Renuévate sin perder tu esencia
14007
post-template-default,single,single-post,postid-14007,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Renuévate sin perder tu esencia

¿Qué hacemos si los tiempos han cambiado? Los tiempos cambian, pero Dios sigue siendo el mismo. Las cosas hay que modernizarlas, y no hay problema con eso, pero una cosa es modernizarlo, y otra es dañarlo, y otra es sustituirlo por completo.
Hay envases de leche modernos. Anteriormente eran de cristal. Hubo un tiempo que lo que había eran cubos de leche; ordeñabas la vaca, calentabas la leche y la guardabas. Pero hoy eso es impráctico. No podemos tener la nevera llena de cubetas, así que es práctico tener un envase moderno, pero el envase no puede cambiar lo que está dentro.
En la vida, es así. Lo original se puede modernizar sin sustituirlo. Definitivamente, en los tiempos que vivimos, la iglesia tiene que saber que son tiempos modernos. Tenemos que tener, quizás, una pantalla, cámaras, tenemos que transmitir, tienes que modernizarse sin perder tu esencia, lo que es original. Y hay que modernizarse, hay que hacerlo; las redes sociales, por ejemplo, son indispensables. A través de un post, puedes salvar una vida. Pero no podemos cambiar lo que es verdadero; la oración, el ayuno, nuestro tiempo de intimidad con el Señor, la lectura de la Palabra, el ir a la casa de Dios, presentarnos ante Él con nuestros diezmos y ofrendas. El día que haces eso, dañas la verdadera razón de ser.
Juan Valdéz es una empresa cafetera muy grande en Colombia. Se dice que esta es la empresa que cambió la industria del café a nivel mundial. Juan Valdéz no es el nombre del dueño, sino un personaje ficticio que crearon. Juan Valdéz es como una cooperativa a la que pertenecen miles de empresas cafeteras. Es como una franquicia, como si todos los cafeteros produjeran un mismo café. El personaje original fue uno ficticio; un campesino de Colombia que bajaba con su burrito y llevaba el café. Así fue en sus comienzos. Pero comenzaron a ver cómo podían llegar a la nueva generación, y a alguien se le ocurrió la idea de que había que modernizar a Juan Valdéz. Pero no funcionó; no dio el resultado esperado, y se tuvo que volver a una versión más moderna del original. Esto porque, luego de contratar muchos consultores, uno de los más importantes, les dijo: tienen que volver a esa imagen, porque esa imagen es la que demuestra la verdadera esencia del porqué se hizo esa esencia. Dijo el consultor: esa imagen la da orgullo al país de Colombia, demuestra que el café que todos toman no sale de cualquier sitio, sino que hay alguien detrás de eso, alguien que va y siembra, que recoge el grano y lo tuesta, que lo muele y lo pone en un saco y lo lleva. La sociedad tiene que entender de dónde sale. Fue por causa de este Juan Valdéz que la gente comenzó a tener consciencia de que los países tenían cafés diferentes y que sabían diferente; y que una cosa es tomar café colombiano, y otra cosa es tomar café puertorriqueño. Tenían que volver a la esencia, modernizarlo, pero que siempre la imagen quedara correcta porque esa imagen es la que provocó que la industria en el mundo cambiara para siempre, por lo que dice eso detrás.
Y el problema en nuestros hogares, familias e iglesias, es que tratando de modernizar, perdemos la esencia, lo que no podemos perder.
Cuando miras la vida de estos hombres de Dios, Abraham, Isaac, Jacob, son un gran ejemplo de cómo, de generación en generación, se transfirieron unas cosas que no son negociables, cosas que no se pueden cambiar.
