Que la Presencia de Dios se quede en Nuestra Casa
13867
post-template-default,single,single-post,postid-13867,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Que la Presencia de Dios se quede en Nuestra Casa

Hay películas que nos muestran historias románticas del pasado que a todos nos hicieron vivir momentos bonitos, memorables; nos hicieron soñar con esas escenas.  Y la gente, en particular los cristianos, no han entendido de qué trata la Biblia.  No es un libro meramente de historia, aunque tiene historia; no es un libro de ciencia, aunque tiene ciencia.  De principio a fin, es una saga de amor.  Es Dios con el deseo de caminar con el hombre y hacer todo lo posible, perdonando todo para encontrarse y vivir permanentemente con el hombre.  Es Él preparando a la novia con la que se va a casar.  Si le sacamos el amor de Dios por el hombre a la historia, perdemos el punto principal.  Por eso, no importa lo que pase, cuando veas la palabra, mira siempre el amor de Dios hacia el hombre.  

“De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”  Juan 3:16  

No se nos dice por qué razón Dios lo hizo porque Él no necesita otra más allá que su amor por nosotros.  El que ama, ama sin razón, simplemente ama; y así es Dios.  

Hemos estado viendo varios encuentros de Dios con el hombre, donde claramente vemos su deseo de habitar en medio nuestro.  Todas estas historias apuntan a la obra redentora de Cristo, pero ese no es el ángulo que estamos viendo en esta ocasión.  Además, Dios visita al hombre, pero Dios quiere hacer de tu vida una habitación permanente.  Pero aprendamos de estas experiencias.  

Vimos a través de la historia de Abraham, en Génesis 18, que tú tienes que demostrarle a Dios con tu actitud, que tú quieres que Él se quede.  Abraham les dijo a aquellos varones que no se fueran e hizo todo por que se quedaran.  Ellos no podían irse porque aquel mensaje no era para Abraham, sino para Sarah.  Sarah necesitaba escuchar de primera mano lo que, por años, Abraham llevaba escuchando.  

9 Y le dijeron: ¿Dónde está Sara tu mujer?”  Génesis 18:9  

Y hoy desde el cielo se escucha la voz de Dios preguntando por los tuyos, buscándolos, procurando un encuentro con ellos porque también ellos tienen que oír directamente de Dios.  Dios no te llamó solo a ti, sino a toda tu casa porque el milagro que Dios va a hacer, lo va a hacer en familia.  Dios no vino tan solo a visitarte a ti.  Abraham salió a encontrarse con ellos porque los hombres de fe salimos al encuentro, pero Dios busca a aquellos que todavía no lo han oído.  Lo que tú has oído, lo que has vivido de Dios, tus familiares lo van a oír, Dios se les va a aparecer.  Dios va a visitar tu tienda, tu casa, y va a comenzar a hablarles.  

Con Abraham y Sara, Dios lo que quiere es mostrárseles fiel, comenzando una historia de amor, para eventualmente enviar a su Hijo a morir por nosotros.  Visitó a Abraham y el milagro no se había dado todavía, y visitó a Sara; y de la misma manera, te visitó a ti, y va a visitar también a los tuyos.  Él va a hacer todo por amor.  Créeme a Dios.  

10 Entonces dijo: De cierto volveré a ti; y según el tiempo de la vida, he aquí que Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara escuchaba a la puerta de la tienda, que estaba detrás de él. 11 Y Abraham y Sara eran viejos, de edad avanzada; y a Sara le había cesado ya la costumbre de las mujeres. 12 Se rió, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo? 13 Entonces Jehová dijo a Abraham: ¿Por qué se ha reído Sara diciendo: Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja? 14 ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo.”  Génesis 18:9-14  

La primera reacción de Sarah es reírse, en un acto de incredulidad; pensó que era imposible que Dios se acordara de ella y ella pudiera disfrutar de aquello.  No dijo nada, pero Dios se dio cuenta y pregunta por qué se ríe.  

Muchas veces, Dios te va a decir cosas que, de primera intención, te van a sacar carcajadas; vas a pensar que no puede ser; piensas que sería maravilloso, pero que ya no va a pasar.  

Y Dios la pone a pensar, diciendo: ¿habrá algo difícil para mí?  

Si tú quieres salir de toda duda, en ese momento complicado, cuando Dios te diga lo que va a hacer, pregúntate: ¿habrá algo imposible para Dios?  Y tu respuesta automática tiene que ser: No; no hay nada difícil para Dios, no hay nada que Él no pueda hacer.  

