Háblale a la Roca
10077
post-template-default,single,single-post,postid-10077,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Háblale a la Roca

Nos preguntamos por qué estamos mal, pero es que la gente no entiende que las acciones tienen consecuencias.  Tú tienes que vivir con una mentalidad diferente.  

8 Y creció el niño, y fue destetado; e hizo Abraham gran banquete el día que fue destetado Isaac.”  Génesis 21:8  

Esa palabra destetado es la palabra que se utiliza para camello.  Abraham celebró que Isaac se había vuelto un camello.  Para el judío, el camello es un animal de cualidades excepcionales que demuestran a una persona independiente, que tiene la suficiente reserva en su interior para caminar por desiertos sin tener que retroceder.  Un camello es un animal que guarda agua y que es capaz de caminar largas distancias hasta llegar al oasis.  Y Abraham celebró que su hijo se convirtió en un camello, en alguien independiente, maduro, que ahora podía caminar de un lugar a otro.  

Por eso, vemos la actitud de Isaac en Génesis 26.  Peleaban con él por un pozo, y se iba para otro.  Isaac sabía que lo que él tenía, lo tenía por dentro y no por fuera, así que no iba a arruinar su vida.  Ese es el pensamiento independiente que tienes que tener en tu vida.  Llena tu vida de la palabra de Dios, de modo que puedas caminar por largos desiertos sin tener que depender de nada ni nadie y decir: yo sé que al otro lado Dios tendrá agua, y cuando llegue allí estará lo que Dios tiene para mi vida.  

No te frustres.  Estás a punto de llegar.  Tú eres de la excepción.  Tú eres Josué y Caleb.  No seas Moisés.  Ya hay dos millones que no entran, y Moisés sigue caminando; treinta y siete años después, la daña porque el pueblo le ponía presión, demandaba, se quejaba.  Dios le dijo al pueblo que no iba a entrar por chismosos, por murmurar, quejarse y criticar.  Esa gente no entra nunca a la tierra prometida.  

Llegaron los hijos de Israel, toda la congregación, al desierto de Zin, en el mes primero, y acampó el pueblo en Cades; y allí murió María, y allí fue sepultada.”  Números 20:1  

Cades-barnea es el lugar donde, en Números 14, el pueblo se queja; y es donde más adelante, en Deuteronomio 1:11, Moisés dice que Dios les va a hacer mil veces más de lo que son, si no hacen lo que sus padres hicieron.  La pregunta es si tú vas a hacer lo mismo que hicieron tus padres, o vas a hacerlo mejor.  ¿Vas a hacer lo mismo que ha hecho la gente en el pasado, o vas a hacerlo mejor?  ¿Cuál va a ser tu decisión hoy en Cades-barnea?  

Tú eres la excepción y debes caminar como la excepción.  

2 Y porque no había agua para la congregación, se juntaron contra Moisés y Aarón. 3 Y habló el pueblo contra Moisés, diciendo: ¡Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová! 4 ¿Por qué hiciste venir la congregación de Jehová a este desierto, para que muramos aquí nosotros y nuestras bestias? 5 ¿Y por qué nos has hecho subir de Egipto, para traernos a este mal lugar? No es lugar de sementera, de higueras, de viñas ni de granadas; ni aun de agua para beber.”  Números 20:2-5  

Ellos estaban en el desierto.  ¡Por supuesto que allí no hay granadas, higos!  Esos estaban en la tierra prometida, pero ellos no querían entrar.  La gente quiere higos y granados en el desierto, pero esos están al otro lado.  Piensa diferente, acepta más responsabilidades en tu vida, entiende lo que tienes que hacer.  

6 Y se fueron Moisés y Aarón de delante de la congregación a la puerta del tabernáculo de reunión, y se postraron sobre sus rostros; y la gloria de Jehová apareció sobre ellos. 7 Y habló Jehová a Moisés, diciendo: 8 Toma la vara, y reúne la congregación, tú y Aarón tu hermano, y hablad a la peña a vista de ellos; y ella dará su agua, y les sacarás aguas de la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias. 9 Entonces Moisés tomó la vara de delante de Jehová, como él le mandó. 10 Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo: ¡Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña? 11 Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias. 12 Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado. 13 Estas son las aguas de la rencilla, por las cuales contendieron los hijos de Israel con Jehová, y él se santificó en ellos.”  Números 20:6-13  

