Saca de tu vida lo que no necesitas
14617
post-template-default,single,single-post,postid-14617,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Saca de tu vida lo que no necesitas

Muy probablemente alguno de los que están aquí ha recibido esta señal en su teléfono: “iPhone Storage Full”.

No sé cuántos de ustedes han experimentado ese momento donde simplemente van a tomar una foto, la foto más importante de toda su vida, y todavía están en el iPhone 1, y no se han dado cuenta de que ya hay unas cuantas generaciones más adelantadas y cuando fueron a comprarlo, probablemente dijeron: “No necesito tanta memoria…”

Así que eligieron la memoria más pequeña y la han llenado de fotos, y de cuantas cosas, de paso, tampoco se dieron cuenta de que los chismes que ustedes comparten por WhatsApp, los videos inapropiados, que aunque los borren ya Dios los vio, quedan ahí grabados en su teléfono.

Y de repente, cuando usted va a tomar esa foto tan importante, le aparece esa señal que e da una simple instrucción. La instrucción es muy sencilla, te está diciendo “tu capacidad está completamente llena” y lo único que te dice es… Bueno, no te dice exactamente qué hacer, pero si fuera yo, en realidad directamente te diría: “¡Por favor! Borra todas las porquerías que no necesitas…”

Pero, por supuesto, para ser políticamente correctos, te van a decir que tienes que dejar un espacio libre o que liberar un poco de tu espacio.

Y la realidad es que, por un momento, ponte a pensar cuántas cosas hoy llenan tu mente que no deberían estar ahí.

Para estar todos aquí en el día de hoy, tuvimos que hacer espacio.

Tuviste que dejar algo sin hacer, sin completar…

Todos hoy probablemente tuvimos que ir a trabajar, esta mañana me levanté temprano, vine a la emisora de radio, luego tuvimos unas reuniones, luego fui a casa a cambiarme rápidamente para la graduación de mi hija para estar aquí en la tarde, para luego celebrar con ella por un momento, para regresar aquí esta noche, para volver el día de mañana…

Y hay un montón de cosas a las que tuve que decir: “Delete”, hay que dejar, hay que hacer espacio para lo que es importante en el día de hoy.

Nadie en tu vida controla los espacios de tu mente, de tu espíritu ni de tu tiempo… ¡Solamente tú!

Y la vida tiene la capacidad de llenar nuestros espacios, cada día y cada momento, con cosas que realmente no necesitamos.

Es más, en tu mente hay gente que está llenando un espacio que ellos no se merecen.

Muchos de ustedes tienen a alguien en el que piensan, piensan, piensan y piensan, y llega el momento en el que tú tienes que comenzar a decirle a tu mente: “Delete”. “Borra”. “Haz espacio para algo nuevo, para lo que realmente tiene valor, para lo que se necesita”.

Hoy tú tomaste una gran decisión. En medio de toda una semana ajetreada, ¿quién te hubiese dicho a ti hace tiempo atrás que tú estarías probablemente un martes en la noche en un servicio?

En la pandemia ni pensamos en estas cosas, pero la realidad es que todos los que estamos aquí decidimos hacer espacio para lo que es más importante en el día de hoy, que es encontrarnos con el Señor, estar en su presencia, y poder experimentar hoy algo sobrenatural de parte de Dios.

Lo que yo quiero que tú entiendas en esta hora es que la vida siempre tratará de llenar nuestros espacios con cosas que nosotros no necesitamos.

Lo peor de esto es que los espacios de nuestra mente (hablemos de la mente por un momento, hablemos de nuestro espíritu, hablemos de nuestro corazón).

Los espacios de nuestro espíritu, de nuestra mente, de nuestro corazón tienden a gravitar, a llenarse, con todas las cosas negativas.

No sé por qué razón nos atrae lo negativo. Es como que somos atraídos. Si no nos gusta el chisme, nos entretiene. Es como que nos agrada…

¿Cuántos de ustedes han dicho “no voy a ver noticias, no voy a ver Facebook, no voy a ver Instagram”, y les tiembla el pulso?

Te desesperas y piensas que tienes tres días sin hacerlo, y en realidad tienes 15 minutos que tomaste la decisión.

Y gravitamos hacia las cosas incorrectas, gravitamos hacia lo negativo, nos impresionan las malas noticias, nos llenamos de las teorías de conspiración.

