestros hijos que lo amamos lo orgulloso que estamos, con nuestras esposas también, porque es la manera de manipular y de controlar. 

Nosotros los hombres, tenemos que aprender a no ser mezquinos con eso, tenemos que aprender el valor de las palabras de un padre y de un hombre hacia otra persona. Jesús, a diferencia de otra persona, ¿Sabes lo que hizo con lo que vivió? Se fue al desierto. 

¿Sabes cuándo se activó el Ministerio? Después de vencer la tentación, porque fíjate que dice la Biblia que entra en el poder, pero sale con el poder, porque se activa cuando Él derrota al enemigo primero. Tú nunca tienes Ministerio hasta que no derrotas la tentación interna. Entonces, cuando te fijes, te vas a dar cuenta la transición de estar lleno de poder. 

Él se fue lleno de poder, pero salió en el poder. No es lo mismo, después de vencer la tentación y vence la tentación que llega a su vida, porque Jesús no podía ser tentado.

La única tentación que uno tiene, es porque uno tiene pecados, pero Jesús no tenía pecado. ¿Por dónde llega la tentación? Por una debilidad física, el diablo tuvo que esperar que le diera hambre, porque toda tentación llega por una debilidad. Pero Jesús no tenía debilidad espiritual o emocional, no había carencia de nada en su vida, pero después de 40 días, físicamente le dio hambre. 

Una debilidad en un área te lleva a tener déficit y cuestionamientos en otra,  por eso vemos que va graduando poco a poco hasta el punto tal que la última tentación que le hace el diablo ¿cuál es? Coge el camino fácil, adórame y te voy a dar todo lo que viniste a buscar. Y Jesús sabía que en realidad el diablo era el dueño de todo, pero Él dice “Yo lo voy a buscar y lo voy a ganar en la cruz”. Así que en realidad, si vamos a ver el Ministerio activado de Jesús, si es que pasa por el protocolo necesario, que también tengo que decirte, hay un montón de lo que era en esta sociedad donde cualquiera se honra pastor, se declara profeta y no tiene a alguien que sea que lo dirija. Mire, llámele apóstol, llámele profeta, llámele pastor, pero sométase a alguien, que alguien le enseñe y pueda dar respaldo, que pueda dar testimonio de usted.

Pero quién activa eso es Cristo, en aquel momento dado por el poder del Espíritu Santo, Él mismo lo invirtió para poder vencer al enemigo. Porque antes de hacer cualquier milagro, tienes que vencer al enemigo en tu vida, lo que tú no vences en privado, lo vas a tener que pelear en público, Jesús vence eso allá en el desierto él solo, para afuera de no tener ningún problema. Por eso es que la Biblia dice “Nadie entra a la casa del hombre fuerte si primero no lo ata”. Así que Él fue a atar al hombre fuerte para destruirlo. 

Y lo último, en realidad estaban haciendo referencia a que David era el rey por excelencia en la Biblia, en el Nuevo Testamento, en los Evangelios, por ejemplo, eso con Bartimeo, tú vas a tener gente que van a expresar su fe basado en el contexto que ellos tienen. ¿Quiere decir que todo mundo tenía que llamarle Hijo de David a Jesús para recibir un milagro? No, porque el centurión romano no le iba a llamar hijo de David, el centurión romano, para recibir el milagro que quiso para su hijo o su siervo. Algunos dicen que era su hijo, su siervo, como sea, le dice “Yo soy un hombre bajo autoridad”

Así que envía la palabra, ¿Que desató la fe de ese centurión romano? Fue que vio en Jesús la autoridad que él tenía, el poder que él tenía con otro y lo que pasaba cuando él hablaba pero no le dijo Hijo de David y recibió el milagro como quiera. El Señor le dice “Mira, yo no puedo hacer nada por ti, porque el pan de los hijos está reservado para los hijos, para cualquiera” ¿Pero qué dice ella? “Sí, pero aún los perrillos comen de la mesa de su Señor”. ¿Qué es esto? ¿Y qué dice eso? Y Él le dice a todo el mundo: tengo que poner por un momento una pausa a la ley. Yo no se supone que haga un milagro por ella, porque yo no vine para salvarla a ella. Pero ella ha demostrado que hay más fe que todos ustedes. Y como ella lo llama, señor, entonces le cede la oportunidad básicamente de darle el milagro. 

Es lo que quiero con el Hijo de David, es que seguro que Jesús era hijo de David y yo soy hijo de Abraham como dice la Biblia dice que los que son de la fe vienen del padre Abraham. Pero, ¿quiere decir que yo soy físicamente hijo de Abraham? Que bien no sabe el que pasa Bartimeo basado en la fe que el tiene, que es el contexto paternal judío. Jesús no refuta eso porque no hay nada malo. No hay nada malo en que tu digas cómo no hay nada malo que alguien que me diga “Mira, tu eres hijo, que si soy hijo de Font” Pues si vengo de ahí, tú eres hijo de la gente de la fe. Pues sí, pues vengo de gente de fe, no hay nada malo con eso. 

Así que Jesús no iba a corregir eso, Jesús iba a desatar la fe de ese hombre, pero el milagro de Bartimeo es más grande que eso. Si uno hace una teología de esa frase, nada más pierde de vista el por qué de los milagros. 

Todos los milagros que Jesús hizo y se escribieron porque hizo muchos pero tiene que haber hecho mucho más, porque Él mismo dice que los que se escribieron fue para explicar quién era Él y la reacción que la gente debía tener. 

El milagro de Bartimeo es más grande que simplemente decir “Hijo de David” este demuestra a alguien que se quita la túnica, que dice ya no voy a depender del sistema que me daba derecho a mendigar, así que yo voy a romper con todo ese sistema viejo y voy a seguir a Jesús, al Hijo de David, me voy a someter al nuevo rey que viene del linaje que viene, voy a salir de este sistema.

Los que conocen el ciego Bartimeo saben que tenía una túnica que le permitía pedir dinero, porque en aquellos tiempos para pedir dinero tenías que pagar impuestos, así que tú ibas y te dejaban sentarte en ese lugar para pedir dinero. Lo primero que hizo Bartimeo fue quitar todo eso antes de acercarse a Jesús, antes de que Jesús le diera el milagro, ya Bartimeo tuvo la fe diciendo yo no vuelvo a este viejo sistema que me tiene allí. 

Entonces es la implicación detrás de todo eso, es algo más profundo, todo demuestra la reacción que la gente debía tener. Pero si Jesús era hijo de David, porque era hijo de José. El hecho es, que la gente no sabe lo que se quiere decir, pero fíjate que no llamó nunca abuelo a David y fíjate que el concepto de paternidad el Señor lo dejó en el Antiguo Testamento a Abraham, Isaac y Jacob. Nadie dice hijo de José, o sea que todo tiene que verse en el contexto histórico y de lo que el Señor quiere explicar a través de toda la Biblia.

1 Comment
  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 11:25h, 21 December Reply

    Gloria a Dios

Post A Comment