¿Cómo Vencer la Frustración?
8613
post-template-default,single,single-post,postid-8613,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.2.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

¿Cómo Vencer la Frustración?

Para tú saber escoger qué tienes que recordar, qué tienes que olvidar y que no te puedes comparar, el profeta le dice al pueblo varias cosas.  

4 Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzate también, Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová de los ejércitos.”  Hageo 2:4  

Lo primero que el profeta le dice al pueblo es que tiene que tomar acción.  Tienen que tomar ánimo, trabajar, esforzarse.  Todos son verbos.  De las peores cosas que pueden pasar en tu vida cuando llega la desilusión y comienza a convertirse en frustración es que te quedes estancado, que pierdas el ánimo, que dejes de trabajar.  Uno de los distintivos de una persona frustrada es que renuncia; fracasa porque renuncia a lo que tiene que hacer.  Así que la primera clave es trabajar.  

5 Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto, así mi Espíritu estará en medio de vosotros, no temáis.”  Hageo 2:5  

En segundo lugar, tú necesitas recordar las promesas de Dios, el pacto de Dios para tu vida, sabiendo que este no es tu final.  Dios te dice que recuerdes que Él te sacó de Egipto, de peores circunstancias.  

6 Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; 7 y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.”  Hageo 2:6-7  

Cuando en la Biblia se habla de temblores, lo que se habla es de cambios.  Cuando dice que Dios sacude, que hace temblar, es que lo que estaba alto lo pone bajo, y lo bajo lo pone arriba.  Dios es el Dios que va gobernando los cambios que ocurren en tu vida.  Para salir de la frustración, entiende que el Dios al que tú le sirves hace que las cosas tiemblen, que las estructuras se muevan, que el mundo se mueva, que ciertas cosas tiemblen para reacomodarlas y reestructurarlas.  No le puedes tener miedo a esos cambios que vienen.  

8 Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.”  Hageo 2:8  

Recuerda quién es el dueño del oro y de la plata.  Aquellos que le servimos a Dios tenemos que recordar quién es Aquel que nos prospera, que nos bendice, que trae abundancia a nuestra vida.  La provisión viene departe de Dios.  

9 La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.”  Hageo 2:9  

El profeta está diciendo: Enfóquense en el mañana, en el futuro, mira lo que Dios va a hacer, que es más grande de lo que jamás han vivido.  

Uno de los elementos de la frustración es la desilusión, y todos en algún momento dado nos desilusionamos.  La desilusión se agrava en tu vida cuando te acuerdas de lo incorrecto, te olvidas de lo que no deberías olvidarte y te comparas con los demás.  Cuando cometes esos errores, vives frustrado.  

¿Cómo sales de la frustración?  Con las cinco claves que Dios dio al profeta Hageo.  

Tienes que esforzarte, trabajar; no te puedes quedar sin hacer nada, tienes que sentir que hay progreso en tu vida, tienes que caminar, hacer algo.  Estudia, lee; comienza a hacer algo que le diga a tu mente que te estás moviendo, que estás tomando acción.  

Recuerda el pacto, las promesas de Dios para tu vida.  Recuerda que cuando Dios hace que las cosas tiemblen es porque Él está cambiando las cosas.  Vienen cambios para tu vida.  Si algo se fue, Dios tiene algo mejor.  Recuerda que la provisión viene de Dios; Él es el dueño del oro y de la plata.  Enfócate en el mañana.  La gloria postrera será mayor que la primera.

No Comments

Post A Comment