Por la Fe, un Punto de Partida
11814
post-template-default,single,single-post,postid-11814,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Por la Fe, un Punto de Partida

En Éxodo 2, vemos que el rey estipuló una ley para matar a los primogénitos y a los varones; todos los niños que sacrificaran, los echarían al río.  La mamá de Moisés, al escuchar esto, no quería que eso pasara.  Construyó una canasta, la puso en el río, y la corriente la llevó a la hija del faraón; por lo tanto, Moisés se crió siendo parte de la familia real.  

Hay dos puntos de partida: los provocados, y los que son oportunidades, aunque parezcan catástrofes.  Puedes estar pasando un momento difícil, pero un momento difícil también es una oportunidad.  La mamá de Moisés, Jocabed, provocó un punto de partida en Moisés.  El río significó para muchas personas, para muchos niños, para muchas familias, significó muerte.  Pero para Jocabed, el río no significó muerte, sino vida.  Así que, hay dos puntos de partida: los que se provocan y los que son oportunidades.  Y tú puedes provocar constantemente puntos de partida, aún en medio de las dificultades.  

Un joven volvió del colegio con una carta para su mamá, quien le explica a su hijo que la carta decía que él era muy listo por lo que ya no tenían que enseñarle más en la escuela, que necesitaba una educación personalizada.  Pasado el tiempo, Thomas Edisson se vuelve un célebre inventor, creó el bombillo, entre otras cosas; cambió la historia de Estados Unidos y el mundo por su inteligencia.  Pero encontró la carta que él le entregó a su mamá, y esta decía que estaba siendo expulsado por ser pésimo estudiante y que no tenía esperanza.  Pero su mamá no le dijo eso, sino que era inteligente.  La fe de una madre le cambió la vida a un niño.  Tu fe y tus decisiones causan un punto de partida para tus hijos, aunque ellos tengan que tomar decisiones después, pero la fe de esa mujer y su decisión de enseñarle ella misma, creó un punto de partida para su hijo y se volvió una persona impresionante, de influencia.  Tu fe y tus decisiones son un punto de partida para tus hijos; lo que tú hagas es punto de partida para tus hijos.  Ningún padre quiere que sus hijos sean menos, sino más de lo que ellos mismos son.  Por tu fe, tus hijos van a alcanzar más que tú.  

Una buena actitud puede provocar un punto de partida.  Lo que significó la muerte para muchos, para ti puede ser vida.   Tal vez, para los demás, lo que estás pasando sea tu entierro, tu final, pero para ti puede ser vida y puede ser un punto de partida diferente.  

Todos los países que se independizaron lo hicieron porque hubo un problema, por el cual tomaron un punto de partida.  La gente grande, exitosa, empieza a través de un problema.  Las historias que se cuentan son las de los ganadores y no las de los perdedores.  Así que los puntos de partida no siempre son como tú los esperas, pero sí son como Dios los espera; todo depende de cómo tú reaccionas a esas oportunidades, a esos problemas, a esos errores porque alguien te ha hecho, pero tú también hiciste.  Todos los errores pueden ser un punto de partida.  Si ante tu error, tomas la acción correcta, eso es un punto de partida para ser mejor de lo que eras antes.  

Hay estudiosos de la Biblia que ven a Moisés como un patriarca.  Moisés fue narrado, antes de que él huyera de Egipto, como un hombre valiente, de guerra, inteligente, un hombre respetado.  Pero el Moisés que leemos en el Éxodo no es ese, pero también la Biblia te confirma después que Moisés sí era un hombre así.  Moisés escribió Éxodo, así que él está escribiendo desde su perspectiva.  

11 En aquellos días sucedió que crecido ya Moisés, salió a sus hermanos, y los vio en sus duras tareas, y observó a un egipcio que golpeaba a uno de los hebreos, sus hermanos. 12 Entonces miró a todas partes, y viendo que no parecía nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena. 13 Al día siguiente salió y vio a dos hebreos que reñían; entonces dijo al que maltrataba al otro: ¿Por qué golpeas a tu prójimo? 14 Y él respondió: ¿Quién te ha puesto a ti por príncipe y juez sobre nosotros? ¿Piensas matarme como mataste al egipcio? Entonces Moisés tuvo miedo, y dijo: Ciertamente esto ha sido descubierto. 15 Oyendo Faraón acerca de este hecho, procuró matar a Moisés; pero Moisés huyó de delante de Faraón, y habitó en la tierra de Madián.”  Éxodo 2:11-15  

Esto nos dice que un error puede cambiar tu reputación.  Hay un dicho que dice que crear fama te puede costar veinte años, y perderla, cinco minutos.  Un error le cambió la reputación; pero igual, quizás alguien te hizo algo y desde ese momento ya no eres el mismo de antes; has dejado de sonreír, de ser feliz.  Esto pasó con Moisés.  Estos problemas son los que nos hacen cambiar, pero Dios es un Dios de segundas oportunidades.  Dios te puede cambiar, pero la decisión está en ti también; la decisión de ser una persona diferente está en ti también.  

