Un Nuevo Tú para lo Nuevo de Dios  
12486
post-template-default,single,single-post,postid-12486,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Un Nuevo Tú para lo Nuevo de Dios  

No puedes pasar a lo nuevo, si no tienes la mentalidad correcta.  Para que perdure lo nuevo de Dios en tu vida, tú tienes que tener la mentalidad correcta, la consciencia correcta.  

6 Así dice Jehová, el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas;”  Isaías 43:16  

Es Dios quien abre un camino donde, realmente, naturalmente hablando, no se puede abrir.  Abrir camino en un lugar donde se puede, eso lo hace cualquiera.  Dios abre camino donde tú no puedes, en el mar; y senda, en las aguas impetuosas.  

17 el que saca carro y caballo, ejército y fuerza; caen juntamente para no levantarse; fenecen, como pábilo quedan apagados. 18 No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. 19 He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.”  Isaías 43:17-19  

La Nueva Traducción Viviente lo dice de esta manera:  

16 Yo soy el Señor, que abrió un camino a través de las aguas, e hizo una senda seca a través del mar. 17 Yo llamé al poderoso ejército de Egipto  con todos sus carros de guerra y sus caballos. Los sumergí debajo de las olas, y se ahogaron;  su vida se apagó como mecha humeante. 18 »Pero olvida todo eso;   no es nada comparado con lo que voy a hacer.”  Isaías 43:16-18  (NTV)  

La introducción que se hace de Dios en estos versos es mirando al pasado, pero ahora dice que no mires el pasado, que lo olvides todo.  Cuando te lanzas a lo nuevo de Dios, el error que tiendes a cometer no es mirar el pasado, sino la forma en que lo miras.  Si Dios ha hecho algo grande en tu vida, olvida todo eso porque no es nada comparado con todo lo que Él va a hacer.  

El problema no es mirar el pasado, sino mirarlo incorrectamente.  El dilema es que, muchas veces, miramos el pasado para comparar, cuando el creyente no debe mirar el pasado así.  El creyente que espera algo nuevo de parte de Dios, ve el pasado con expectativa, sabiendo que Dios ha hecho algo, pero que puede hacer algo mayor.  La gente mira el pasado para comparar, para decir: yo sembré aquella semilla y en tres días tuve la cosecha, y mira cómo estoy viviendo hoy; sembré, y todavía no veo el fruto.  Comparan la forma en que fueron tratados en un momento, y juzgan a Dios al comparar.  Por eso Dios dice: olvida eso porque no se compara con lo que puedo hacer.  Mira tu pasado no para comparar, sino con la expectativa de lo que Dios va a hacer porque, si ya Dios lo hizo, Él lo puede volver a hacer y lo va a hacer más grande en tu vida porque lo que requiere esta temporada es mucho más grande.  Los procesos que has tenido que pasar para cruzar esa puerta hacia lo nuevo de Dios para tu vida, han sido grandes, pero es porque más grande es eso nuevo que Él tiene para ti.  

Nunca más te compares con tu pasado.  Hay algo nuevo que se manifiesta y para que se manifieste algo nuevo, tú tienes que tener la expectativa correcta.  

19 Pues estoy a punto de hacer algo nuevo.  ¡Mira, ya he comenzado! ¿No lo ves? Haré un camino a través del desierto;  crearé ríos en la tierra árida y baldía.”  Isaías 43:19  (NTV)  

Ya Dios ha comenzado a hacer algo, pero te estás fijando más en el pasado que en lo que ya Dios está haciendo para dirigirte a lo nuevo que tiene en tu futuro.  Ya Dios está haciendo algo, lo que tienes es que verlo.  Más grande que lo que Dios ha hecho es todo lo que puede hacer.  Trasciende, pasa la puerta hacia lo nuevo, a pesar de lo cansado que estés; pasa la puerta, fijándote en todo lo que Dios ha hecho, pero con la expectativa de todo lo grandioso que puede hacer.  Es de ahí que viene la esperanza.  

Expectativa es la esperanza de realizar y conseguir eso nuevo que Dios tiene para tu vida.  Es entender que hay una posibilidad real de que, por fe, en tu vida, algo va a suceder.  Cuando tú entiendes esto, se contesta una de las preguntas que tiene que haber surgido en tu vida, en particular en tiempos como estos de pandemia: y ahora, ¿qué pasará con nosotros?  

En ese tiempo de encierro, cuando no se sabía si habría ayudas siquiera, tienes que haber pensado: y ahora, ¿qué?  Habían dicho que era para dos semanas, y se extendió un mes; y ahora, ¿qué?  Pero cuando tú estás consciente de la esperanza de eso nuevo que Dios puede hacer en tu vida, aún cuando has perdido las fuerzas, aún cuando tanto se ha visto alterado, cuando miras realmente la esperanza correcta, se contesta esa pregunta del “ahora, ¿qué?”.  

