No Cuestiones. Ora.
8797
post-template-default,single,single-post,postid-8797,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

No Cuestiones. Ora.

Cuando vemos la Palabra, vemos el lugar prominente que tenía la oración, especialmente en los apóstoles, en los líderes de aquellos tiempos.  Vemos lo importante que era para ellos orar.  Y no tan solo lo vemos en los apóstoles, sino también en la vida de Jesús.  Jesús pasó mucho tiempo orando.  Antes de iniciar su ministerio, se fue en ayuno y oración.  Vemos que una de las cosas principales que hacían una y otra vez era el elemento de orar.  

El propósito de este mensaje es que tú sientas ese deseo en tu corazón de poder orar y desarrollar tu vida de oración personal con Dios.  La gente cuestiona qué cambia la oración.  ¿Cambia a Dios?  ¿Te cambia a ti?  La gente siempre busca el porqué hacer las cosas, buscan excusas para no hacerlas.  Los cristianos no oramos porque cambie nada.  Tú no oras porque tú cambies, aunque cambias cuando oras.  Tú no oras para que Dios cambie porque Él no cambia.  Tú ni oras para que algo suceda.  Lo primero que tú debes saber es que tú oras porque se te dice que tienes que orar.  

No es que la oración no cambie nada, sino que una de las cosas que tú debes tener en tu vida como creyente es la disciplina de hacer las cosas porque tienes que hacerlas.  

Puedes estudiar y profundizar, analizar la teología, pero más que convencerte de orar, tú tienes que entender que tú oras porque se te dice que tienes que orar.  Tú oras porque la Biblia te dice que ores, y eso debe ser suficiente para tú sentarte a orar, para tú tener comunión con Dios; y si no pasara nada, no hay problema.  Y no es que no vaya a pasar nada, pero tú no puedes estar tratando de convencer a tu mente de hacer algo que simplemente se te pide que tú hagas.  

Independientemente de lo que puedas obtener con tu oración, tú oras porque tienes que orar.  

Esto es algo muy difícil de entender para los creyentes modernos porque siempre necesitamos una explicación para hacer las cosas; y ahí es donde lamentablemente fracasamos como cristianos.  Los musulmanes oran a cierta ora en particular dondequiera que estén.  Los judíos, igual.  Y si nosotros creemos que el Dios nuestro es el Dios verdadero, nos debe dar vergüenza que unos que adoran a un dios que no es verdadero, lo hagan disciplinadamente, y nosotros no lo hagamos disciplinadamente.  Ellos oran a un dios que no los oye, pero oran.  Tú tienes un Dios que te oye, pero estás cuestionando por qué tienes que orar.  Ellos andan con sus mantos para orar a toda ora, en todo lugar; no tienen vergüenza, lo hacen.  Cuando uno los mira orar, sabe que están orando a un dios que no los oye, pero hay que admirarlos; tienen la disciplina de orar porque saben que tienen que orar.  A los cristianos, hay que darles explicaciones para orar, ofrecer pañuelo ungido, hacer un reto de 30 días de oración.  

La oración alcanza muchas cosas, pero no puedes profundizar en nada de eso, sino hasta que tú entiendas que tú oras porque se te pide que ores.  

Los apóstoles reconocían que el poder venía del Espíritu Santo, y que el acceso era la oración.  Si tú vas a imitar a esos grandes hombres de Dios, tienes que ver que a través de sus vidas ellos comprendían que el poder venía de Dios.  

En el aposento alto, ellos estaban unánimes, juntos en aquel lugar, esperando poder.  Ellos relacionaron desde un principio la oración con el poder.  Y una persona como el apóstol Pablo, con todas las credenciales que tenía; sabía un montón de idiomas, tenía credenciales para entrar en cualquier lugar; ese hombre dependía de tirarse de rodillas y orar en todo tiempo, en todo lugar.  

