Sólo Dios tiene la solución
14489
post-template-default,single,single-post,postid-14489,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3.1,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Sólo Dios tiene la solución

Tu vida no depende del sistema en el que vives, sino de la convicción y de la Fe que tienes y antes de tomar cualquier excusa para fracasar.

Para decir “el sistema me falló”, “el sistema no hizo lo correcto”, más bien toma responsabilidad y di “voy a creer en Dios”, “me voy a levantar”, “voy a levantar a mi familia”, “mi familia le va a servir a Dios” y “vamos a ser un testimonio para la Gloria y la honra de nuestro Señor”.

Y lo que yo quiero que tú entiendas, con esta primera parte del testimonio, es que no importa el sistema del gobierno que hemos tenido, no importa la época que hemos tenido…

Ya mi suegro salió hace años de la cárcel, pero estuvo 11 años donde sabemos lo que es tener que ir a la visita, a lo que eso conlleva: el estrés la ansiedad la presión, el tú no saber, de aquí para allá, el tú tener todos esos problemas, los disloques que pueden haber en una familia, sabemos todas esas cosas…

Pero el sistema no es quien tiene la solución, no es el sistema de corrección, no es el sistema de gobierno.

No es el mundo quien tiene la solución, es que antes de que el cayera preso, en una ocasión llegó a un culto de oración a las 06:00 de la mañana, él con toda su familia y ese día le entregaron su vida al Señor.

Eso no evitó que fuera a la cárcel porque el que hace las cosas mal, tiene que pagar las consecuencias.

Pero ese día en el que entraron a la casa de Dios y le entregaron su vida al Señor, les aseguro que algo se depositó en ellos, en medio de la crisis, en medio de las dificultades, hay una familia que pudo celebrar, con decenas de nietos y bisnietos, que pudo celebrar con amigos, y darle Gloria a Dios.

No porque todo ha estado bueno todo el tiempo, darle Gloria a Dios porque, en medio de las crisis, Dios ha sido fiel y hay una familia que puede dar testimonio de que no tenemos que depender del gobierno ni del sistema para que Dios nos dé la victoria. 

Pero ahora podemos cometer el error de quedarnos en esa fiesta, y decir “esto es para nosotros” y ese error no lo podemos cometer porque lo que nosotros hemos vivido es la respuesta que otros necesitan también.

Y nuestro trabajo como familia, que es el trabajo tuyo como iglesia, es salir ahí afuera y predicar cada vez más la Palabra que ha cambiado tu vida.

Óyeme bien en el día de hoy, tú que estás aquí con los problemas que tú has vivido, te pregunto: ¿No es tu Fe en Cristo Jesús lo que te ha sostenido durante todo este tiempo?

¿Por qué entonces tus conversaciones son afuera constantemente ofreciéndole al mundo cosas que no le van a funcionar?

Porque bajo todos esos sistemas que tú y yo hemos vivido, ha sido nuestra Fe la que nos ha sostenido.

¿Que yo puedo sentarme a debatir con alguien? Seguro que sí. Porque por supuesto, en la sociedad en la que vivimos, a los únicos que se nos pide que seamos esquizofrénicos, es a nosotros los cristianos.

Los cristianos tenemos que dejar el cerebro nuestro en la iglesia y en la casa porque no podemos opinar afuera.

Entonces cuando estemos afuera, no seamos cristianos porque allá no podemos llevar nuestros pensamientos.

¡No, no, no, tampoco se trata de eso! Pero se trata de nuestras prioridades.

Se trata de qué es lo que nosotros como creyentes tenemos que hacer, se trata de en qué tenemos que estar nosotros involucrados como iglesia.

¿Que podemos tener foros? ¿Que podemos tener tiempo para debatir? ¿Que podemos tener ideas? ¡Seguro que sí!

¿Que debemos tener una opinión y que nuestras voces deben ser escuchadas? ¡Por supuesto que sí! Pero a la larga y a la postre, usted tiene que saber, cada vez que sale de una reunión de gobierno, que ellos no tienen la respuesta.

¡Quien tiene la respuesta, es Cristo!

Ah, pastor, pero entonces ¿por qué ir a esas reuniones? Porque somos parte de la sociedad, porque tenemos que ser escuchados y tenemos que ser oídos.

Y cada vez que salimos de allí salimos todos, de la misma manera decir: “Señor eres tú quien puede hacer algo, sólo tú eres quien puede cambiar nuestro país, sólo tú eres quien puede cambiar nuestra isla”. ¡Ese es nuestro trabajo!

A lo mejor usted piensa, hermano, que esto que yo estoy hablando el día de hoy, no le afecta mucho, y que usted ya lo conoce. 

Pero medite en sus pensamientos. ¡Medite!

Medite por un momento en sus propias frustraciones, medite en su dejadez por no meterse en ciertas cosas, y detrás de todo eso, se va a dar cuenta de lo cargado que estamos todos nosotros por estas ideología, y por todos estos movimientos, por cómo nos desconectamos de todo lo que ha cambiado nuestra vida y lo que va a cambiar la vida de otros.

Porque la gente ha puesto su esperanza en un sistema, la gente ha puesto su esperanza en una ideología y no en el Dios Todopoderoso, que es quien dice “hagamos al hombre”.

No importa nada de lo que tú hagas si Él no lo hace contigo y si no lo hace en ti, nada va a suceder.

Eso es lo que te pasa en tu trabajo, eso es lo que te pasa en tu casa.

¿Cuántas veces tú has dicho vamos a tener paz en nuestro matrimonio y te sientas con tu esposo a entablar una larga conversación y dicen “ya no vamos a pelear más”, y resulta que no se han terminado de levantar de la mesa cuando ya están peleando otra vez?