3 Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, 4 siempre en todas mis oraciones rogando con gozo por todos vosotros, 5 por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; 6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;”  Filipenses 1:3-6  

Gracias damos a Dios que en medio de toda esta crisis y de cualquier problema, todavía tú permaneces en la fe, en la palabra del Señor.  Damos gracias a Dios de que hayas permanecido, persuadidos que el que comenzó la buena obra en tu vida, la perfeccionará.  Ten la convicción y la respuesta del “y ahora, ¿qué?”.  Y la respuesta es que Dios no deja nada inconcluso.  Lo que es de Dios, Él lo concluye.  La buena obra que ha comenzado en ti, Él la va a perfeccionar, en el nombre poderoso de Jesús.  En el matrimonio, la perfeccionará; en la familia, la perfeccionará; en el trabajo, en tu interior, en tu ser; aquella sanidad por la que le estás creyendo a Dios; la buena obra que Dios ha comenzado en ti, en el nombre poderoso de Jesús, Él la perfeccionará.  Dios no deja nada inconcluso.  Hay un Génesis y un Apocalipsis.  Él es el Alfa y el Omega, Él es el principio y Él es el fin.  Tú lo que tienes es que creerle que, en esa perfección, Él hace algo nuevo.  

Dios no deja nada inconcluso para que se complete el proceso de lo que estás viviendo aquí, y puedas cruzar la puerta de lo nuevo que Él trae a tu vida.  

Ten la consciencia que, mientras eso va sucediendo, en el lugar en que estás, tú eres renovado.  La perfección de la obra de Dios, que llegará ese día glorioso en que reinemos con Él, mientras llega ese día, en el lugar donde te encuentres, Él te está renovando.  Tú no te puedes lanzar a experimentar algo nuevo de parte de Dios, y cruzar la puerta a lo nuevo, si tú no has sido renovado.  Es un nuevo “tú” el que tiene que experimentar lo nuevo de Dios.  Es imposible entrar a lo nuevo de Dios actuando de la misma forma, pensando de la misma forma, viviendo de la misma forma; es imposible.  Todos los días tendrás que hacer un ajuste; todos los días tienes que saber que estás siendo renovado.  

29 Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. 30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; 31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.”  Isaías 40:29-31  

Esto nos habla de una persona renovada.  Al principio, perdías las fuerzas, y como perdías las fuerzas, Dios te abre una puerta, pero cuando entras a lo nuevo de Dios, ahora Él multiplica tus fuerzas porque tienes que seguir trabajando, luchando, haciendo.  Él multiplica las fuerzas a aquel que no tiene ningunas.  En esa nueva temporada que Dios tiene para tu vida, Él te va a dar las fuerzas necesarias.  Él ya te abrió la puerta y tú vas a entrar, y cuando entres, vas a tener las fuerzas necesarias, la renovación necesaria, la que ha surgido de estos mensajes.  Ya es hora que cruces con una nueva capacidad, con una nueva mentalidad; tú has visto que ha habido sustento, que Dios ha sido sustento y provisión en tu vida, has visto que te ha sostenido emocionalmente hablando, que no te has vuelto loco.  Eres otro “tú”, antes perdías la cabeza, te desesperabas, no sabías qué hacer; ya Dios ha hecho algo en tu vida, te ha renovado.  Se desgastaron tus fuerzas, pero Dios ha estado contigo y te ha abierto puertas; estás a la expectativa de que Él hace algo nuevo.  Eso nuevo de Dios, tienes que entrar a ello, sabiendo que tú también eres nuevo y que tienes toda la capacidad necesaria para ser responsable y manejarlo bien porque proviene de Dios.  La expectativa que tienes de lo nuevo, tiene que ser con un nuevo “tú”.  

Que haya un nuevo “tú” en tu casa que se lance con la esperanza de lo nuevo que puede hacer Dios en tu vida.  

Es la esperanza lo que te ha traído hasta aquí.  Has permanecido por la esperanza.  Te congregas, por la esperanza.  Has logrado, pero tú sabes que lo que has logrado no es tan grande como la esperanza que tienes, que te lo hizo lograr.  Has alcanzado, pero hay algo más grande que lo que alcanzaste, que es lo que te lo hizo alcanzar.  Es la esperanza lo que te ha sostenido y te ha traído hasta aquí.  Debes vivir orgulloso de esa esperanza.  

