¿Qué te impide alcanzar tu milagro económico?
9577
post-template-default,single,single-post,postid-9577,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

¿Qué te impide alcanzar tu milagro económico?

Dios desea, Dios puede y Dios quiere darte un milagro económico en tu vida.  Hay quienes piensan que nunca les ha pasado y nunca les va a pasar.  Hay pensamientos que entran en tu corazón, que limitan o estorban el milagro que Dios quiere hacer contigo.  

¿Qué te impide alcanzar tu milagro económico?  

  1. Porque solo eres movido a ofrendar, a dar, cuando lo sientes, y no cuando se te da la instrucción.  En 1 de Reyes se nos habla de esta viuda en particular, que no sentía dar; la condición en que estaba aquella ciudad, provocó que pensara en sí misma y en su hijo; pensaba: comeremos esta torta y moriremos.  No salía de ella el dar.  Cuando el profeta llega donde ella, ella no siente darle al profeta, sino que reacciona a una instrucción divina; si esperaba a experimentar el sentir de dar, la circunstancia no le iba a permitir sentir esa sensación de dar.  Pero al obedecer una instrucción de un hombre de Dios en un momento dado, se provocó su milagro.  

Este concepto no es tan solo importante en cuanto a la siembra y la cosecha, sino en todo en la vida de un creyente.  Si solo oras cuando lo sientes, pocas veces vas a sentir orar; tú tienes que orar porque hay una instrucción de parte de Dios.  Si ayunas solo cuando lo sientes, solo lo harás en algunos momentos, y no como debes hacerlo porque entonces tienes que esperar a sentirlo y no a seguir una instrucción divina.  En las cosas de Dios, se necesita aprender a obedecer su voz, y no tus emociones.  

Si tú quieres un milagro económico, aprende a obrar, no por tus emociones o tus sentimientos, sino por las instrucciones divinas.  

  1. Porque estás trabajando en un lugar para el cual no has sido asignado.  Una de las cosas más importantes en la vida de un ser humano es ubicarse.  Tienes que ubicarte emocionalmente, en tus pensamientos, geográficamente, ubicarte en la voluntad de Dios.  Si tú no estás ubicado en las diferentes áreas de tu vida, vas a perder muchas oportunidades.  Pero muchos nunca se ubican en el lugar que Dios quiere para ellos.  

Noemí estaba casada y tenía dos hijos.  Lamentablemente, su esposo fallece y también sus hijos, quedando ella sola con sus dos nueras.  Ella les dice que no tiene nada que ofrecerles, que se regresen a casa de sus padres.  Una de ellas decide regresarse, pero Rut decide seguir a Noemí.  Al decidir esto, cambia su ubicación.  En el lugar en que estaban, había hambre, pero en el lugar donde se ubicó, que fue el lugar asignado de Dios, cuando miramos la historia en Rut 2, por estar en el lugar correcto, en la hora precisa, en el momento preciso, y hacer lo que tenía que hacer allí, se liberó el milagro sobre su vida.  

Tu ubicación es importante.  

El profeta Elías estaba en el arroyo de Querib.  Dios lo envía allí, y allí los cuervos iban.  Cuando los cuervos ya no fueron, Dios lo envía donde la viuda de Sarepta.  Una vez más: ubicación.  

Ve al lugar a donde Dios te ha enviado.  Allí va a estar tu bendición.  

Hay gente que se desubica, y después pregunta por qué le llegan tantos problemas.  Se desubican emocional y mentalmente, físicamente.  Pídele a Dios sabiduría para saber si estás ubicado en el lugar correcto y preciso donde Dios puede enviar su libertad económica sobre tu vida.  

