Nuestro tiempo de adoración a Dios es sagrado
13898
post-template-default,single,single-post,postid-13898,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Nuestro tiempo de adoración a Dios es sagrado

Tú no puedes ofrendar, sino hasta que has diezmado.  Luego de entregar la décima parte de tu ingreso, de tu incremento, entonces, comienzas a ofrendar.  Sin embargo, tú puedes sembrar una semilla de fe en un momento de crisis.  Quizás no puedes diezmar porque no tienes, no has recibido dinero ni nada; por lo tanto, lo que das no se considera diezmo, sino una ofrenda de fe, una expectativa, una semilla creyéndole a Dios por un milagro.  

Tú no puedes ofrendar, sino hasta que diezmas.  Si tú eres creyente, si eres parte del reino de Dios y no diezmas, al dar una ofrenda lo que estás es diezmando.  A veces, las múltiples ofrendas no completan ni el diezmo.  Si entiendes que no puedes ofrendar, entonces diezma.  Ya después que diezmas, entonces puedes ofrendar en la medida que Dios te vaya dando.  Pero mientras no hayas dado la cantidad de lo que sería la décima parte, no has completado tu diezmo; por lo tanto, no se considera una ofrenda, según la palabra de Dios.  

Ahora bien, cuando hablamos de una semilla de fe en un momento donde no tienes, donde hay una crisis, donde hay una economía complicada, donde no hay incremento en tu vida, donde no estás recibiendo, tú puedes dar una ofrenda o una semilla de fe.  El poder de esa semilla es por causa del contexto en el que estás viviendo en ese momento.  

El momento en el que estás viviendo, hace que tu ofrenda pueda mover la mano de Dios a tu favor.  

3 Comments
  • Alicia Farías González
    Posted at 07:55h, 04 July

    Gracias a Dios por sus vidas Pastor Otoniel bendecidos…

  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 10:02h, 04 July

    Amén, gracias

  • Wiliam Antonio Chacon Vargas
    Posted at 20:42h, 04 July

    Amén y bendiciones