El Fruto de Toda Buena Obra
7999
post-template-default,single,single-post,postid-7999,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

El Fruto de Toda Buena Obra

Dios quiere todo tu ser delante de Él y consagrado a Él.  Quiere que le sirvas con todo tu corazón y con todo lo que tú haces.  Hay quien, lamentablemente, compartimentaliza las áreas de su vida en que Dios puede entrar y las que no.  Pero todo tu ser tiene que estar consagrado a Él, y eso incluye tu trabajo y el resultado de tu trabajo.  Tanto medios seculares como algunos cristianos, han condenado el deseo de algunos de prosperar, de progresar, de seguir hacia delante en el área económica, haciendo que algunos desistan de vivir para Dios en todas las áreas de su vida, incluyendo el honrarle en el área de su trabajo.  Todo el que es capaz de honrar a Dios con su trabajo, tendrá éxito, alcanzará grandes cosas.  No es que no vayas a tener dificultades.  Habrá inversión de energía, habrá resistencia, pero al fin y al cabo estarás honrando a Dios con el producto de tu trabajo.  

La experiencia de consagración de todo cristiano la vemos en la Biblia con el concepto del altar.  Desde los tiempos del Antiguo Testamento, el hombre siempre ha tenido lugares específicos donde se presenta delante de Dios.  Lo vemos con Caín y Abel, lo vemos con Noé quien, lo primero que hace al salir del arca, es levantar un altar donde consagra unas ofrendas, y en ese acto lo que estaba era consagrando su futuro, todo lo que Dios tenía para su vida.  Era un lugar solemne, especial, donde se hacía un sacrificio vivo y se presentaba ofrenda con el propósito de consagrarse a Dios.  El propósito no era la ofrenda, sino la consagración de la persona, de sus acciones, de su futuro.  Los sacrificios no eran perfectos ni completos, pero dieron cabida poco a poco al crecimiento del hombre, mientras iba entendiendo la necesidad que tiene de Dios.  Eventualmente, cuando se cumple el tiempo asignado por Dios, Él envía a su Hijo y lo presenta como el sacrificio perfecto, máximo, que fue entregar su vida para que tú y los tuyos puedan disfrutar de libertad.  Pero desde el Génesis vemos el concepto del altar y del sacrificio.  

Cuando una persona iba al altar, se presentaba con el producto de su trabajo.  Lo vemos cuando Caín y Abel lo hacen.  La pregunta es por qué no presentaron canciones, adoración; por qué tener que presentar algo tangible, físico.  Pues porque era la entrega de aquello en lo que ellos se habían involucrado durante toda la semana, todos los meses.  Lo que decía aquel sacrificio era que presentaban y consagraban todo lo que hicieron, todo en lo que se involucraron; era una entrega.  Nuestro Señor Jesucristo presentó con orgullo su obra perfecta; simbólicamente hablando, podemos decir que se quemó como lo hacían las ofrendas, para presentarse allí ante Dios.  Murió y subió al Padre y le mostró las marcas, diciéndole: Aquí está el producto de mi trabajo; lo hice para que todos reciban salvación.  Y todavía hoy tú tienes que ir al altar.  Por supuesto, con consciencia de por qué y para qué.  

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”  Romanos 12:1-2  

Todavía el apóstol Pablo, en el Nuevo Testamento, dice que vayamos al altar y nos presentemos como sacrificio vivo.  Ese es nuestro culto racional, lo inteligente que tenemos que hacer, lo sabio: Ir ante Dios y presentar todo en sacrificio vivo en el altar.  Y parte de ese sacrificio que presentamos a Dios es el producto y resultado de nuestro trabajo.  

Piensa cuántas horas tú pasas trabajando, produciendo en la calle, luchando con la corrupción, con los pensamientos negativos, con las tentaciones.  Y Dios te da la capacidad de salir, de trabajar, de luchar; y en medio de toda esa batalla, tienes que ser luz en medio de las tinieblas, mantenerte firme en tu fe y esperar resultados, esperar que Dios te prospere, que traiga bendición sobre tu trabajo, éxito en tus negocios.  Cuando tú reconoces que Dios se enorgullece, que Dios quiere, que desea que tú prosperes, que progreses, y sales a trabajar y a luchar sabiendo que Él va contigo y que con eso honras a Dios, vas entonces al altar y te presentas y presentas tus éxitos, tu trabajo, y dices: Señor, aquí vengo a mostrarte que creo en ti y que sé que tú eres quien provee para mi vida.  Lamentablemente, la iglesia ha caído en la trampa de sentirse mal, de no sentir orgullo en el trabajo que hacen, y de no presentarlo ante el Señor.  

