¡Comienza a caminar! 
14272
post-template-default,single,single-post,postid-14272,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

¡Comienza a caminar! 

La FAA, Agencia Federal de Aviación, está haciendo una encuesta a ver qué piensa la gente acerca del tamaño de los asientos y de la distancia de los asientos de los aviones. Son como unas 28 pulgadas lo que puede existir entre un asiento y otro; eso es lo mínimo que deben tener, y eso es lo que tiene Spirit, por ejemplo, el mínimo. Otras líneas aéreas tienen un poquito más; 30, 31, 32 pulgadas entre asientos; y 4 pulgadas créame hacen una gran diferencia. Aún cuando tú viajas y vas a comprar tus asientos, en los pocos asientos que te dicen que tienen 6 pulgadas de distancia, esas dos pulgadas extra de lo normal hacen una gran diferencia en el viaje. Y la idea es ver cómo se modifica eventualmente la configuración de los aviones. 

Ahora, ¿por qué tanta complicación con los asientos? Esto no es algo tan solo de la aviación. A través de los tiempos, se ha tratado de conseguir la silla perfecta; y hace muchos años atrás se escribió un libro acerca del desarrollo de la silla. Básicamente, el escritor de aquel libro escribió un libro muy interesante, y él decía que, en realidad, nunca se encontrará la silla perfecta. Esto es un arquitecto, y dijo que nunca se encontrará la silla perfecta porque estar sentado no es la posición más cómoda para el ser humano. Este hombre explica qué las únicas dos posiciones cómodas para el ser humano es acostado o de pie. Tú fuiste hecho para estar acostado o estar de pie; sentado, jamás. 

Y la realidad es que la búsqueda de la silla perfecta es en vano porque no existe. Todos tenemos una silla donde nos sentimos más cómodos. Quizás tenemos una silla donde tú has ya logrado acomodar un poco tu cuerpo, pero la realidad es que no es la postura más correcta. Se supone que tú estés durmiendo, descansando acostado, o que estés de pie. Y espiritualmente eso es algo muy interesante porque esas son las dos cosas que el hombre debería hacer: tú deberías dormir y caminar. 

Cada vez que tú te sientas y tienes una vida sedentaria, tienes grandes problemas. Una vida sedentaria, sentado en una silla, tratando de trabajar y hacer las cosas, simplemente, lo que te causa es grandes problemas en todo tu sistema. Es más, está comprobado que en vuelos de más de 2 horas y media, te puede dar una trombosis en el avión; te puede subir un coágulo desde tu pierna y, simplemente, tener un gran problema por la mala circulación por estar sentado en un lugar comprimido; estando en un lugar alto, es toda una complicación. Así que, no es tan fácil; esa es la realidad de la vida. 

Tú no fuiste hecho para estar sentado. Tú fuiste hecho para caminar, para conquistar, para seguir hacia adelante. Fuiste hecho para estar en movimiento, para descansar y levantarte al otro día a conquistar, a levantarte. Tú esta noche debes dormir las horas que debes descansar, para mañana comenzar a caminar para alcanzar lo que Dios te ha prometido. Y la idea de Dios siempre ha sido que el hombre camine, que el hombre conquiste, que el hombre no se detenga. 

Es una idea del enemigo el tenerte de una forma sedentaria, sentado, tratando de buscar una posición cómoda. La posición cómoda de toda persona es caminar, es avanzando. Por eso las últimas palabras de nuestro Señor Jesucristo a los discípulos, en el libro de Mateo, capítulo 28, son muy sencillas: toda potestad me ha sido dada en el cielo y en la tierra; por tanto, id, go, muévete, sal de ahí y haced discípulos a todas las naciones. 

Comienza a caminar, ten movimiento, muévete hacia delante y conquista. Tú fuiste hecho para conquistar, para caminar, para avanzar; y no debes estar sentado ni un momento de tu vida. 

Ojalá la iglesia entienda eso. Hemos estado viendo cómo nuestro Señor Jesucristo viene a restaurar la obra que se había perdido. Adán pierde el huerto del Edén por el pecado, y lamentablemente, desde ese momento, el hombre ha tratado de volver a entrar en esa dimensión. Nuestro Señor Jesucristo viene a ser el último Adán, y a través de la obra redentora de Jesús, nosotros tenemos acceso a ese huerto del Edén en el presente, en el ahora, en este momento; a esa vida de plenitud y de comunión con Dios constantemente. Lamentablemente la gente ha pospuesto esa experiencia, esperando que sea en el futuro, esperando que sea en el mañana, en el más allá, cuando en realidad, debe ser una experiencia del más acá, para hoy. 

