Vuelve a Hablar de tus Sueños
9325
post-template-default,single,single-post,postid-9325,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Vuelve a Hablar de tus Sueños

La palabra del Señor nos dice que, por causa del gozo puesto delante de nuestro Señor Jesucristo, él estuvo dispuesto a ir a la cruz y pasar todo lo que pasó para salvarnos.  

Estos versos hablan de la salvación, del sufrimiento de nuestro Señor Jesucristo que nosotros debimos haber pasado pero él pasó por nosotros.  Definitivamente, estos versos hay que verlos siempre en el contexto de la salvación y de la redención de la humanidad; pero hay un gran principio detrás de este verso bíblico, no tan solo en el entendimiento de la salvación, sino en la forma en que todos nosotros somos inspirados, motivados para poder hacer cosas grandes en nuestras vidas.  

No era la cruz lo que le daba gozo a Jesús, ni la corona de espinas.  Los que conocemos la historia sabemos que antes de pasar todo ese proceso, hubo un momento donde él le pidió al Padre que, por favor, pasara de él esa copa; que si había una forma más fácil de cumplir y de completar lo que se tenía que hacer, que por favor le diera la opción.  Así que Jesús, en un momento dado, en su humanidad, vaciló; a su vez, eso demostraba que esa humanidad estaba presente en la vida de nuestro Salvador.  Pero la realidad es que, cuando se le presenta a él el gozo del resultado, aun en medio de ese momento de encrucijada, él pudo mirar los resultados que habría, las cosas que ocurrirían, pudo ver el sueño más allá de la cruz y de la dificultad que iba a tener que vivir, y estuvo dispuesto a ir y alcanzar eso por todos nosotros.  

¿Cómo funcionan los sueños?  ¿Por qué es importante que sueñes y que tengas un sueño fuera de lo común?  El sueño fuera de lo común de nuestro Señor Jesucristo era tu salvación, y por eso estuvo dispuesto a ir a la cruz.  

Dios quiere soñar sueños fuera de lo común a través de ti.  

Los sueños fuera de lo común son aquellos que Dios sueña a través de ti; aquellos en los que Él usa tu mente, tus pensamientos para mostrarte hacia dónde Él te va a llevar y darte muchas cosas a través de ese proceso, provocando que tu vida sea utilizada para el propósito divino y para cumplir su voluntad.  

Tus familiares, tus allegados se van a enfocar en tus debilidades, en vez de tus sueños.  

En Génesis 37, observamos el momento en que José cuenta a sus hermanos los sueños que tuvo, y estos le cuestionaron si él se enseñoreará de ellos; pero José volvía a soñar.  Es muy triste, pero nuestros familiares, los más allegados te van a recordar tus debilidades, las cosas en las que no eres bueno; y según ellos, lo harán para protegerte de una posible desilusión.  A David le pasó lo mismo cuando iba a enfrentar a Goliat; sus hermanos se enfocaron en la debilidad.  

Nunca permitas que el enfoque de algunos en tus debilidades te haga detenerte del sueño que Dios tiene para tu vida.  Sé como Zaqueo; si eres pequeño, te trepas en el árbol; haz lo que tengas que hacer, pero atrévete a vivir por encima de las percepciones de la gente.  

Mantente hablando de tu sueño.  Háblalo una y otra vez.  José les habló el sueño a sus hermanos; ellos lo criticaron y él volvió a soñar y lo volvió a hablar.  Pudieras pensar que no debió decirlo porque eso le causó los problemas que tuvo, pero en realidad si tú dejas de hablar de tu sueño, nadie va a hablar de él.  Te toca a ti alimentar tu sueño, hablarlo, decirlo, mantenerlo presente, estar obsesionado con eso; y la manera de mantenerlo presente en tu corazón es tú mismo hablando de tu sueño.  

