Testificar vs. Evangelizar
9556
post-template-default,single,single-post,postid-9556,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Testificar vs. Evangelizar

Cuando hablamos de evangelizar, según la palabra en el original, se refiere a compartir un mensaje; para nosotros, compartir el mensaje de Cristo y de su obra redentora.  ¿Conoces tú cuál es el mensaje que tienes que predicar?  ¿Vives conforme a ese mensaje?  ¿Sabes el propósito final de evangelizar?  

No es tan solo conocer el mensaje y vivirlo, ¿sabes el propósito final de evangelizar?  Si no lo sabes y no sabes cuál es el mensaje, no puedes cumplir con la misión de que haya una iglesia que evangelice para entonces discipular.  

Hay una gran diferencia entre testificar y evangelizar.  Cuando tienes un iPad en tu mano, estás testificando de una acción que hiciste: compraste un producto de Apple.  Estás testificando, y tu compra les muestra a otros tu decisión.  Eso es testificar.  En los anuncios que los artistas venden, ellos lo que hacen es testificar; se ponen el perfume aunque después realmente no lo usen, pero es porque está establecido que el testificar, el ver lo que tú haces, llama la atención de un grupo de personas.  Se asocian las Nike con poder encestar; las tenis de Curry con poder acertar más tiros de tres puntos.  Eso es testificar, no evangelizar.  Se te han mostrado ciertas cosas, pero no se te ha evangelizado; por lo tanto, es tu admiración del artista lo que te lleva a ti a comprar el producto.  Así pasa a veces cuando predicamos la palabra del Señor.  

Le testificamos a la gente lo que Dios ha hecho en nosotros, pero nunca los llevamos a enamorarse de aquello que nos llevó a ser lo que nosotros somos.  

Les modelamos la buena vida, el buen matrimonio, la buena familia, la prosperidad, el éxito; les testificamos el resultado de lo que estamos haciendo, pero nunca los enamoramos de aquello que les va a dar el resultado.  Entonces, la gente, por el testificar comienzan a entrar en la iglesia, a hacer ciertas cosas, y luego se desaniman porque no tienen el mismo resultado que tú.  Pero no van a tener el mismo resultado que tú porque tú te has enamorado de algo de lo que todavía ellos no se han enamorado.  

Tu meta no puede ser únicamente modelarle a otro para que aspire a tener lo que tú tienes, lo que has alcanzado, sino enseñarle aquello que le va a llevar a cambiar su vida.  Te sientas con la persona y le explicas que no toda tu vida ha sido así, que tu matrimonio no siempre fue tan bonito, le muestras que no siempre fue así.  Testificar es tu buen matrimonio; evangelizar es decirle: no siempre fue así, hace diez años estuvimos a punto de divorciarnos, pero un día recibimos esta palabra, nos enamoramos de Jesús, entendimos que él nos perdonó y que debíamos extendernos mutuamente esa misma gracia.  Eso es evangelizar.  

A la gente le gusta testificar porque ellos se vuelven el centro de atención.  Testificar es lo que has logrado, lo que has alcanzado, lo que tienes; y eso puede atraer, y no hay nada malo, pero no se puede quedar ahí porque alguien que se acerca a Dios solo por testimonio no ha sido evangelizado.  El verdadero evangelizado que llega a ser discipulado, tiene unas características en específico.  

Volviendo al ejemplo del iPad, si lo tienes, eso dice que tomaste una decisión, eso testifica de tu decisión, pero no es lo mismo sentarte con alguien y explicarle por qué tomaste esa decisión; decirle que buscaste información de esa y otras tabletas, y por ciertas razones específicas, concluiste que era la mejor.  Eso sería evangelizar.  La Santa Cena puede ser otro ejemplo.  A la gente le gusta tomarla porque se sienten bien espirituales, damos testimonio al que nos ve, testificamos de lo que creímos.  Pero el apóstol Pablo no estaba tan ocupado en testificar a través de la Santa Cena; él quería evangelizar.  Por eso dice: no debes tomar la santa cena, sin discernir el cuerpo de Cristo.  Porque si tomas la santa cena y no disciernes, sigues estando enfermo.  Él decía en 1 Corintios: porque ustedes no disciernen, en medio de ustedes hay muchos enfermos, debilitados; toman la santa cena, testifican, pero como no disciernen, no conocen, no están enamorados de lo que eso representa, entonces, no tiene el efecto que debería tener.  