Hemos hablado acerca del poder de la salvación y lo importante de entender lo que es la salvación. En 1 Pedro, el apóstol dice que es mejor pasar por sufrimientos o por dolores haciendo el bien, que haciendo el mal; es mejor vivir para Dios, que no vivir para Él, aunque vivir para Dios comoquiera te va a traer dificultades. 

Ahora bien, la salvación de Dios no es algo solo para el más allá, sino que es algo para el más acá. La iglesia, por lo general, ha predicado la salvación solo para llenar el cielo, para que la gente vaya para el cielo; la gente predica salvación solo para transformar la vida eterna, para el futuro; pero el poder que te salva en el mañana, es el poder que también te salva en el hoy. La salvación no puede ser aplicada solamente para la vida eterna, para estar en la presencia de Dios en el más allá; tiene que ser aplicada para tu vida en el día de hoy. 

El poder de resurrección te demuestra que tu vida aquí y ahora puede ser transformada; tu matrimonio, tus hijos, tu hogar, tus finanzas, tu salud. La salvación es un complemento de un montón de cosas que no tan solo es la vida eterna, sino es la paz en tu corazón, es la paz en tu mente, es la paz que sobrepasa todo entendimiento, es la capacidad de avanzar, de progresar, de triunfar, de tener éxito en este mundo; es la capacidad que tenemos, a través del Espíritu Santo, de nosotros cumplir con la misión de Dios. Y si la iglesia no entiende eso, entonces, damos no tan solo nuestra vida por perdida, sino este planeta por perdido, y tenemos mucha gente en la iglesia luchando por su vidas y no luchando por la tierra; luchando por ellos y no por la tierra. 

Hay mucha gente en la iglesia tan solo sobreviviendo por un tiempo hasta que, un día, allá arriba, tengamos total paz, hasta que un día allá veamos la gloria de Dios; pero la Biblia no dice que la gloria de Dios va a ser vista en el cielo. La palabra del Señor declara que la tierra será llena de la gloria de Dios, y los únicos que vamos a llenar la tierra de la gloria de Dios somos nosotros, si nos atrevemos a caminar aquí en la tierra. 

7 Comments
  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 07:54h, 04 October Reply

    Aleluya, Gloria a Dios

  • Ángel Manuel Rodríguez Cruz
    Posted at 08:42h, 04 October Reply

    Amén 🙏🏼

  • Marttha
    Posted at 10:35h, 04 October Reply

    Aleluya Gloria a Dios

  • Nelson García
    Posted at 11:18h, 04 October Reply

    Amén amén gracias Señor por amor por tu gracia y tú favor gracias por mi vida y la de mis hijos mi madre y hermanos

  • Wiliam Antonio Chacon Vargas
    Posted at 14:01h, 04 October Reply

    Amén así es. Muchas bendiciones y saludos

  • rudy guzman
    Posted at 16:15h, 05 October Reply

    gracias, es un gran mensaje, yo también creo que aquí en la tierra podemos traer el cielo, por medio de nosotros y tener éxito de la mano del “ESPIRITU” “SANTO”, gocemos aquí en la tierra y celebremos en el cielo la victoria de “CRISTO”, yo tengo una visión espacial de todo esto.
    salimos de la tierra cuando nacimos como naves espaciales hacia la Nueva Jerusalén, pero en ese camino hacia la nueva Jerusalén, la falta de sabiduría y cuidado con nuestra conducta, nos apartamos de este camino nos saco de rumbo varios grados, algunas naves fueron muy dañadas que están a la deriva, pero el pedido de auxilio de naves que están en el camino (iglesia) para la nave nodriza que es “JESUS”, entonces el nos busca pero al encontrarnos, la nave nodriza no nos puede remolcar hacia el buen camino si nuestro acople de la nave no se abre (nuestro corazón) si nosotros nos acoplamos con la nave nodriza “JESUS”, nos lleva de nuevo al camino bueno pero la nave nodriza “JESUS” para evitar que nos salgamos del camino, vino a nuestra nave un navegante experto y poderoso el “ESPIRITU” “SANTO”, si hacemos lo que nos indica este navegante experto y poderoso, nos mantendremos en el camino bueno y llegaremos a nuestro destino anhelado LA NUEVA JERUSALEM CELESTIAL, saludos Bendiciones.

  • Mirta Pérez
    Posted at 21:15h, 09 October Reply

    Amén y Amén, gracias Señor por tu amor , por tu gracia, bendice mi vida, a mi madre, a mi hija, a mi familia,, para ti sea toda la Gloria Señor, que éste viaje q emprendimos el 22/09, tenga éxito en el nombre poderoso de Jesús Amén y Amén. Dios lo Bendiga pastor.

Post A Comment