Definitivamente, aquel encuentro no era para nadie más que para Sara.  Ella necesitaba escuchar que todavía el propósito de Dios se iba a cumplir.  

A tus familiares que aún no creen y lo que hacen es reírse de lo que Dios ha dicho que va a hacer, déjalos que se rían, pero que lo oigan porque la palabra que Dios dijo que iba a cumplir sobre sus vidas, Él la va a cumplir.  Dios se va a encontrar con los tuyos, y todo va a cambiar.  Cuando Dios llama a uno, llama a toda la familia.  Ninguno se va a perder.  Dios quiere visitar tu tienda, tu casa, tu hogar.  

Estos tres mensajeros no eran para Abraham, sino para Sarah.  Oramos que Dios envíe mensajeros a los tuyos en el momento apropiado, en el momento preciso.  A veces, perdemos toda esperanza de ver a toda nuestra familia en el lugar donde debería estar.  Pero ten la firme convicción de que, aunque tú no sepas cuánto tiempo va a tomar, Dios va a visitar tu tienda.  Los tuyos lo van a escuchar; de primera intención, no lo van a creer, pero lo van a escuchar, y lo que Dios dijo que iba a hacer con ellos, lo va a hacer.  

La pregunta de Sarah fue muy interesante: ¿cómo siendo tan vieja tendré deleite?  En ocasiones, nos rendimos de tal manera que pensamos que ya hemos vivido tanto y pasado tanto, que pensamos que no tenemos deleite.  Nos conformamos, vivimos frustrados, arrepentidos por lo que hicimos y lo que no.  Sara estaba cuestionando que Dios quisiera darle deleite, gozo, que quisiera hacer algo con ella para hacer de su vida una de propósito y darle deseo de vivir, de ver la luz del sol.  

De la misma manera, hay quien ha pensado que murió a sus sueños, que no lo pueden tener, que no va a pasar.  Aún en la iglesia, se ha enseñado que la vida de un cristiano es una vida de sufrimiento y dolor.  La vida no es fácil, pero la Biblia dice que Dios nos da el disfrutar de todo lo trabajado, que la bendición de Jehová es la que enriquece y no añade tristeza con ella.  El salmista decía: bendito sea Jehová, quien me colma de beneficios todos los días, Él es el Dios de mi salvación.  

El Dios al que tú sirves no te evita los problemas, pero te promete deleite en medio de las crisis, de las situaciones.  

Dios va a visitar tu casa.  La historia romántica de Dios con tu casa no ha terminado. No se acaba el último capítulo sin que tú sepas que Dios ya hizo algo, hizo todo por encontrarse a los tuyos y salvarlos.  La Biblia dice en el libro de Hechos: Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu casa.  Dios lo ha dicho y hecho con otros, y Él no hace excepción de personas.  Él lo va a hacer también por ti.  Cree hasta el último momento.  Dios va a visitar a los tuyos; alguien les va a decir de parte de Dios: hay propósito para tu vida.  Puede que los tuyos se rían, que piensen que están locos, pero que se rían como les dé la gana porque si Dios te lo prometió a ti, Él se va a encontrar con ellos.  

Dios hoy te dice: pronto te voy a dar deleite.  Y el primer deleite que Él te va a dar es que tú y los tuyos van a recibir lo que Él les prometió. 

5 Comments
  • Nelson García
    Posted at 07:27h, 23 June Reply

    Amén amén yo lo creo se que recibiré tus bendiciones gracias Señor gracias por visitar mi casa y sentarte con nosotros

  • MARTHA LUCIA HERNANDEZ
    Posted at 14:24h, 23 June Reply

    Amén amén por todas las bendiciones gracias Señor por tus misericordias y por estar en nuestra casa te damos
    toda la Gloria a ti mi Señor Jesucristo,recibiremos todas bendiciones lo creemos.ALELUYA, ALELUYA

  • Natalia Herrera
    Posted at 16:10h, 23 June Reply

    Yo declaro por mi deleite en el nombre poderoso de Jesús, confío que DIOS va obrar en mi vida, amén.

  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 17:25h, 23 June Reply

    Amén, Gloria a Dios

  • Isolda Aldape Pulido
    Posted at 10:02h, 24 June Reply

    La Gloria sea para Dios, cada palabra es reconfortante. Gracias Padre Eterno.

Post A Comment