Hoy, en la iglesia, hay más personas que conocen más acerca de las teorías de conspiración que de la Palabra de Dios. ¡Es impresionante!

Alguien me escribió en estos días que si yo había estado pendiente de cómo Bart Simpson ha profetizado todas las cosas. Que por qué yo no había hablado de eso en la iglesia.

Entonces, muy respetuosamente, le dije que Bart Simpson no era digno de que yo hablara de él en el altar, y que tampoco miraré mi vida y la Biblia a través de una caricatura que sabrá Dios de dónde es que salió y por qué han pasado allí todas esas cosas.

Y la gente está llena de cosas porque nos gravitamos a eso; el misterio nos atrae…

Pero sin darnos cuenta, muchas veces permitimos que eso sature nuestra mente y nuestro ser. Entonces, no realizamos por qué vivimos como vivimos.

Somos tú y yo los responsables de hacer espacio en nuestra vida para lo que realmente tiene valor.

El salmista dijo en el libro de Salmos 142: 6-7:

Escucha mi clamor, porque estoy muy afligido. Líbrame de los que me persiguen porque son más fuertes que yo. Saca mi alma de la cárcel para que alabe tu nombre. Me rodearán los justos porque tú me serás propicio.

El salmista un día se dio cuenta de que en la cárcel más profunda que él estaba, no eran esposas en sus manos, no eran cepos en sus pies, no era estar en la cárcel. Era la aflicción que se había metido en su corazón y en su mente por la gente que lo perseguía, que lo culpaba y que lo condenada.

Se dio cuenta de que él no podía ser libre para adorar a Dios si Dios no sacaba su alma de esa prisión.

Yo vengo a decirte en el día de hoy que ese debe ser el clamor de todos nosotros en el día de hoy:

“Señor, saca mi alma de esta tortura, saca mi alma de esta cárcel, hoy voy a entregar a esa persona aquí en el altar, hoy voy a entregar a aquel que me hizo daño, hoy voy a entregar esta experiencia negativa y de esa cárcel yo voy a salir en el día de hoy porque vine a este lugar a una sola cosa: A adorarte y a alabarte para siempre…”

Yo no sé a quién vine a hablarle yo esta noche, pero tú vas a hacer espacio para lo que es importante. Y yo quiero darte tres claves y tres ideas en el día de hoy para que esto ocurra en tu vida:

Las primeras dos, es muy probable que tú las hayas escuchado en nuestra iglesia múltiples veces, pero es necesario volverlas a escuchar para tú y yo poder hacer espacio en nuestra mente y nuestro corazón para las cosas correctas:

Número uno: Tenemos que aprender a borrar aquellas cosas que no necesitamos. Aquellas cosas que no nos convienen.

El aposto Pablo, en varias ocasiones, dijo: “Tengo que olvidarme del pasado. Una sola cosa hago, me olvido de lo que queda atrás y me tiendo hacia adelante, hacia la meta del Supremo llamamiento”.

Una de las cosas más poderosas que tú tienes en tu vida, es la capacidad de darle “Delete” y de borrar todo pensamiento negativo.

Si tú vas hoy a tu teléfono, te vas a dar cuenta de que tienes fotos repetidas, de que cada vez subiste algo al Instagram, o al Facebook, te lo volvió a guardar allí, que tienes cosas que no necesitas, y hay un momento en el que tienes que sentarte y comenzar a borrar, y comenzar a borrar, y comenzar a borrar, y comenzar a borrar…

No vaya a ser que, en el momento que necesites el espacio, para guardar algo que realmente tiene valor, no lo tengas.

Así también en tu vida. Hay gente que tienes que borrar, hay cosas que tienes que sacar, hay cuentas que tienes que quitar…

Hay aplicaciones en tu teléfono que no pueden pasar de esta noche sin que tú vayas y les des “Delete”, hay cosas en tu casa que tienes que sacar, hay cosas en tu mente a las que les tienes que decir “hasta aquí, se acabó, borrón y cuenta nueva, me voy a mover hacia a adelante”, y nadie más tiene la capacidad de hacer eso por ti si no eres tú…

2 Comments
  • Oscar Isaza
    Posted at 09:34h, 14 November Reply

    Bendiciones y prosperidad para todos 🇨🇴🇨🇴🇨🇴🇨🇴🇨🇴

  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 18:53h, 14 November Reply

    Gloria a Dios

Post A Comment