Un error que la iglesia ha cometido a través de los tiempos es celebrar en el altar y en la casa de Dios únicamente a aquellos que tienen llamado ministerial.  Pero el apóstol Pablo aprendió a hacer muchas listas al hablar acerca de los ministros, y dice que Dios llamó al ministerio a administradores, gente que son contadores, gente que sirve.  Pablo se da cuenta que para que la obra de Dios se manifieste de forma completa, tenía que incluir en el listado de los ministros a aquellos que también trabajaban fuera de la casa de Dios, que podían contribuir en la casa de Dios, trayendo los frutos de lo que hacían en su trabajo.  

9 Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, 10 para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios;”  Colosenses 1:9-10  

Toda buena obra no es tan solo las cosas de la iglesia; es todo lo que haces en la calle, lo que haces con tu trabajo, en tu profesión.  Quizás has estado analizando qué hacer con tu vida, has sentido el llamado o lo has deseado, pero también sabes que tienes una profesión, hay un deseo de ser abogado, político, contador.  Mientras todo eso lo pongas en el altar, mientras lo consagres a Dios, le estarás sirviendo.  Necesitamos más personas que se atrevan en todas las posiciones en el mundo entero a ser ejemplo de lo que es ser luz en medio de tinieblas; a través de la buena obra, muestras al mundo la grandeza.  

Cuando vayas a la casa de Dios, siéntete orgulloso.  Ve al altar, levanta tus manos y agradece a Dios por el trabajo que te ha dado, porque tienes provisión para tu casa; y lleva tu ofrenda, tus diezmos.  Tu oración debe ser de agradecimiento porque Dios te ha dado las fuerzas, la sabiduría para resolver todo lo que aconteció; preséntale la nueva semana, pídele la sabiduría para trabajar lo que vas a enfrentar.  Cuando vamos a la casa de Dios, tienes la experiencia del altar, la experiencia de servirle.  Dios va a recibir de ti no tan solo tus diezmos, tus ofrendas, tu adoración, sino también el fruto de tu trabajo.  Preséntale al Señor lo que has logrado para su gloria y honra.  

10 Comments
  • Jose Alfredo cabeza
    Posted at 09:46h, 05 November Reply

    SIGUIENDO EL EJEMPLO DE JOB LE DIGO A MI DIOS ALTISIMO PASE LO QUE PASE EN MI VIDA SIEMPRE SERAS MI DIOS UNICO Y SOBERANO PORQUE EL TIENE LA POTESTAD EL PODER ABSOLUTO SOBRE TODO SER PARA DECIDIR EL DESTINO DE SU VIDA A PARTE DE QUE EXISTE EL LIBRE ALBEDRIO
    DIOS ES DIOS UNICO Y SOBERANO .LE PIDO SIEMPRE EN MIS ORACIONES POR TODO LO QUE EL DEMANDA QUE SE LE ORE POR LA FAMILIA .POR LOS HIJOS POR LOS HERMANOS EN CRISTO POR LOS ENFERMOS POR LOS HERFANOS POR LAS VIUDAS POR LOS ENCARCELADOS.POR TODOS LOS NECESITADOS.ALAVADO SEA MI PADRE CELESTIAL .ALBADO SU HIJO JESUS DE NAZARETH ESPIRITU SANTO FORTALECE DE MI VIDA GRACIAS MI DIOS UNICO.
    PASTOR GRACIAS POR SU TRABAJO MI DIOS BENDIGA OBRA CONSEJERA AMEN AMEN AMEN.

    • FAV Editor
      Posted at 09:08h, 23 November Reply

      Bendiciones Jose

  • Julie Alvarez
    Posted at 11:02h, 05 November Reply

    Amén Amén

  • Claudia
    Posted at 11:07h, 05 November Reply

    Amén

  • Alicia Farías González
    Posted at 14:49h, 05 November Reply

    Amén! Gracias Padre, porque no hay mejor enseñanza,que tú palabra, gracias Pastor Otoniel Dios les bendiga grandemente

  • maria
    Posted at 17:53h, 05 November Reply

    Bendiciones,gracias hermano x esta enseñanza que me fortalece y me llena espiritualmente que Dios te continué bendiciendo y llenándote de sabiduría de lo alto..

  • HUGO FERNANDO ALDAZ VEGA
    Posted at 20:21h, 05 November Reply

    GRANDE ERES PADRE CELESTIAL

  • DAVID ARELLANO C.
    Posted at 09:22h, 06 November Reply

    AMEN

  • Patricia Miranda
    Posted at 13:19h, 07 November Reply

    Amén, gloria a Dios. hermosas palabras pastor Otoniel, muchas bendiciones para ud.

  • sylvia hoover
    Posted at 21:23h, 16 November Reply

    Pertenezco a los 400 pero no se que paso no recibi más noticias.

Post A Comment