Permítete conocer al Espíritu Santo
14292
post-template-default,single,single-post,postid-14292,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Permítete conocer al Espíritu Santo

Hemos comenzado a estudiar el tema “Hola, Soy el Espíritu Santo”, y la premisa principal de esta serie de mensajes es que creo que, a veces, sin darnos cuenta, una primera impresión incorrecta de una persona puede cancelar nuestra relación con esa persona por el resto de la vida. Todos hemos tenido la experiencia de tener malas primeras impresiones cuando se nos introduce a alguien por primera vez, o se nos presenta alguien, y luego de esa primera impresión, tú borrar esa impresión es algo muy complicado. Tienes que tener esa fuerza de voluntad y ese deseo de realmente conocer a esa persona para darle una segunda, una tercera, una cuarta y sabrá Dios cuántas oportunidades, para eventualmente conocerlo o conocerla personalmente y poder decir: vale el esfuerzo tener esa relación. Creo que eso es lo que pasa con el Espíritu Santo. En muchas ocasiones, la manera en que se presenta la persona del Espíritu Santo, no todo el mundo lo entiende, y su primera impresión, para muchos, no es la más agradable; y por lo tanto, no se aspira a esa relación permanente con Él.

Nosotros estamos tratando de, si puedo decirlo así, reintroducir o volver a presentarte la persona del Espíritu Santo, para que puedas entenderlo; quién es Él y lo que Él quiere hacer en cada una de nuestras vidas, cuál es el propósito, que realmente desees una relación con Él, que puedas afirmar tu relación con Él, y que puedas permitir que su obra se complete.

Lamentablemente, la única percepción que tienen algunos creyentes de quién es el Espíritu Santo es la manifestación nuevo-testamentaria; en otras palabras, para algunos, la obra del Espíritu Santo es Hechos 2, el día de Pentecostés; pero la realidad es que la obra del Espíritu Santo y la manifestación del Espíritu Santo nosotros la vemos desde Génesis 1. Y para poder entender lo que ocurre en Hechos 2, tengo que entender quién es Él, cuál es Su obra a través de la humanidad, para llegar a ese punto culminante, a ese momento tan crucial, y después de ahí, tengo que ver cuál es Su obra dentro de la iglesia para este tiempo. Por lo tanto, el Espíritu Santo lo vemos desde la creación hasta la escatología, hasta el final de los tiempos; no lo podemos encerrar únicamente en un solo capítulo, en una sola experiencia. 

El Espíritu Santo es una persona. El problema es que es fácil decirlo, es fácil hablarlo, pero es un poco difícil comprenderlo porque si hablamos del Dios Padre, automáticamente, tú tienes una figura en tu mente de lo que es un padre. Hayas tenido un buen padre o no, tú sabes lo que es un padre, sabes lo que debería hacer, lo que no debería hacer, y por lo tanto, es más fácil conocer y relacionarse con el Dios Padre porque nuestra mente tiene ya una un significado a esa palabra. Si hablamos de Hijo, y hablamos de esa segunda persona de la Trinidad como Hijo, de la misma manera, tú sabes lo que es un hijo, sabes la relación que tiene con un padre, y esa imagen que tienes te ayuda a relacionarse con el Hijo. A la que te digo espíritu, ¿qué tú piensas? Depende de dónde vengas porque, para algunos, lo que piensan como espíritu es Casper, el fantasma; o si eres más nuevo, moderno, lo que lo que piensas en las películas de horror, lo que piensas es en esas imágenes, en esas ideas. Es algo etéreo, es algo que tú no puedes analizar claramente en tu mente. Entonces, por esa razón es que mucha gente solo mira al Espíritu Santo a través de la interpretación de su manifestación de poder. Lo vemos como un viento, lo vemos como fuego, lo vemos como aliento porque esas cosas sí las podemos entender, pero él no es eso, Él es una persona, y para entender esa diferencia, tienes que, entonces, estudiar la Biblia, por dos razones; número uno, si solo te relacionas con el Espíritu Santo por el poder, entonces, usarás al Espíritu Santo para lo que tú necesites, y una fórmula correcta para tú destruir una relación, es usar a una persona, sin tener una relación con la persona. Entonces, hay mucha gente que quiere prender el Espíritu Santo como si fuera un “switch” [interruptor], lo cual podrías hacer si tienes una relación, pero si eso es lo único que tú haces, no vas a construir una relación permanente con Él; y nadie puede tener una relación con poder. El poder solo se puede usar, administrar, manejar; y si ves al Espíritu Santo solo a través de esa figura, esa es la experiencia que vas a tener con Él. Por eso es que tienes que estudiar la Biblia y darte cuenta que Él es una persona.