3 Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; 4 y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; 5 y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.”  Romanos 5:3-5  

El creyente, a todo lo negativo, tiene que buscarle algo positivo; Pablo decía: en la tribulación, paciencia.  Porque la tribulación, por corta que sea, parece una eternidad, y para pasarla, tienes que ser paciente.  Y la paciencia produce prueba, y la prueba, esperanza.  Todos hoy podemos decir que hemos sido probados; este tiempo nos ha probado, pero tuviste una esperanza.  Hasta el día de hoy, has tenido una esperanza, la que no avergüenza.  La gente te juzgará, te señalará, no entenderá lo que tú experimentas porque no viven lo que tú vives.  Pero nunca te debe de avergonzar, provenga de quien provenga el señalamiento, la interrogante.  La esperanza que no te avergüenza es la que solamente se puede experimentar por el amor de Dios y la convicción del Espíritu Santo en tu vida.  De la forma en que tú has experimentado el amor de Dios, no es la forma en que otros lo han experimentado; pero por lo que tú has experimentado, has tenido esperanza, y los demás también.  La convicción que da el Espíritu de Dios a tu espíritu, de cada palabra que recibes, ha aumentado tu fe; a la hora de ejecutar, es el Espíritu Santo el que te dice: dale, tú puedes.  Es el Espíritu Santo el que te recuerda la palabra y da convicción a tu espíritu de lo que tú eres realmente en Dios.  Y esa es la esperanza que te ha traído hasta aquí.  

Que hoy esa esperanza trascienda, cambie, que tengas una nueva revelación de lo que es esa esperanza en tu vida, la esperanza de lo nuevo y glorioso que Dios hará.  Hay algo que hacer para que trascienda y evolucione ese aspecto de la esperanza en tu vida, y es lo que sucedió en la vida de Jeremías.  Recibió una instrucción de parte de Dios, tenía un trabajo que hacer, y en un momento se enfrenta a Dios, y Dios le dice:  

16 Así ha dicho Jehová: Reprime del llanto tu voz, y de las lágrimas tus ojos; porque salario hay para tu trabajo, dice Jehová, y volverán de la tierra del enemigo. 17 Esperanza hay también para tu porvenir, dice Jehová, y los hijos volverán a su propia tierra.”  Jeremías 31:16-17  

Reprime el llanto.  Se acabó la queja.  Se puede llorar, pero ya has llorado lo suficiente.  Hasta hoy.  Vas a lo nuevo de parte de Dios.  Sécate las lágrimas.  Dejar de llorar da trabajo, pero hay una recompensa mucho más grande que el trabajo que te cuesta dejar el sufrimiento; y la recompensa es lo nuevo de parte de Dios, la esperanza de lo nuevo de parte de Dios.  Mientras tienes una esperanza de algo nuevo, te secas las lágrimas, tu lenguaje cambia a uno de victoria, y te lanzas a tener el resultado que eso trae.  

Eso es lo que estamos creyendo; que vas a ver el resultado de darle ese detente a tus lágrimas, y que esperanza hay también para tu porvenir, esperanza de lo nuevo.  

Ten la esperanza de algo nuevo, de lo porvenir; lo que viene, literalmente, proviene del cielo.  Que la etapa que te tocó vivir, haya logrado en tu vida la transformación necesaria, que haya hecho un nuevo “tú” para pasar por la puerta de eso nuevo de Dios, de ese renuevo de gloria que mensaje tras mensaje se comienza a manifestar en tu vida, en el nombre poderoso de Jesús.

10 Comments
  • Scheffler leticia
    Posted at 11:42h, 22 February

    Amén. Recibo la palabra y la predica del día de hoy. Renovada en Jehova en el poderoso nombre de Jesús todos los días!!

  • juan carlos ojeda cornejo
    Posted at 14:35h, 22 February

    amen. Gracias pastor Otoniel por este mensaje

  • Paul
    Posted at 14:42h, 22 February

    Poderosa palabra de Dios …Amen ¡¡¡

  • GLORIA INES LOAIZA
    Posted at 16:40h, 22 February

    AMEN: Yo creo firmemente que Dios tiene para mi muchas cosas nuevas ahora que me retiraré de mi trabajo para recibir una pensión y para toda mi familia: para mi hija Diana
    Catalina Chica Loaiza: que sea libre de espíritu de sodomía, que haga realidad su sueño de especializarse en la universidad de Miami en Music Marketing, de vivir allí, de volver a Dios, de dedicar su vida a Dios con su profesión de Música e Ingeniera de sonido. Par mi esposo que sea libre de mal carácter y malas palabras.

    Gloria I. Loaiza Medina- desde el SENA-Bogotá-Colombia.

    • FAV Community Manager
      Posted at 18:42h, 28 February

      Creo contigo por eso que estás esperando. Te bendigo

  • Nelson Rafael García Quinto
    Posted at 20:54h, 22 February

    Amén yo lo creo gracias mi Dios gracias mi Salvador te alabo y bendigo tu nombre y digo ciertamente Jehova Dios lo ara

  • Jhon
    Posted at 02:15h, 23 February

    Gloria a Dios

  • Wiliam Chacón
    Posted at 13:52h, 23 February

    Así es Dios hará lo imposible en posible y creo a Dios en esta palabra

  • Wiliam Antonio Chacon Vargas
    Posted at 13:53h, 23 February

    Así es Dios hará lo imposible en posible y creo a Dios en esta palabra

  • Elsa Osuna
    Posted at 21:04h, 23 February

    mi nuevo tu….asi tal cual pasó en mi así que allá voy en el nombre de Jesús, GRACIAS por este poderoso mensaje