Las consecuencias de los estados de locura
15030
post-template-default,single,single-post,postid-15030,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Las consecuencias de los estados de locura

Pastor Otoniel Font: De cómo una locura espiritual o lo que parece una locura espiritual puede cambiar una terrenal, que transforma la vida de una persona. No podemos cambiar el mundo si primero no hay hombres y mujeres responsables, hombres y mujeres que tengan una experiencia con Dios; no podemos tener un Orlando transformado si en la casa de cada uno de nosotros no tomamos responsabilidad sobre nuestras vidas y sobre nuestra familia.

Pastor Otoniel Font: La realidad es que hay un montón de cosas que hacemos de forma emocional y después estamos pagando las consecuencias y tenemos que atender un sinnúmero de filtros emocionales en nuestra mente por no reaccionar. Yo creo que todos los que estamos aquí, de alguna manera u otra, tenemos decisiones que nos arrepentimos de haberlas tomado en algún momento dado en nuestra vida; decisiones que podemos llamarle momentos de locura. El problema de los momentos y decisiones medias locas, en un momento dado, es las consecuencias que esas decisiones pueden tomar. El efecto de una decisión de locura, de un acto irracional, puede hacernos perder un montón de cosas y cosas que ni imaginábamos que podían pasar.
 Pastor Otoniel Font: Hace un par de años atrás tuve una persona que lo cité, lo llamé para hacerle una oferta, para literalmente bendecirlo. Por alguna razón u otra, la persona pensaba que yo lo quería regañar o no sé qué es lo que razonaba la persona. Recuerdo siempre en eso, la parábola de aquel siervo que le dieron un talento y pensaba mal de su señor, y entonces fue y enterró el talento y lo perdió, simplemente no porque el Señor no quería que lo tuviera, sino porque él pensaba mal del Señor que le había dado el talento.

Pastor Otoniel Font: Este caballero viene hacia mí y cuando comenzamos a hablar es muy interesante porque comienza a hablarme y ya yo veo por dónde va. Renunció, me entregó y demás. Y yo me quedé en ese momento ¿Qué hago? ¿Lo dejo que se vaya con la alegría de haberse ido? ¿Lo envío con el dolor de saber lo que perdió? Y decidí decirle lo que estaba perdiendo para que nunca más en la vida tomará una decisión irracional en un momento de locura.

Pastor Otoniel Font: Después le dije: ¿sabes qué? La realidad es que yo te cité para esto, jamás pensé que pensabas así, jamás pensé que eso es lo que tú tenías en tu corazón. Te cité porque literalmente, hace unos días atrás, el Señor puso en mi corazón que te diera esto. 

Entonces abrió los ojos, pero ahora no hay marcha atrás, porque lo que yo te dé no cambia el corazón que tienes. Pero te lo digo en el día de hoy, simplemente para que sepas lo que perdiste.

Pastor Otoniel Font: La realidad es que Dios nos enseña de esa misma manera. Pero Dios debes saber que es un Dios de oportunidades, el hecho de que yo no le haya dado la oportunidad a esa persona no quiere decir que Dios no se la pueda dar otra vez. Yo no soy Dios. ¿Me explico? Pero si esa persona un día va a tener que tomar otra decisión, también radical, para revertir lo que Dios iba a hacer en ese momento que él perdió por un estado de locura. Y yo quiero hablarte hoy de cómo una locura espiritual, puede cambiar, una locura terrenal que transforma la vida de una persona. Ahí es donde yo quiero llevarte por un momento. 

Pastor Otoniel Font: Un recorrido a los pasados días de algunas visitas que Dios hizo a diferentes personas. Y yo te estoy explicando desde el principio, desde la semana pasada, ¿Cuál es la idea de este servidor? Creo que es un mensaje que gravita en mí para los próximos meses, los próximos años. Queremos ver transformación en la nación, en Estados Unidos, en Puerto Rico, en otras naciones, pero no nos damos cuenta cómo es que Dios levanta naciones y transforma pueblos. Dios comienza con un hombre; Dios llama a Abraham, le da una experiencia a Abraham, luego le da una experiencia a Sara. Abraham oye de Dios, Sara no había oído de Dios hasta 20 años después, así que El Señor tiene que hablarle a Sara para que  ella crea lo que Abraham había oído antes.

Pastor Otoniel Font: Dios se le aparece a Isaac para que él corrija los errores de su padre. Dios se le apareció a Jacob, que fue el encuentro que vimos anoche para que ahora esa generación sea marcada. Pero es interesante que no se le aparece a José, él no tiene una experiencia con Dios como Abraham, Isaac y Jacob. ¿Yo puedo asumir por qué? Y yo pienso que era porque él vivía en Egipto. El punto es que estando en esas tierras, Dios no se le aparece. Y aunque de él podemos aprender de administración, él cometió el error de dejar a su pueblo esclavo por 400 años en Egipto. Y el único deseo de José un día fue “Cuando Dios se les aparezca, llévense mis huesos de aquí” Así que el pueblo vivió sin una experiencia con Dios en esclavitud. Un pueblo que no tiene experiencia con Dios es esclavo de Egipto. Entonces se le aparece Dios a Moisés, 400 años después, pero se le aparece en tres ocasiones, una de ellas es en La Zarza ardiendo, el Monte Sinaí y luego se aparece en el tabernáculo. Mira cómo un hombre se convierte en una nación.

