No naciste para estar oculto
14144
post-template-default,single,single-post,postid-14144,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

No naciste para estar oculto

Jesús llevaba treinta años escondido, en lo oculto, siendo un carpintero, viviendo en Egipto, en la oscuridad.  No se sabe nada de Jesús, desde la edad de doce años hasta los treinta.  Por miedo, se fueron a esconderlo en Egipto, para que no lo mataran, para que tuviera una vida, para que sobreviviera.  Por treinta años, nuestro Señor Jesús estuvo haciendo un oficio para el cual él no nació.  Por treinta años, estuvo en medio de aserrín, de clavos y madera, cómodo en un lugar con riquezas porque a la edad de dos años los reyes llevaron riquezas para sostenerlo durante los próximos veintiocho años.  Y por treinta años, aquel a quien Dios había enviado, estaba haciendo un oficio para el cual él no nació.  Aquel oficio que él estaba haciendo, tenía que hacerlo que para vivir en ese tiempo, pero no era el oficio que le daría vida ni el oficio que nos daría vida a todos nosotros.  

El problema de muchos es que, muchas veces, nos acostumbramos a vivir en lo oscuro, escondidos, para poder sostenernos, para poder simplemente vivir.  Aprendemos una profesión, un oficio, y basado en eso, arreglamos toda nuestra vida, cuando en lo interior de cada uno, sabemos que fuimos hechos para algo más grande y poderoso.  Te consuelas pero te martirizas porque, cuando vez el resultado de lo que estás haciendo, te pones a decir: yo tengo que hacer algo más.  Pero no estás dispuesto a hacer algo más para alcanzar lo que tienes que hacer, simplemente, porque lo que estás haciendo, te da suficiente para lo que estás haciendo hoy.  Entonces, te quedas ahí y te quejas de lo que ocurre alrededor y de que podrías hacer más, pero no estás dispuesto a hacer lo que tienes que hacer para que puedas hacer todo aquello para lo que Dios te llamó; y prefieres estar en lo oculto, sabiendo que no naciste para eso.  

Jesús no nació para  ser carpintero.  Él no nació para ser carpintero, para hacer muebles, para hacer sillas.  Lo tuvo que hacer; se escondió por treinta años porque, como persona prudente e inteligente, ante una amenaza, hizo lo correcto.  Pero hay un momento donde hay que salir del escondite y aceptar el verdadero llamado de Dios para tu vida, porque hay voces en el desierto que claman y dicen: necesitamos que llegue el Mesías, el Salvador, alguien que transforme estas cosas, que cambie lo áspero en algo liso, que lo alto lo ponga llano.  

Tú no eres el salvador de este mundo, pero hay voces en el desierto clamando para que tú salgas de la oscuridad en que estás porque hay gente que recibirá empleo, no porque el gobierno le dé dinero, sino porque tú levantarás tu empresa.  Hay gente que necesita que tú te levantes, que tú salgas a enseñarles, que tú te levantes.  

Tú tienes que atreverte a conquistar, sabiendo que el llamado que Dios te ha dado es más grande que simplemente una profesión.  El llamado que Dios te ha dado es para que esta Tierra sea conquistada para siempre, para la gloria de Dios; y nadie te debe hacer menospreciar eso en tu vida.  Pero hace falta una voz que te despierte a esa realidad.  

Juan el Bautista, cuando vio a Cristo allí, le dijo: tú eres el que estamos esperando, el que estamos llamando.  Y hoy te decimos que tú eres el que tu familia necesita, tú eres el que tu ciudad necesita, tú eres el que tu país necesita, tú eres.  

Deja de estar preguntando cuándo se levantarán nuevos políticos en tu país que ayuden a cambiar las cosas.  Tú eres el que puedes hacerlo.  Lo que pasa es que sigues en el lugar de comodidad sin nada que te rete.  Siempre tiene que haber voces que te reten, gente que te provoque, que te digan que hay algo más que conquistar.  

Cuando Jesús se va, entendiendo que Juan el Bautista le está diciendo que él era, y él entra a esa realidad, se va al desierto.  Eventualmente, cuando sale, lo primero que va es a una fiesta, a las bodas de Canaán de Galilea.  Y en Juan 2, cuando llega allí, se acaba el vino.  Y la mamá va y le dice: se acabó el vino.  Y Jesús le dijo: mujer, ¿qué tienes conmigo?; aún no ha llegado mi hora.  Pero ella les dijo a todos los que estaban allí: hagan lo que él diga.  En otras palabras: tú estás aquí y yo sé quién tú eres y para qué Dios te trajo, así que resuelve, haz lo que tienes que hacer.  Y ante aquella petición, Jesús mandó a buscar agua y se cambió en vino, y la Biblia dice que después de eso, los discípulos comenzaron a creer en él.  

Siempre hace falta un Juan el Bautista que te saque de la oscuridad, y siempre hace falta una María que te provoque a tomar una decisión para que tu vida cambie para siempre y entres en lo que Dios tiene para ti.  

Que este mensaje sea esa voz, ese Juan el Bautista, esa María de tu vida que te provoque a hacer algo más grande, para que te atrevas a decir que vas a conquistar algo más poderoso, que vas a hacer algo más grande para el Señor, para que te atrevas a luchar.  

Hay alguien hoy en el desierto clamando que tienes que salir de tu escondite.  Tu tiempo es ahora para levantarte, en el nombre de Jesús. 

10 Comments
  • Asenet Salazar
    Posted at 07:26h, 06 September

    Amen Alabado séa nuestro Señor Jesucristo su fidelidad es grande gracias por estas palabras se que Dios lo usa de una forma sobre natural bendito Dios

  • Nelson Rafael García Quinto
    Posted at 09:22h, 06 September

    Amén yo lo creo y me levantaré y saldré del escondite y aré todo para lo cual el Señor me envía amén aleluya

  • Carlos Alberto Torres Bonilla
    Posted at 09:48h, 06 September

    Amén, gracias Pastor, Bendiciones

  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 10:00h, 06 September

    Amén y amén, Gloria a Dios

  • FREDIS SOLIZ
    Posted at 10:46h, 06 September

    AMÉN 🙏🙏🙏
    GLORIA A DIOS
    BENDITO ES MI PADRE CELESTIAL,

    BENDICIONES PASTOR, SALUDOS DESDE HONDURAS C.A

  • Mary Isabel Carrasco
    Posted at 11:41h, 06 September

    Tremendo tremendo gracias padre tu eres mi padre poderozo alabado seas mi Dios en quin yo creó y confio gracias por esta palabra bendiciones Dios me lo bendiga Pastor

  • Ana Marcela portilla luna
    Posted at 11:47h, 06 September

    Gracias por tan hermosa reflexión pido oración continua.

    La salud protección bienestar de mis hijos: María José Tarazona portilla y Jesús Manuel Torres portilla Dios los guarde y proteja.

    Por mi Hogar y matrimonio de Ana Marcela portilla luna y leo vigildo torres almario.

    Por mi empleo que se me abran las puertas como regente de farmacia.

    La salud de Aminta y Pablo mis padres.

    Gracias muchas gracias

  • Marttha
    Posted at 14:16h, 06 September

    Amén
    Sr qué se cumpla tú propósito en mi vida

  • Wiliam Antonio Chacon Vargas
    Posted at 19:29h, 06 September

    Amén así es tener valentía y coraje para alcanzar promesas de Dios.

  • Ysa Miranda
    Posted at 08:02h, 08 September

    Amén !!! Tremenda palabra gracias Pastor Otoniel Dios lo bendiga 🙏🙏🔥🔥