¿Frustración, o Peso de Gloria?
8615
post-template-default,single,single-post,postid-8615,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.2.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

¿Frustración, o Peso de Gloria?

Según el diccionario, la frustración es un estado emocionalmente complejo, que causa insatisfacción por causa de problemas no resueltos o interrupciones a nuestros planes.  Si es emocional, entonces se puede cambiar porque no depende de lo que nos rodea, sino de las decisiones que tomemos en base a las circunstancias; depende de cómo reaccionemos.  Pero esta definición muestra dos cosas muy interesantes: Problemas no resueltos e interrupciones a nuestros planes.  La frustración es algo complejo, pero es emocional y es una reacción ante dos cosas: Al aspecto de tener problemas que no hemos resuelto, o a un momento donde nuestros planes son interrumpidos por alguna razón.  

La frustración es algo que puede ser temporero o estacionario.  Todos podemos experimentar la frustración de manera temporera, y eso es una reacción normal ante planes interrumpidos.  Se tornaría estacionaria si pasan meses y sigues pensando de la misma manera y tienes esas mismas emociones por el mismo evento.  Pero sería enfermizo si te quedas pensando en esa interrupción por los próximos meses, permitiendo que tu estado emocional se complique tanto que no puedas manejar otras cosas en tu vida.  Entonces, de ser algo momentáneo, temporero, ligero, una reacción normal a lo que te ocurrió, ahora lo haces algo estacionario, permanente.  

16 Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”  2 Corintios 4:16-18  

Pasamos por una situación que es momentánea, pero el resultado de procesarla correctamente es eterno.  Así que, tú tienes que procesar correctamente lo que te está ocurriendo, no mirando las cosas que se ven, sino las que no se ven; tienes que escoger correctamente en tu vida y poner las cosas en su lugar adecuado, preciso.  Si esto es temporero, no lo hagas eterno.  Tienes que mantenerte mirando las cosas que son eternas, no las que son temporeras, pasajeras.  Si tú eres capaz de ver lo momentáneo y lo que es eterno, puede haber crecimiento y madurez en tu vida, y ahora lo que se va a producir en ti es más grande y más poderoso de lo que estás viviendo en este momento.  

Una frustración temporera se puede convertir en una frustración estacionaria donde vivas frustrado por el resto de tus días, donde la interrupción del plan que tenías te haga perder las mejores cosas de la vida, te haga perder lo eterno.  Esta cuarentena es momentánea, no va a durar para siempre, no va a ser eterna; ¿qué vas a hacer con las emociones que has experimentado en este tiempo?  ¿Vas a mirar lo eterno, lo que realmente tiene valor, o te vas a quedar enfocado en lo que está pasando en este momento?  Te toca decidir si lo momentáneo lo conviertes en permanente, o si lo transformas en una mejor vida, en una etapa de madurez, de crecimiento.  

Hay cuatro maneras de enfrentar, de reaccionar a los momentos de frustración:  

  1. Tomarlo como un reto.  
  2. Tratar de esquivar el problema.  
  3. Pelear contra la situación.  
  4. Rendirte.  

Cuando llega el momento de frustración es una señal de que hay un problema que no has resuelto y de que hay un plan que se interrumpió; pero tiene que haber un análisis para ver cuáles de estas cosas tú tienes que dejar a un lado.  Si te rindes porque es lo correcto hacer, porque hay cosas que es bueno dejarlas atrás, entonces haces lo que dijo el apóstol Pablo: Olvido lo que queda atrás.  Así que, en ese caso, rendirte no debe traer más frustración, sino que debe ser una decisión inteligente, racional, que te ayuda a salir del sentido de frustración porque es lo mejor para tu vida aceptar que eso se terminó y ahora te puedes mover hacia delante.  

Sin darnos cuenta, las frustraciones personales, muchas veces vienen de las propias complicaciones que cada uno de nosotros crea en su interior, de nuestro estado emocional; y quien está en control de tus emociones siempre debes ser tú.  Eso no quiere decir que no te va a pasar algo que interrumpa un plan o que un problema no vaya a tardar más tiempo en resolverse; hay veces que se tardan.  Tu reacción momentánea es frustración, pero tú tienes que cambiar eso.  El problema es que las frustraciones que tú ves, muchas veces, son personas que se están complicando la vida.  Y si te das cuenta, muchas de las frustraciones que tú tienes vienen de tus frustraciones personales, de tu manera de ver la situación.  Tú mismo te complicas los asuntos cada vez más.  

Hay tres cosas que le complican la vida a la gente, que causan frustración pero que son causa de nosotros mismos:  

  1. Cuando quieres las cosas fáciles.  
  2. Cuando las cosas no son cómodas.  
  3. Cuando piensas que vas a tener éxito sin tener críticas.  

Todas estas cosas, quien las pone en tu mente eres tú.  Eres tú quien tiene que aprender a trabajar con las críticas, quien tiene que saber que cualquier cosa que quieras lograr y alcanzar en tu vida, va a causar incomodidad; y tienes que saber que las cosas no son fáciles.  Las cosas grandes y buenas conllevan trabajo, conllevan un grado de dificultad, y tú tienes que luchar para poderlas alcanzar.  

Tus frustraciones son autocreadas.  No es que tus problemas sean autocreados, pero la frustración que esos problemas están produciendo es autocreada.  

Para tú poder salir entonces de la frustración, necesitas tener una mente sana, lógica, creativa, llena de imaginación y de fe.  Nunca podrás salir de una frustración personal, si tu mente no está sana porque tu mente es el filtro a través del cual estás procesando todo.  Necesitas una mente lógica, creativa, con imaginación y con fe.  Es de vital importancia que estas cualidades las tengas en tu mente para procesar lo que te está pasando de forma correcta, y no convertir una frustración temporera en algo estacionario o permanente en tu vida, sino que el problema temporero que tienes, cuando lo proceses a través de tu mente, lo conviertas en un gran peso de gloria, y no en una gran frustración permanente.

1 Comment
  • Mariana
    Posted at 22:32h, 20 March Reply

    Gracias por estos mensajes acerca de la frustración, y como tratar con ella con la ayuda de nuestro Dios. Muchas muchas gracias y que Dios le bendiga a usted, su familia y ministerio.

Post A Comment