  1. Porque no aprenden a sembrar con dirección específica.  Uno de los problemas es que en la iglesia se nos ha metido en la cabeza la falsa humildad de que damos sin esperar nada a cambio.  Si tú das sin esperar nada, le quitas la fe a tu momento de dar, quitas la expectativa.  No puedes decirle a un sembrador que salga a sembrar en la tierra y que no espere nada de aquello que siembra.  Si siembra es porque no solo está esperando algo, sino que espera algo en específico.  Si siembra una semilla de aguacate (palta), espera aguacate.  Tienes que saber qué es lo que quieres, para saber qué sembrar, para que haya una dirección específica en lo que vas a hacer.  Aquella viuda en 1 Reyes 17, cuando el profeta le dijo que le diera a él primero la torta y el aceite y la harina no escasearon, al ella obedecer, al dar la torta, no lo hizo para ver si pasaba algo, sino que era algo específico: la harina y el aceite no escasearon, Dios proveería.  

Cuando vayas a dar, a ofrendar, hazlo con algo en específico en mente.  Di: Señor, estoy esperando que se dé este negocio, que se dé esta oportunidad, y si no es esta, algo más grande tú vas a hacer.  Pero enfoca y dirige tu semilla para algo maravilloso.  La viuda había dicho que aquella torta la comería para muerte, pero el profeta le dijo: Si me la das a mí, vamos a darle una dirección diferente: vamos a apuntar a la multiplicación, al aumento.  

Que algo en tu interior se aclare y ahora entiendas que tienes que dar esperando algo, y algo en específico.  Siembra tu semilla y cree que se va a dar.  Dios va a obrar a tu favor en esa área en específico.  Oro por ti que Dios te ha movido a sembrar ahora.  Tu has de dar testimonio de tu cosecha milagrosa en esa área específica.  

  1. Porque nunca cumplen con los votos o promesas de fe que le hacen a Dios.  Hay gente rápida en comprometerse, se comprometen en un momento de emoción, empeñan su palabra, pero cuando llega el momento de cumplir, de completar eso que dijeron, se olvidan, no lo hacen; por eso, muchos están estancados.  En Eclesiastés 5, dice: cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla porque Él no se complace en los insensatos; cumple lo que prometes; mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas.  Mejor es no prometer, que prometer y no cumplir.  Y el problema es que muchos han hecho votos a Dios y los rompen fácilmente, no los completan, se olvidan, y tienen esa cuenta abierta de todos esos votos que han hecho.  Si hiciste promesa a Dios, cúmplela y te darás cuenta que verás grandes cosas ocurrir en tu vida.  
  2. No muchos están dispuestos a tener mentores financieros.  Un mentor financiero es alguien que te impulse, que te enseñe, que te ayude.  Hebreos 12 dice que todos tenemos una gran nube de testigos, gente que vino antes que nosotros y que son los que nos han abierto el camino.  La importancia de un mentor es esa: que ya ha abierto el camino, ya ha pasado por unas experiencias.  A través de un mentor, tú puedes aprender por cabeza ajena.  Esto te ayuda a minimizar errores mientras avanzas.  

Busca mentores que te impulsen y te lleven a ver la mano de Dios obrar a favor tuyo. 

5 Comments
  • Jhon Mario
    Posted at 13:34h, 09 June Reply

    Amén, Gloria a Dios y gracias por esta palabra; bendiciones

  • Henry Jose Alvarado
    Posted at 18:05h, 09 June Reply

    Amen excelente palabra

  • ervin moliNa
    Posted at 23:58h, 09 June Reply

    GRACIAS POR ESAS CINCO CLAVES MI SEÑOR.. AMEN AMEN Y AMEN.. POR MI MILAGRO FINANCIERO

  • MARIA NOHORA PATRICIA RINCON
    Posted at 12:56h, 10 June Reply

    AMEN EL SEÑOR NOS GUIÉ E ILUMINE

  • Petra salazar
    Posted at 16:30h, 11 June Reply

    Amen, Amen y Amen 👐🏿👐🏿👐🏿👃🏿👃🏿👃🏿 gracias por la palabra.

Post A Comment