¿Has dejado de hablar de la casa que deseas?  ¿Dejaste de hablar del viaje que vas a hacer?  ¿De la boda, de la luna de miel, del carro, de la universidad?  ¿Has dejado de hablar del ministerio que Dios te va a dar?  Vuelve a hablar de tus sueños.  

Tu conducta y tus acciones deben ser determinadas por los sueños que tienes.  

Cuando tienes un sueño, una visión fuera de lo común, tu conducta, tus acciones van a ser reguladas por eso que estás soñando, que estás deseando alcanzar.  Si tienes un sueño fuera de lo común, si quieres lograr algo, tu conducta y tus acciones van a ser modificadas para que eso se cumpla, para que se complete.  

¿Quieres provocar un cambio de conducta?  Pon un sueño delante de la gente.  Que la gente tenga un sueño, una visión, va a provocar que entonces hagan lo que tienen que hacer.  

No trates de modificar tu conducta, tus acciones, sin tener claro el sueño presente en ti de lo que Dios quiere hacer en tu vida.  

Se van a levantar enemigos cuando sueñas fuera de lo común.  

Es imposible soñar algo grande, algo poderoso, lograr algo grande para la gloria de Dios, perseguir y buscar sueños gigantescos, sin que se levanten enemigos que quieran detenerte.  

Puedes pensar que José no debió hablar su sueño, que Jacob no debió regalarle la túnica de muchos colores, pero si tú tienes un sueño fuera de lo común, algo grande que vas a alcanzar, algo grande que quieres lograr, tienes que decirlo para ver quiénes serán tus enemigos.  Mientras más rápido tú sepas quiénes son tus enemigos, más rápido conoces tus amigos, más rápido conoces a qué te vas a enfrentar, qué cosas vas a tener que batallar, que luchar.  Así que, mientras más rápido lo hables, mejor.  Que se sepa quiénes están contigo y quiénes están en contra de ti.  De esa manera, no inviertes tiempo en relaciones incorrectas, en opiniones o críticas de aquellos que tú sabes que no creen en tu sueño.  

No tengas miedo porque hoy tengas enemigos por tus sueños; todo lo contrario, mientras más rápido los conozcas, mientras más rápido sepas quiénes son, más rápido podrás alcanzar el plan de Dios para tu vida.  

Dios se compromete con aquellos que permiten que Él sueñe a través de ellos.  

Cuando Dios ve una persona como José, por ejemplo, Dios está comprometido con esa persona.  Aquella persona que rechaza el sueño de Dios, ¿por qué Dios tiene que comprometerse?  Aquella persona que rechaza lo que Dios le ha dicho que quiere hacer, ¿por qué Dios va a comprometerse con esa persona?  

Ese compromiso que vemos en José, lo vemos a través de toda la Biblia.  Lo vemos en Jacob, en José, el esposo de María, lo vemos en María, lo vemos en Elizabeth; el día que Dios dice que le daría ese hijo, Juan el Bautista, Dios estaba comprometido porque Elizabeth estaba lista; hasta a su esposo mandó a callar.  Cuando Dios ve que María recibe a Jesús en su interior, desde ese mismo momento en que nace, comienzan a caminar los reyes sabios siguiendo la estrella, buscando al Señor Jesús para llevarle oro, incienso y mirra para que tuvieran el sustento para criar a aquella criatura.  Cuando hay alguien que Dios puede usar para soñar, Él se compromete con esa persona.  

Atrévete a soñar en grande, a crecer.  

2 Comments
  • Jhon Mario
    Posted at 01:55h, 07 May Reply

    Aleluya, Gloria a Dios

  • ERIKA HERNANDEZ
    Posted at 10:13h, 07 May Reply

    Amen recibo la palabra mi sueños estan en las mnos de Dios y es tener mi hija no tengo hijos pero se que Dios me va conceder el sueño tengo 45 años y apenas 1 año de casada . algunas personas me dicen que se me paso el tiempo que esimposible pero no mataran mis sueños y esta palabra me confirma de seguir soñando que si tendre mi familia. amen

Post A Comment