Hay muchas referencias bíblicas más donde la Biblia dice que se entristece, donde el Espíritu se contrista, donde el espíritu se alegra, donde Él toma decisiones, donde Él se goza; y es así, son descripciones de una persona. El problema es que, como no estudiamos estas cosas, entonces, no hacemos esa diferencia; por lo tanto, no nos relacionamos con Él.

Luego de que estamos claros de que es una persona, definitivamente, debemos entender cuál es el poder de Dios, qué es lo que ese poder representa, y cuál es el propósito de ese poder, para que podamos, entonces, recibir el beneficio de esa expresión de poder del Espíritu Santo en nuestras vidas. 

En Juan 1, lo que vemos es el momento en que el apóstol Juan comienza a introducir y a presentar quién es Jesús y su obra. Cada uno de los evangelistas, Mateo, Marcos, Lucas y Juan, comienza de una manera diferente, presentando quién es Jesús, de acuerdo al público que ellos le van a predicar. Mateo lo presenta como el Hijo, como el Rey, como el Hijo del Rey; Lucas lo presenta como el Hijo del Hombre, así que, tú vas a ir viendo poco a poco cómo se presentan las diferentes genealogías. En unos, vemos la genealogía del Padre, en unos vemos la genealogía de la madre, y todo tiene que ver con qué o hacia quién está dirigido cada uno de estos libros. Ahora, cuando vamos a Juan, Juan utiliza una manera muy peculiar de presentar quién es Jesús, la obra redentora a través de lo que es el poder del Verbo o de la Palabra es lo que dice el verso 1 al verso 4.

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5 La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.” Juan 1:1-5  

Cuando nosotros miramos está descripción, está hablando del poder del ruat, de la Palabra, del Verbo, que es una referencia directa a la persona del Espíritu Santo y a la obra del Espíritu Santo y lo que Él viene a hacer en nuestras vidas.  

Juan 1 está haciendo referencia, claramente, también, al principio de todas las cosas, que lo vemos en Génesis 1; como dice el verso 1: en el principio, creó Dios los cielos y la tierra, y la tierra estaba desordenada y vacía, y el Espíritu de Jehová Elohim se movía sobre la faz de las aguas. Y comienza a hacer esa descripción de cómo, básicamente, por causa del poder creativo del Espíritu Santo, de la persona del Espíritu Santo, todo lo que era un caos, se convierte en orden. Y Juan comienza a introducir a la obra que Cristo venía q hacer en relación con la persona del Espíritu Santo, haciéndonos referencia a que, de la misma manera que en el Antiguo Testamento, en el libro de Génesis, observamos cómo es por el Verbo manifestado que todas las cosas se ordenaron, eso es lo que Jesús va a ser a través de la obra del Espíritu Santo.  

Dicho esto, ¿por qué es tan importante esta declaración? Nunca nosotros podremos desligar la persona del Espíritu Santo de lo que es el poder de la palabra de Dios, tanto escrita como hablada. Cuando vemos la obra del Espíritu Santo, a través de toda la Biblia, siempre va a estar en elemento de la palabra de Dios. La Palabra tiene que estar ahí, de alguna manera u otra; tiene que estar la Palabra inspirada, la Palabra que se manifiesta en tu vida. Esa Palabra es la que se hace carne y se manifiesta, eventualmente.  