Veamos la trayectoria de la familia de Abraham. Esta gente fueron excepcionales porque fueron capaces de corregir los errores que cometieron en el pasado, arreglarlos, pero permaneciendo con su esencia; y las cosas que no eran negociables se transfirieron de generación en generación. Por ejemplo, Abraham aprendió que su clave en la vida era hacer altares, lugares sagrados; dondequiera que iba hacía un altar, le daba una ofrenda a Dios. Aquello era tan poderoso que cuando Josué iba a cruzar el Jordán, la instrucción fue: hagamos un altar dentro del río, y uno fuera del río. Porque ellos aprendieron a marcar los lugares sagrados; y esto fue quinientos años después. Porque el pueblo de Dios sabía que en los lugares donde Dios se encuentra contigo hay que marcarlos, son lugares especiales, sagrados. Y eso tienes que enseñarles a tus hijos. Cuando tú vas a la iglesia, vas a la casa de Dios, y hay lugares, espacios que son especiales. Abraham les enseñó eso a sus hijos; les enseñó a abrir pozos. Abraham era próspero porque aprendió a descubrir el agua secreta en el desierto, y dondequiera que iba, encontraba el agua, y aprendió que no importa dónde te pongan, tú puedes prosperar. Si te ponen en el campo, allí tú prosperas; si te ponen en el desierto, allí tú prosperas; si te ponen en el monte, allí tú prosperas. Él les metió eso en la cabeza y en la consciencia a sus hijos. Y algo que tú tienes que enseñar a tus generaciones es que no importa bajo qué circunstancias tú estés, dónde te pongan; si te ponen en el desierto, encuentra el agua del Espíritu Santo, encuentra los lugares profundos. Hay lugares que Dios tiene para ti reservados, que pueden hacer que cambie tu desierto; pero si les enseñas a quejarse, a chismear, nunca harás la diferencia en ellos.
Abraham cometió errores. Cometió el error de ir a Egipto, cometió el error de acostarse con Agar. Isaac repitió uno de esos errores; también regaló a su esposa, pero Dios lo detuvo. Isaac no fue a Egipto, sino que ordenó su vida. En Génesis 26, puso el orden correcto: puso un altar, puso la tienda y después puso los pozos. Esto, queriendo decir: arreglé lo mal que hizo mi papá. Entre Jacob y Abraham, el único que no tuvo dos esposas fue Isaac. Así que hizo las correcciones.
Las generaciones tienen que corregir lo malo que se hizo en el pasado, sin dejar de hacer lo bueno que nos ha traído hasta aquí.
Isaac tenía una consciencia de bendecido. Por eso era que no peleaba con nadie. Abría un pozo y peleaban por él y él lo dejaba. Porque esa es la consciencia de un bendecido, una de que no tiene que pelear por nada porque dondequiera que vaya, Dios le va a prosperar, a bendecir, le va a dar un lugar amplio. Isaac tenía consciencia de bendición, y se la pasó a sus hijos. Jacob estaba obsesionado con la bendición; Esaú estaba obsesionado con la bendición. Jacob luchó por tener una bendición. Y las generaciones tienen que encargarse de preservar aquellas cosas que no tienen sustitución.
No hay sustitución para un abrazo de un padre a un hijo, no hay sustitución para un abrazo de una madre a un hijo, no hay sustitución para una bendición. ¿Tus hijos no quieren que tú los bendigas? Bendícelos comoquiera, bésalos comoquiera. Declara la palabra de Dios sobre sus vidas. Un día lo van a querer porque es que no hay sustitución para eso.
No hay sustitución para la oración. No hay sustitución para ir a la casa de Dios. No hay sustituto. Podemos modernizarnos, y tenemos que hacerlo; tenemos una iglesia en línea, y ellos se van a tener que encargar de recibir lo que nosotros no podemos darles.

8 Comments
  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 07:30h, 05 August

    Gracias Señor, Gloria a Dios

  • Sonia
    Posted at 08:35h, 05 August

    Bendecido día, Pastor, así es la esencia debe permanecer. Un abrazo fraterno desde Colombia

    • Marivanet
      Posted at 08:56h, 07 August

      Te bendigo Sonia.

  • Nelson García
    Posted at 09:37h, 05 August

    Amén así sea así será gracias Señor por tus palabras que llame dan más vida aun te alabamos y bendecimos tu nombre porque no hay otro como tú Señor

  • Maryori
    Posted at 10:32h, 05 August

    Amén

  • Jazmin Polanco
    Posted at 17:01h, 05 August

    Amén 🙌 🙌 bendiciones para usted y su familia. Gracias por compartir las bendiciones que Dios puede darnos si la sabemos buscar 🙏

  • Marttha
    Posted at 10:52h, 08 August

    Amén Aleluya
    Gracias por tanta sabiduría
    Bendiciones Pastor Otoniel

  • Martha Obando
    Posted at 01:24h, 15 August

    Gloria a Dios