Por lo general, tus hijos van a modelar lo que tú haces.  Si vas a la iglesia, ellos también; cantas, y ellos también; la pregunta es si les has enseñado, si les has hablado del sacrificio de Cristo.  Porque el problema que tienen los jóvenes cuando van a la universidad, es que sus padres les enseñaron a ser algo que ellos no pueden defender porque no lo conocen.  Entonces, viene otro que sabe más de otra religión y les hace creer que lo que ellos hacen no tiene sentido; y la verdad es que nunca les hizo sentido porque nunca nadie les explicó por qué lo hacen.  

La clave para que tus hijos sirvan a Dios toda la vida no es llevarlos a la iglesia, sino llevarlos y que tú como padre te sientes y los discipules, que les enseñes lo que dice la palabra de Dios, que les digas lo que Dios dice en su palabra que se tiene que hacer, que les enseñes a amar a Dios.  

Puedes darles buen ejemplo a tus hijos, pero ¿los evangelizaste?  ¿Les enseñaste el poder transformador de la palabra?  ¿Les enseñaste a amar la palabra?  

Una persona verdaderamente evangelizada no es alguien que tú le presentas a Cristo y al momento decide si entregarle su vida o no.  Evangelismo termina con una palabra que no a todo cristiano le gusta: obediencia.  Una persona verdaderamente evangelizada es aquella que llega a ser obediente a Dios.  No que sea perfecta, pero obediente al Señor.  Por eso dice en Juan 14:15: si me amáis, guardad mis mandamientos.  Esto es Cristo hablando.  En Juan 14:21, dice: el que tiene mis mandamientos y los guarda, ese es el que me ama, y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él.  

Quítate de la cabeza que evangelizar es ir a decir un par de cosas en un sitio y poner a la gente en la posición de escoger al momento.  Evangelizar a alguien es predicarle la palabra; testificarle, pero más allá que eso, hablarle.  Porque afuera se le ha metido en la cabeza la idea de que vivamos lo que hablamos, y eso es importante, pero no es lo más importante.  Cualquiera puede mostrarte algo afuera y no creerlo; aun el peor impío puede modificar su conducta, pero una persona que ama a Dios, la ama de corazón y lo demuestra en sus acciones, pero afuera se nos pone la presión para que vivamos de una manera, sin darnos cuenta que no es simplemente tus acciones, sino sentarte y hablarles, evangelizarlos.  

Tu iglesia puede alimentar a miles, pero si no te sientas siquiera con uno a enamorarlo de Cristo, a decirle que esa comida no vino de una institución, no has evangelizado.  La gente necesita saber que hay un alimento para que ellos no vuelvan a pasar hambre por el resto de sus vidas.  Esa es la diferencia.  Y tu llamado es a evangelizar.  

8 Comments
  • Nely Silva
    Posted at 12:29h, 01 June Reply

    Gracias Pastor DIOS LO BENDIGA

  • Richard Rangel
    Posted at 14:47h, 01 June Reply

    Amén amén pastor por esas palabras Dios lo siga usando grandemente cada día para guiarnos en el camino de Cristo Jesús

  • Nelson García
    Posted at 15:41h, 01 June Reply

    Amén eso aré evangelizaré y testificaré lo bueno y majestuoso qué eres mi Dios

  • MaribelGuerrero
    Posted at 21:58h, 01 June Reply

    si gracias pastor no lo había comprendido así aleluya!!!!gracias de verdad.

  • MaribelGuerrero
    Posted at 21:59h, 01 June Reply

    gracias pastor ,no lo había comprendido así,gracias,aleluya,gracias.

  • Mery Acuña
    Posted at 06:59h, 02 June Reply

    Solo puedo decir gracias porque nuestro padre lo ha usado para responder mis oraciones… Heme aquí… Amando a Dios con toda mi alma… Con toda mi mente y corazón aceptando la dirección tomada de su mano..derecha….. El poder del amor que restaura 💞💗

  • Oswaldo Monier
    Posted at 14:22h, 02 June Reply

    Bendito seas Ungido del Señor Ps Otoniel, Bendiciones 🙏🙏🙏para la familia, su Iglesia Fuente de Agua Viva Puerto Rico 🇵🇷saludos cordiales de parte de la familia Monier-Candia de Lima Perú 🇵🇪🇵🇪

  • Jhon Mario
    Posted at 02:42h, 03 June Reply

    Gloria a Dios, amén

Post A Comment