Cuando el Ángel se le apareció a María, el Ángel le dice a María: ¿sabes qué?, tranquila, el Espíritu vendrá sobre ti, el Espíritu te va a sobrecoger y tú vas a concebir. ¿Qué fue lo que pasó en ese momento? El Verbo se hizo carne. ¿Qué fue lo que tuvo que recibir María para quedar embarazada? Una Palabra. ¿Cuál fue la declaración de María? No entiendo, pero hágase Tu voluntad, hágase como Tú has dicho. Por supuesto, estamos parafraseando porque María preguntó, pero la contestación que Dios le dio, ella no la entendió porque cuando vemos la conversación, realmente, es como que muy difícil comprenderla; y cuando María, a la larga y a la postre, dice: ¿sabes qué?, hágase como Tú has dicho; lo que está implicando es: Mira, no le entiendo, pero lo voy a recibir. Y ella quedó embarazada de la Palabra, el Verbo se hizo carne, y ese Verbo que se hizo carne en la persona de Jesús, fue el mismo Verbo, fue la misma Palabra, que lo resucitó de entre los muertos. 

Fue lo mismo que pasó con Lázaro. Cuando Lázaro está a punto de morir, le llega una noticia a Jesús: Lázaro ha muerto. Pero ¿que él dice?: él no está muerto. ¿Qué es lo que él manda? La Palabra. Y ¿qué hace la Palabra? La Palabra detiene el tiempo. No cambia instantáneamente lo natural, que es algo que yo quiero que tú entiendas desde ahora; pero la Palabra se queda gravitando en el aire, hasta que esa Palabra se va a manifestar. Cuando Jesús llega allí donde Lázaro, lo que hace es llamar una vez más la Palabra que ya había sido enviada porque aunque, naturalmente, Lázaro había muerto, la Palabra sí había sido enviada, y aquella Palabra no iba a permitir que Lázaro se quedará allí escondido en aquel lugar. Así que, Jesús se paró allí, y dijo: Lázaro, ven fuera. Y esa misma Palabra fue la que agarró a Lázaro y lo sacó de aquel lugar. 

Entiende hoy, que cada Palabra que tú recibes de este lugar, algún día se va a manifestar en tu vida, algún día se va a hacer carne en tu vida. Tú, cada vez que nos lees, quedas embarazado, embarazada del Espíritu de Dios y del Espíritu de la Palabra. Eso no quiere decir que, inmediatamente, todo va a pasar, pero esa Palabra se va incubando, y se va metiendo dentro de ti, y llega un momento donde tú tienes que encomendarte a esa Palabra, un momento donde tienes que decir: voy a dejar mi mente a un lado, y voy a creer la Palabra, punto y se acabó. 

7 Comments
  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 07:20h, 12 October

    Gloria a Dios, aleluya

  • Nelson García
    Posted at 09:27h, 12 October

    Amén así será gracias Señor recibo tus palabras y las pongo por obra y obediencia gracias te alabo y bendigo tu nombre porque solo tú eres Dios amén

  • José Campana Pecho
    Posted at 10:57h, 12 October

    Soy Sano física y espíritualmente, millonario en la riqueza santa en el nombre de Jesucristo se lo envío a Shaddai, Yahwe, Rafa Elohim, El gran Yo Soy…!!

    Haré los propósitos que tengo en mente para mí amado Dios Yahwe ayudando en su creación y manifestando su amor hacia la humanidad

  • MARIANO BLADIMIRO LOPEZ PONCE
    Posted at 15:22h, 12 October

    NO TODOS GOZARAN DE LA PRESENCIA Y AYUDA DEL ESPÍRITU SANTO. JESUS NOS DICE QUE: SI LO AMAMOS Y GUARDAMOS SUS MANDAMIENTOS, EL Y SU PADRE NOS ENVIARAN EL CONSOLADOR (ESPIRITU SANTO), ASI QUE TODO EL QUE HACE LA VOLUNTAD DE DIOS ES QUIEN SI RECIBE AL ESPIRITU SANTO, NADA NI NADIE MAS…..

  • Wiliam Antonio Chacon Vargas
    Posted at 23:46h, 12 October

    Amén recibo esta palabra y doy gracias a Dios por permitirme estar este ministerio que ha edificado mi vida muchas bendiciones.

    • admin2
      Posted at 10:03h, 13 October

      Gracias a ti, Wiliam, por estar siempre conectado! Bendiciones!

  • Mileybi Castillo Aguirre
    Posted at 11:35h, 13 October

    Amén gracias pastor por esta palabra creo fielmente que la palabra que he recibido dara su fruto , bendiciones!!