Dios le pidió que hiciera tres cosas.  La primera, la hace bien, irse a orar.  Cuando tú no tienes agua, vete a orar, vete a la presencia de Dios.  Lo segundo que hace bien Moisés es congregar al pueblo.  El problema es lo tercero.  El problema es el día que alguien crea que es él quien tienen que mantenerte, que alguien te quiere hacer ver que es por su causa que las cosas en tu vida van a pasar.  Dios le dice que tome la vara, y podemos pensar que era la vara de Moisés, pero no porque en Números 17 estaban peleando por quién iba a ser el sumo sacerdote, y Dios dice que pongan doce varas delante de su presencia y la que Él hiciera reverdecer, ese sería el sumo sacerdote; y al otro día, un palo seco reverdeció.  El chisme se suponía que se acabara allí porque el pueblo debió haber entendido que a Aarón Dios lo escogió.  La vara de Moisés era la vara del poder; la de Aarón, la de la decisión de Dios.  Son dos cosas diferentes.  Y por treinta y siete años Moisés caminó con la vara del poder, pero había una más poderosa, que era la que dirigía a la gente a Dios.  La vara del poder dirigía la gente a Moisés, a que él fuera el que golpeara, el que hiciera, el que dijera; pero llegó un momento en que Dios quiso que Moisés le santificara ante el pueblo, que les enseñara que no era su vara, que no era Moisés quien sacaba maná, sino Dios, para ellos fueran donde Él, así como lo hacía Moisés.  

Dios no tiene problema que tú vayas donde Él.  Dios lo que no quiere es que te quejes sin saber, sin realizar que todo lo que tienes, al fin y al cabo, proviene de Él, te lo ha dado Él.  Tienes que llegar a un punto donde reconozcas que es Dios quien te da todas las cosas.  

Hoy te mostramos una vara diferente para que, de la misma manera que sacamos agua de la roca, la saques tú.  De la misma manera que creemos a Dios para que nos prospere, créele tú.  De la misma forma, levántate tú y háblale a la roca y dile que dé agua.  La roca va a dar agua.  Mira la roca que te da agua y háblale porque es ahí donde también nosotros hablamos.  

Te sientes incómodo porque eres la excepción.  Pero no te frustres porque pueden pasar tres cosas que te saquen de la tierra prometida.  Tu frustración va a hacer que tengas la actitud incorrecta, que tengas las palabras incorrectas y que tomes las acciones incorrectas.  Y tu frustración va a llegar de la poca paciencia que tienes, del coraje que te da y del orgullo que tienes.  Por más que tú has trabajado, han sido la gracia y el favor de Dios los que te han respaldado.  Quítate el orgullo, la frustración porque si dices las palabras incorrectas, si haces las cosas incorrectas, si tienes la actitud incorrecta, no importa que lleves treinta y siete años y estés a punto de entrar, la vas a dañar y nadie más que tú será responsable.

11 Comments
  • Alma Silena Zarate
    Posted at 13:31h, 02 August Reply

    Amén y amén gloria a Dios Padre amado mío gracias señor por estas palabras gracias padre por las enseñanzas, gracias señor por cuidar de mi vida y la de los míos, señor sostén mi vida padre, mírame con esa compasión que no merezco mi Jesús, perdona mis pecados y los de mis familiares, señor llévame donde tu vara haga brotar de esa agua viva amén y amén gracias

    • Marivanet
      Posted at 11:18h, 03 August Reply

      Amén, me uno a tu oración. Te bendigo

  • Claudia Rocío Beltran Muñoz
    Posted at 16:09h, 02 August Reply

    Buen día Pastor. , Agradecida con el Señor por esta profunda enseñanza. Me reto , a veces como madre fallamos en la tercera pero es importante que nuestros hijos sean camello y que esté en ellos el anhelo de buscar directamente más y más al Señor.. bendiciones

    • Marivanet
      Posted at 11:17h, 03 August Reply

      Bendecida Claudia, gracias por escribirnos. Nos ponemos de acuerdo en oración por tus hijos y por cada una de tus peticiones.

  • HUGO FERNANDO
    Posted at 17:13h, 02 August Reply

    HUGO FERNANDO ALDAZ VEGA, GRANDE ERES SEÑOR TUYO ES EL PODER Y LA GLORIA AMEN

    • Marivanet
      Posted at 11:12h, 03 August Reply

      Amén.

  • Jhon Mario
    Posted at 04:27h, 04 August Reply

    Gracias Señor, Gloria a Dios

  • Oswaldo Monier
    Posted at 11:43h, 04 August Reply

    Gracias Amado Padre Celestial por todo tu amor y misericordia, y haz que los hijos de mi esposa, mis hijos y nuestra hija, sean camellos en esta vida
    Amén 🙏😇🙏👏🙌👏🙌

    • Marivanet
      Posted at 12:03h, 05 August Reply

      Te bendigo Oswaldo

  • DIANA CAMPERO
    Posted at 01:51h, 06 August Reply

    amen amen gracias pastor este mensaje me llego en el justo momento, DIOS los bendiga grandemente.

  • Juan Carlos Ojeda Cornejo
    Posted at 11:55h, 18 August Reply

    Muchas gracias por esta palabra Pastor Otoniel , q Dios lo bendiga . Fuerte abrazo desde Lima Perú

Post A Comment