De las cosas que más enseñó el apóstol Pablo a la iglesia fue orar.  Siempre comenzaba sus cartas diciendo: Estoy orando por ustedes, oro para que Dios les de entendimiento, para que les ilumine, oro para que Dios les guarde.  Si algo sabía esta gente era que hay conexión entre el poder de Dios y la oración.  Así que, no hacían nada sin haber dedicado su vida a la oración.  

La oración lo que hace es darle gloria a Dios.  La tarea principal de la oración no es cambiar a Dios o cambiarte a ti o cambiar las circunstancias, aunque las puede cambiar; pero tu oración, lo primero que hace es darle gloria a Dios.  

Tristemente, la oración se ha vuelto tan simple, tan sencilla, se ha minimizado tanto que no se entiende realmente lo que se alcanza.  

Tus conversaciones demuestran lo que hay en tu mente.  Cuando oyes a alguien hablar, tú sabes lo que está pensando.  Tus conversaciones dicen lo que tú estás pensando.  Y tus conversaciones con Dios demuestran lo que hay en tu corazón.  Por eso es que tu oración le da gloria a Dios; porque cuando tú te arrodillas a orar, derramas tu corazón delante de Dios, y ahí es cuando realmente se abre tu corazón.  

No hay lugar más seguro para tú abrir tu corazón, que en un tiempo de oración.  

La mayoría de tus frustraciones se resolverían de rodillas, en oración.  Es en ese lugar donde tú viertes tu corazón y tienes a alguien que te va a oír, te va a escuchar, va a hablarte, va a conversar contigo y va a educar tu vida.  

No quiere decir que tu oración no alcance nada, que no provoque cambios.  

15 Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. 16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.”  Santiago 5:15-16  

La oración del justo es la que sana, la que cambia las cosas, es cuando nos unimos en oración.  Tu oración puede hacer mucho, pero lo principal que hace la oración es darle gloria a Dios.  

Tu oración te ayuda en lo pudiéramos llamar santificación progresiva.  Cuando tú aceptas a Cristo como Salvador, él te hace santo, te traspasa del reino de las tinieblas a la luz admirable; pero esa santificación, tu mente todavía no la entiende y tu cuerpo no lo sabe.  El pecado no se va de tu cuerpo inmediatamente; hay que romper en frío.  Hay que ir cambiando hábitos.  Dios te hace santo espiritualmente al instante, pero tu santificación mental y física es progresiva; vas poco a poco sometiendo tu carne.  

26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. 27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.”  Romanos 8:26-27  

Cuando tú oras, Dios te ayuda con tu debilidad en todos los renglones.  Pablo oró para que el aguijón le fuera quitado, y el Señor le dijo: No, bástate en mi gracia porque mi poder se perfecciona en tu debilidad.  Pero Pablo alcanzó ese poder orando para vencer su debilidad en ese tiempo.  

Cuando tú oras, uno de tus mayores logros es que vas venciendo cada vez más tu carne, tus pensamientos, poniéndolos en orden con el Señor.  

Tu oración te ayuda en tu obediencia a Dios.  No porque oras te haces santo, sino que oras porque eres santo, y como oras, ahora vas venciendo tu carne, tus pensamientos, tu mente; te vas purificando poco a poco.  Y no tan solo eso, sino que tu relación con Dios, tu oración a Él te da la capacidad de ir obedeciendo cada vez más.  

39 Y saliendo, se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron. 40 Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación.”  Lucas 22:39-40  

El Señor le dijo a Pedro: Ora para que no entres en tentación, para que no caigas, para que no falles.  Pero ellos no pudieron orar ni una hora.  Jesús les dijo: A la verdad que el espíritu quiere, pero la carne es débil.  Y se fue y regresó y pasó lo mismo de nuevo, y luego una tercera vez.  Después de ahí, Pedro hizo dos cosas: le cortó la oreja al romano y negó a Cristo.  ¿Por qué?  Por no haber orado.  Tú cortas las orejas de todo el que está a tu alrededor, cuando no oras; y niegas al Señor cuando tienes problemas porque no oras.  En cambio, Jesús venció la tentación porque, cuando llegó la debilidad, ya había orado.  