En la casa, con tus hijos, dices que “está va a ser una semana excelente, vamos a ir de vacaciones todo va a ser bonito”, y sólo dura un día…

¡Un día nada más!

Y al otro día por la mañana, ya estamos peleando otra vez.

Hermano, nadie puede edificar una casa si Dios no la edifica. Si el centro de un hogar no es Dios, si el centro de un matrimonio no es Dios, no tendrás la paciencia para soportar a tus hijos y no tendrás la paciencia para soportar a tu esposo, no tendrás la paciencia para soportar a tu esposa.

Si tú no ves a tu familia a través de los ojos de la Gracia de Dios, a través de la misericordia de Dios, créeme cuando te digo que tú no vas a tener tiempo.

Tú tienes que aprender que Dios tiene que ser el centro de todo… En tu negocio de la misma manera, en tu empresa de la misma manera.

¿Cuántas veces no has dicho “ahora si voy a prosperar”, “ahora sí lo voy a hacer”? Hermano, si Dios no está contigo, en vano trabajas. Si piensas que es con tus fuerzas, ahí es que viene la confusión. 

Mi oración el día de hoy, cuando tú salgas de aquí, es que no dependas de la ciencia, no dependas del gobierno. ¡Levántate!

Yo sé que en nuestro país no todo el mundo puede entender el mensaje de nuestra iglesia, o no lo quiere recibir. 

Porque en nuestra iglesia no vamos a crear víctimas ni gente que dependa. Porque hay gente que depende del gobierno y, cuando ya no pueden sacar más allá, vienen aquí a espiritualizar su dependencia y su victimización.

¡Aquí no! ¡Aquí te levantas! Aquí haces lo que tienes que hacer, aquí te apoyamos, te impulsamos y te ayudamos.

Pero no vengas aquí con tristezas, con amarguras ni con llantos. 

El Dios al cual tú y yo le servimos, te cambia de víctima a productor,  te cambia de víctima a alguien que puede hacer algo por su vida.

Y no sé cómo ser más claro, y antes me daba pena decirlo, pero me he dado cuenta de que el que se va es porque no está dispuesto a hacer nada por su vida, y ya sacaron lo que iban a sacar y luego se van.

¡Tan sencillo como eso! En esta iglesia nos vamos a parar firmes y no vamos a depender de ningún sistema.

Yo no dependo de los PNP, yo no dependo de los populares, y tampoco dependo del Proyecto Dignidad ni de Victoria Ciudadana.

Ninguno de ellos me ha dado un dólar, ninguno de ellos ha puesto un plato de comida en mi mesa, y por los pasados 47 años, ¿sabes quién es el que nos ha alimentado? El Dios Todopoderoso que rige nuestras vidas día tras día.

¿Que podemos apoyar? ¿Que podemos tener nuestro ideal? Téngalo, Pero prediquen más de Cristo.

Cuando ustedes se sienten en el almuerzo, en lugar de estar hablando de los refritos de las noticias, háblele a la gente de Cristo.

Cuando usted vea a sus familiares y a sus amistades, en vez de estar hablando de políticas y de cualquier cosa, háblele a la gente de Cristo. 

Predique la palabra, enseñe la palabra, predíquela 24 horas al día, ore, métase con el Señor, Y hagamos que lo que vivimos nosotros, lo puedan vivir otros también.

Aquí en esta iglesia, levántese, créale a Dios, prospere, progrese y diga “yo no voy a seguir viviendo del sistema. Me voy a levantar. Voy a prosperar. Hoy vine a recibir. Pero otro día sé que voy a venir a dar, a ayudar, a sembrar, a aportar”.

¿Tenemos un nuevo edificio? Asegúrese de prosperar para que usted pueda aportar su semilla, y cuando entres a ese lugar, también puedas decir: “Aquí está mi semilla, aquí están mis centavos, orgullo de lo que hacemos y que le demos toda la gloria al Dios todo poderoso. 

Mi oración el día de hoy es que entiendas dos cosas: no es la ciencia ni es la tecnología las que te extienden la vida, porque es Dios.

No es un sistema de gobierno quien te provee, porque es Dios.

Puedes vivir en el comunismo, puedes vivir en el socialismo, puedes vivir en el capitalismo, y si Dios no es tu proveedor, pasarás grandes necesidades.

Sólo los que viven en Dios Todopoderoso, son los que pueden tener paz en medio de cualquier sistema y de cualquier gobierno.

Y hoy, tú que estás en este lugar, tienes que decir “mi dependencia sólo está en el Dios Todopoderoso”.

5 Comments
  • Ana
    Posted at 09:08h, 26 October Reply

    Imprecionante!!! Amen

  • Mileybi Marineth Castillo Aguirre
    Posted at 10:49h, 26 October Reply

    Amén, mi delendencia sólo está en el Dios todopoderoso. Gracias pastor Dios bendiga su vida grandemente!

  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 10:56h, 26 October Reply

    Gloria a Dios, Aleluya

  • Griss
    Posted at 14:37h, 26 October Reply

    Buen día, he leído todo el mensaje, me quedo con lo mas bonito de la lectura para mi

    Aquí en esta iglesia, levántese, créale a Dios, prospere, progrese y diga “yo no voy a seguir viviendo del sistema. Me voy a levantar. Voy a prosperar. Hoy vine a recibir. Pero otro día sé que voy a venir a dar, a ayudar, a sembrar, a aportar”.

    gracias!!! pastor Otoniel bendiciones a usted y su familia
    saludos desde Ensenada, B.C. México

  • Jazmin Polanco
    Posted at 18:58h, 27 October Reply

    Amén 🙌 🙌

Post A Comment