 Pastor Otoniel Font: Ahora Moisés construye el tabernáculo en el desierto, y el tabernáculo nunca fue para ese sitio. Fue para la tierra prometida, porque ahí era donde Dios quería llevar la nación. Y creo con todo mi corazón que lo que Dios quiere hacer en el futuro en todo el mundo lo va a comenzar haciendo con un hombre y con una mujer que crean. No podemos cambiar la nación, si primero no tenemos un Abraham y una Sara que crean, no podemos cambiar el mundo si primero no hay hombres y mujeres responsables; hombres y mujeres que tengan una experiencia con Dios, no podemos tener un Orlando transformado si en la casa de cada uno de nosotros no tomamos responsabilidad sobre nuestras vidas y sobre nuestra familia. Hay gente que quiere cambiar el mundo y no ha cambiado su vida. Y lo que cambia nuestras vidas es una experiencia con el Señor. Por supuesto, este mensaje no le gusta a mucha gente ¿Por qué razón? Porque es un mensaje de responsabilidad personal. Dios tiene que trabajar contigo primero para luego de ti, bendecir a todas las familias de la tierra. 




 Pastor Otoniel Font: Si observamos esta historia y miramos todo el contexto por un momento, tenemos que recordar que Moisés está aquí huyendo en el desierto. Un hombre que era extraordinario se convierte en alguien ordinario. ¿Por qué yo digo que Moisés era un hombre extraordinario? Porque no todo el mundo tiene el nacimiento que tuvo Moisés. En un tiempo donde la gente estaba matando a todos los niños menores de dos años, Dios cuida a Moisés, Dios lo guarda. No tan sólo lo guarda milagrosamente; lo lleva a las manos de la hija de Faraón. Y el hombre se cría en las mejores escuelas, en las mejores universidades. Dios llama a Moisés a escribir los primeros libros de la Biblia porque se entiende que era el único israelita que hablaba tantos idiomas y que tenía esa capacidad de escribir de esa manera, porque había sido enseñado por los egipcios. Era un hombre que tenía grandes niveles de conocimiento, hablaba varios idiomas, aunque después se volvió tartamudo; él se vuelve tartamudo en el desierto. 

Pastor Otoniel Font: Ahora no tan sólo esto, este muchacho fue criado en la escuela de Egipto, pero también por su mamá. Conocía la tradición judía, conocía la profecía, conocía la palabra. Así que esta persona era una persona educada en un momento de locura. Sale un día afuera y ve cómo un egipcio estaba maltratando a un judío, se para en su carruaje, va y mata al egipcio. Y entonces termina huyendo en el desierto, dando vueltas en aquel lugar por 40 años. Y qué triste es cuando una decisión de locura te lleva a dar vuelta 40 años en el desierto. Por un momento piensa conmigo en el diálogo interno de Moisés. ¿Cuántos de los que están aquí, cuando tú has cometido una mala decisión, la piensas y la piensas? Y un año después lo estás pensando todavía, dos años después la sigues pensando. Y estás ahí “Si yo hubiera hecho esto”, “si no hubiera hecho lo otro”, “si me hubiera quedado ahí”, “si no me hubiera quedado ahí”, “si hubiera aceptado aquel trabajo”.

¿Cuánto tiempo te dura ese estado de locura? Pero todos nosotros tenemos momentos así donde hemos tomado decisiones que pensamos. ¿Por qué tomé esa decisión? Ese momento de locura que marca nuestros corazones y que nos martiriza. De alguna manera u otra marcará nuestras vidas eternamente, y la realidad es que no tiene que ser así. 

Pastor Otoniel Font: Definitivamente todos los que estamos aquí, de alguna forma u otra, debemos poner filtros en nuestras vidas donde sepamos procesar nuestras emociones. Nadie debe tomar decisiones permanentes a problemas temporales, nadie debe tomar decisiones permanentes a momentos emocionales donde estás sintiendo ciertas cosas; una de las razones por la cual compramos cosas de forma errónea es por nuestras emociones. Una de las mejores formas que usted tiene para evitar gastar grandes cantidades de dinero no es cortar las tarjetas de crédito, es meterlas en un cubo de hielo, y cuando las quieras usar las derrites y si todavía lo necesitas usted va y lo usa.


Pastor Otoniel Font: Mejor aguantarnos, controla tus emociones todos nos molestamos porque definitivamente en un momento de locura puede marcar tu vida por mucho tiempo y darte vuelta en el desierto. Lo que quiero que entiendas es que en un momento de locura natural solo tiene que cambiarse con otro momento de locura espiritual.
5 Comments
  • Arge Torrealba
    Posted at 09:55h, 26 December Reply

    Siertamente así es

  • Yanira del Socorro Medina de López
    Posted at 10:31h, 26 December Reply

    Muchas gracias pastor, por recordarnos que una decisión en un momento lleno de emoción ,tiene consecuencias inimaginables en nuestra vida.
    Que El Espíritu Santo nos ayude a tener dominio sobre nuestras emociones y nos de discernimiento para no tener ideas equivocadas.
    Dios le bendiga!!

    • Marivanet
      Posted at 14:52h, 27 December Reply

      Gracias por seguirnos Yanira y por tus palabras. Te bendigo

  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 13:25h, 26 December Reply

    Amén, Gloria a Dios

  • Marttha
    Posted at 14:46h, 03 January Reply

    Amén gracias por la palabra
    Y Grácias mi Sr por el libre albedrío qué nos das y tomar buenas decisiones correctas

Post A Comment