Si tú esperas que llegue la debilidad para orar, ya la debilidad te ganó.  

Antes de orar por poder para que tu vida cambie, para que progreses, entiende que tú oras porque tú tienes que orar. Tu oración da gloria a Dios, te santifica, es obediencia a Dios y mantiene tu vida en orden con Él.  

14 Comments
  • Marianel Gonzalez
    Posted at 13:18h, 06 April Reply

    Hola bendiciones amado pastor gracias a mi Dios todopoderoso x está enseñanza me ha llegado a mi espíritu eso me está pasando y muchas veces he querido tirar la toalla pero le ruego al PADRE q me perdone y sea el mi fuerza para avanzar darle la Gloria a él todos los días a poder llegarle en la oración u poder obedecer su llamado q aún no lo entiendo pero sé q poco a poco me dará sabiduría amén. Dios los bendiga y siga usandolos para seguir llevando de su palabra.

  • Nairobis Jáuregui
    Posted at 13:36h, 06 April Reply

    Gloria a Dios… La oración da paz, me ayuda en mi dia a dia y me fortalece en cada decisión….

  • Carla Rocío Girón Guinto
    Posted at 13:42h, 06 April Reply

    Orar ante todo momento, por que aunque no lo crea Dios está obrando a mi favor. Amén

  • Maryori
    Posted at 14:38h, 06 April Reply

    Amén gloria a ti señor Jesús

  • Maldonado Liliana Beatriz
    Posted at 14:50h, 06 April Reply

    Amén gloria a Dios. Por mi deudas que pueda pagar ,por mi emprendimiento JAH indumentaria. Oramos por un milagro financiero.

  • Marìa del Carmen Gonzàlez Pèrez desde Venezuela
    Posted at 14:52h, 06 April Reply

    Buen dia pastor!Dios le bendiga mas a ud. y su familia!gracias por esta enseñanza!toco mi corazon y es cierto la oracion debe ser un habito en mi vida.Espiritu Santo haz que yo ore como Pablo y te de gloria en todo momento!!!Amen!!!

  • Juany Orozco
    Posted at 15:01h, 06 April Reply

    Aleluyaaaaa, lo creo y lo declaro en el nombre poderoso de Jesús, orar sin cesar, es la forma de agradecer y agradar a Dios

  • Eduardo Martínez
    Posted at 15:53h, 06 April Reply

    AMEN….

  • leydis pereira
    Posted at 16:22h, 06 April Reply

    Buen dia
    Bendiciones
    Es una excelente palabra y si que habla verdad , es orando que mantenemos esa verdadera comunión con el Señor
    Dios continué bendiciendo su casa y su familia

  • Alicia
    Posted at 21:05h, 06 April Reply

    Señor ayudame a tener paz para poder resolver los problemas de mi Familia en estos momentos de angustia y desesperación a causa del cobiv . Tenemos momentos difíciles que solo está en manos d Nuestro señor ayudame a qué atravesó de la oración pueda apasiguar mis ovejas . Oren por mi Hermanos y por todas las Amigas el Mundo . Y oremos por todos los que nos an dejado . Amén.

  • Rosa Rodríguez
    Posted at 00:04h, 07 April Reply

    AMÉN Y AMÉN.BENDICIONES

  • Richard Rangel
    Posted at 06:23h, 09 April Reply

    Amén amén bendiciones pastor Dios le bendiga grandemente

  • Raúl barrios
    Posted at 19:33h, 10 April Reply

    Amennn. Tremenda palabra pastor . bendiciones

  • Petra salazar
    Posted at 16:33h, 13 April Reply

    Amen, Amen y Amen 👐🏿👐🏿👐🏿👃🏿👃🏿👃🏿

Post A Comment