Un Espejo Nuevo
9575
post-template-default,single,single-post,postid-9575,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Un Espejo Nuevo

Hay gente que ha llegado a pensar que el pecado es más grande que el valor que Dios le dio al hombre, y que la única manera de vivir en esta tierra es no venciendo el pecado sino que siempre estaremos sujetos a él, por lo que es mejor que nos vayamos con el Señor, que salgamos de aquí porque el pecado es demasiado fuerte, demasiado duro.  ¿Cómo vas a pensar que tus viejas actitudes son más fuertes que el poder de Dios?  ¿Cómo vas a pensar que el alcoholismo es más fuerte que el poder de Dios; que tu vieja criatura es más fuerte?  

Cuando el hombre peca, lo que ocurre es que la imagen de Dios se distorsiona en su vida.  Es como ver tu imagen reflejada en un espejo roto.  El pecado rompió el espejo, pero el hecho de que se rompa el espejo no quiere decir que deja de reflejar la imagen, lo que pasa es que refleja una imagen distorsionada, quebrada.  Lo que no nos damos cuenta es que el Evangelio no arregla el espejo, sino que lo cambia.  El problema de la iglesia es que quiere arreglarle el espejo a la gente.  El Evangelio no viene a arreglar el espejo.  Ese cristal roto ya no tiene arreglo.  Dios no trata de arreglarlo.  

Las charlas que damos en la iglesia a veces lo que hacen es tratar de arreglar el espejo.  Hay un meme de un gato viéndose al espejo y su reflejo es el de un león.  Pero el gatito siempre será gatito.  La idea de verte en el espejo no es verte como no eres, sino como eres, para que te comporte como eres.  La idea no es enseñarle al gatito que es un león, sino enseñarle a ser el mejor gatito porque no fue creado para ser león.  Si le tratas de enseñar a ser león, lo vas a frustrar.  

Y el problema de las charlas motivacionales y de muchas cosas que hacemos es que tratamos de arreglar el espejo para que la gente se vea y se sienta mejor.  Pero, en la Biblia, el espejo no se arregla; el espejo se cambia por completo.  

16 Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará. 17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. 18 Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.”  2 Corintio 3:16  

Cuando tú le entregas tu vida al Señor y te arrepientes, Él te cambia el espejo.  Ahora a quien tú miras es a Cristo.  Comienzas a ver a Cristo en ti.  Ves tu imagen, pero ves a Cristo en ti.  Ves lo que él hizo por ti en la cruz del Calvario, comienzas a caminar de una manera diferente, a proyectarte de manera diferente; te das cuenta que no tienes que vivir de la vieja manera.  Comienzas a mirar en el nuevo espejo del Evangelio y de la palabra de Dios, entonces, tu vida comienza a ser transformada.  

5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. 9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, 10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,”  Colosenses 3:5-10  

Mientras tú estás viendo la imagen y tú conoces quien tú eres y conoces lo que Cristo hizo por ti, tú comienzas a dejar la vieja vida, a cambiar tu carácter, dejas las cosas del pasado; te das cuenta que es a través de él que tu vida puede cambiar y comienzas a mirarte en ese espejo y quieres imitarlo a él, vivir como él, caminar como él.  49.42  

12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; 13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.”  Colosenses 3:12-13  

22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.”  Efesios 4:22-24  

Tú entiendes tu valor cuando tú ves lo que Cristo hizo por ti, cuando entiendes lo que implicó su sacrificio, cuando entiendes que Dios Padre no se dio por vencido contigo y envió lo mejor de Él para morir por ti en la cruz del Calvario, pagó el precio por ti para renovarte, para transformarte, para llevarte a ser todo lo que Él quiere que tú seas, para que seas una persona transformada, renovada por el poder de Dios, que muestre en esta tierra la imagen de Dios, que cuando tú hables la gente pueda ver a Dios en ti.  

La vieja creación, como Adán y Eva, quiere ser como Dios; la nueva creación quiere vivir conforme a la imagen de Dios.  No es lo mismo.  Tú no debes querer ser como Dios, pero sí debes querer vivir conforme a su imagen.  

Eva quiso ser igual a Dios.  Pero en lo único que llegaron a ser iguales a Dios fue en el conocimiento del mal.  Antes eran la imagen de Dios, vivían eternamente, disfrutaban de todo lo bueno.  Cuando comieron del árbol, fueron iguales a Dios en algo que nunca debieron serlo: en el conocimiento del mal.  Fue esto lo que trajo muerte porque ahora sabían de dónde habían caído y no sabían cómo regresar.  Y el Evangelio lo que hace es darnos el camino para regresar al lugar de donde hemos caído.  El hombre no ha evolucionado, sino que cuando pecó, retrocedió; se hizo como cualquier otra cosa de la creación, cuando Dios lo había hecho especial.  

El Evangelio tiene poder.  Nunca sustituyas una terapia por el Evangelio, pero no es de la terapia de lo que tú dependes.  No minimices lo que una buena predicación de la palabra puede hacer.  

Salvación es también responsabilidad.  No puedes decir que eres salvo y no sentirte responsable de este mundo.  El Evangelio tiene poder y tu tienes la responsabilidad de llevar el Evangelio.  

El poder de Dios no está en las pantallas de televisión ni en las gráficas.  Esos son espejos rotos.  Pero de qué te sirve ver el espejo roto y no verte tú roto en el espejo como tú estabas y entender que Dios te cambió el espejo para que te veas como Él te ve.  

Nunca menosprecies el poder del Evangelio.  Predica el Evangelio. 

5 Comments
  • Alicia Farías González
    Posted at 13:51h, 08 June Reply

    Amén!! Bendiciones Pastor Otoniel,

  • Nelson García
    Posted at 13:53h, 08 June Reply

    Amén gracias Señor por tus palabras que son refrigerio a mi cuerpo y enseñanzas que atesoro y empleará para él conocimientos de otros gracias pastores les bendigo

  • Oswaldo Monier
    Posted at 14:38h, 08 June Reply

    Lléname de discernimiento y sabiduría para seguir tu palabra y tus caminos, ser un canal de bendición para mi prójimo, gracias Amado Padre Celestial por todo tu amor y misericordia
    Amén 🙏😇🙏🙌🙌🙌🙌

  • Jhon Mario
    Posted at 20:42h, 08 June Reply

    Amén, gracias

  • ervin moliNa
    Posted at 21:50h, 08 June Reply

    PALABRA PODEROSA.. AMEN AMEN Y AMEN

Post A Comment