En Éxodo, Moisés es visto como que huyó, tuvo miedo, se fue.  Pero veamos en Hebreos.  

23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey. 24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, 25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, 26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón. 27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible. 28 Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos. 29 Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados.”  Hebreos 11:23-29  

El apóstol Pablo escribió esto.  Moisés huye y fue cobarde al principio, pero aquí vemos un hombre que por fe renunció, por fe cruzó el mar.  En Hebreos 11 estamos viendo la perspectiva de Dios.  Tú te puedes sentir como menos, pero Dios no te ve como menos, Dios ve tu fe, Él ve tus actos por fe.  Has dejado de hacer cosas que no debías hacer, y lo has hecho por fe; tal vez nadie lo ve, pero Dios lo ve y Él va a contar tu historia por medio de tu fe y de tus decisiones.  El apóstol Pablo veía a Moisés no como un cobarde, sino como Dios lo ve; es la perspectiva de Dios, que lo ve desde un punto de partida diferente.  

Aquí dice que por la fe de su madre, Moisés fue escondido, pero en Éxodo fue por miedo; dice que por la fe se rehusó a llamarse hijo de Faraón, pero en Éxodo fue porque mató a un Egipcio lo que le hizo huir; dice que por la fe celebró la Pascua, pero en Éxodo fue porque él quería que sus generaciones tuvieran el mismo punto de partida que él.  Lo que para muchos significó muerte, para él significó vida, y él dijo: de mí, todo lo que otro signifique muerte, para mis generaciones va a ser vida también.  Dice que Moisés dejó Egipto porque se sostuvo viendo al Invisible; tal vez para muchos tú estás huyendo de algo, pero Dios lo está viendo como que tú estás renunciando a algo; para algunos eres un cobarde, pero Dios está viendo que tú estás actuando con fe.  Por la fe, Moisés cruzó el mar Rojo; Moisés vivía de punto de partida en punto de partida; escapa con el pueblo y llegan a un punto que están en la orilla y no ven nada más que agua.  ¿Cómo cruzar sin barcos?  Venían carretas de egipcios a matarles.  Ante situaciones como esta, muchos piensan que no tienen salida, que Dios no los ama, que no es Dios de pactos, que no cumple, y se tiran al suelo.  Tal vez tu mar sean deudas, una enfermedad, problemas, tus hijos; lo que sea tu mar, sé de los que dicen: si Dios me levantó, Él me va a hacer cruzar; si Dios me puso aquí, Dios abre el mar porque lo abre.  Pero todo depende de tus decisiones, tú decides de qué lado te pones.  Si Dios te puso donde te puso, Él te va a dar una salida; si Dios te puso ahí, el mar se abre, caminas seguro.  Si Dios te puso donde estás es por algo y, aunque se vea mal, es un punto de partida para el éxito.  

Las deudas, si te organizas bien, pueden ser un punto de partida.  Una enfermedad ha sido un punto de partida para algunos recapacitar acerca del cuidado de su cuerpo, y empiezan a cambiar sus hábitos.  Tú no controlas lo que te sucede, las acciones de los demás; lo que sí controlas es tu actitud y tus decisiones, cómo enfrentas el problema, si en el suelo o de pie; y si te tumban, que sea de rodillas.  

Si tú estás conectado a este ministerio, tú estás acostumbrado a que los problemas son puntos de partida para cosas mayores.  Esté pasando lo que esté pasando en tu vida, al final de cuentas, obra para bien.

8 Comments
  • Yuri Chacón
    Posted at 11:20h, 12 January Reply

    Me encanta este mensaje, me inspira, activa mi fe… Gloria a Dios.!!!!

  • Nelson García
    Posted at 12:01h, 12 January Reply

    Amén así será gracias Señor por tus palabras las acataré y las pondré por obras gracias mi Dios y Salvador

  • Bolívar Gabriel Aldana
    Posted at 12:45h, 12 January Reply

    Amén

  • Martha Lucia Hernández
    Posted at 16:14h, 12 January Reply

    Gracias por este mensaje que Dios nos ayude a poder tomar las mejores decisiones
    gracias Dios por tus misericordias

  • Marttha
    Posted at 17:08h, 12 January Reply

    Amén Gloria a Díos
    Debemos hacer todo con FE
    Bendiciones Pastor Otoniel

  • Jhon
    Posted at 18:41h, 13 January Reply

    Amén, aleluya

  • Claudia
    Posted at 21:37h, 13 January Reply

    Amén, gracias Pastor fue justo para mi !!no sé como seguir ,estoy como anclada ,no puedo orar y me desespera porque es la fuente de todo hijo de Dios necesito una saluda ,tomar una decisión, seguir en el ministerio o no !!y no quiero dejar pero así como hago en mi condición!!!!

    • FAV Community Manager
      Posted at 12:57h, 16 January Reply

      Saludos Claudia, oro porque sea Dios dándote la sabiduría para tomar la decisión correcta. Recuerda que Dios no nos da más de lo que podemos soportar. Este es tu mejor momento. Muchas bendiciones.
      Alanis Rivera, FAV Moderator

Post A Comment