¿Locura emocional o locura de fe?
14806
post-template-default,single,single-post,postid-14806,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.2.7,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

¿Locura emocional o locura de fe?

Yo creo que todos los que estamos aquí, de alguna manera u otra, tenemos decisiones que nos arrepentimos de haberlas tomado en un momento dado de nuestra vida.

Decisiones que podemos llamarlas momentos de locura.

El problema de los momentos de locura y decisiones medio locas en un momento dado, son las consecuencias que esas decisiones pueden tomar.

El efecto de una decisión de locura y de un acto irracional, pueden hacernos perder un montón de cosas.

Cosas que ni imaginábamios que podían pasar…

Hace un par de años atrás tuve una persona que lo cité, lo llamé, para hacerle una oferta, para literalmente bendecirlo. Lo que quería era literalmente bendecirlo.

Por alguna razón u otra, la persona pensaba que yo lo quería regañar, no sé qué era lo que pensaba la persona…

Recuerdo siemore la parábola de aquel siervo que le dieron un talento y pensaba mal de su señor y entonces fue y enterró el talento y lo perdió simplemente no porque el señor no quería que lo tuviera, sino porque él pensaba mal del señor que le había dado el talento.

Pero nada, la historia larga corta, el caballero viene donde mí y, cuando comenzamos a hablar, todo está muy interesante porque, comeinza a habarme y ya yo veo por dónde va…

Renunció, me entregó todo, y de más…

Y yo me quedé en ese momento: “¿Que hago? ¿Lo dejo que se vaya con la alegría de haberse él ido o lo envío con el dolor de saber lo que perdió?

Y decidí decirle lo que estaba perdiendo… Por una razón…

Para que nunca más en la vida tomara una decisión irracional en un momento de locura.

Y le dije: “¿Sabes qué? La realidad es que yo te cité para esto… Jamás pensé que pensabas así. Jamás pensé que eso era lo que tenías en tu corazón”.

“Te cité porque, literalmente, hace unos días atrás, el Señor puso en mi corazón que te diera esto, esto, esto, esto y esto…”

Entonces abrió los ojos, pero ahora no hay marcha atrás. Ahora no hay marcha atrás, porque, lo que yo te dé, no cambia el corazón que tienes.

Pero te lo digo en el día de hoy, simplemente, para que sepas lo que perdiste…

4 Comments
  • Ever varela
    Posted at 09:34h, 09 December Reply

    Así pasa, se está convirtiendo en costumbre que los seres humanos siempre estemos a la defensiva y pensando ” que me va a pedir a cambio”?. Pocos confían en la gracia del señor

  • Marttha
    Posted at 19:04h, 09 December Reply

    Amén

  • Marttha
    Posted at 22:50h, 10 December Reply

    Amén Gracias por la reflexión

  • Maria Esther Ibanez
    Posted at 06:24h, 13 December Reply

    Bendigo su vida Pastor, Y glorifico al Padre por su vida, Dios lo ha usado para edificar la mía. Dios lo guarde y bendiga.!!!!🙌🙌🙌

Post A Comment