Radicalmente Diferentes
7754
post-template-default,single,single-post,postid-7754,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Radicalmente Diferentes

Tu impacto se tiene que sentir.  Y hay tres niveles de impacto.  El primero, por deseo.  Es cuando quieres impactar.  Es un impacto natural, algo que casi todos sentimos.  En momentos en que vivimos las cosas que estamos viviendo, es natural que nazca en ti el deseo de impactar.  Es cuando respondes ante una necesidad; eso es bueno, es humano.  

El segundo tipo de impacto es por responsabilidad.  Ya no es porque quieres, sino por consciencia.  No es que quieras, sino que tú tienes que ser parte del impacto.  Tú tienes que saber que para ciertas cosas vas a tener ganas, pero habrá otras que aun sin ganas, tú responsabilidad te llama a hacerlas.  

El tercer nivel de impacto comunitario es tu llamado.  Ahora tú no vas porque es tu responsabilidad, sino porque aceptas un llamado a impactar.  Lo interesante es que, cuando pasas de tú ser el centro a que Dios sea el centro, hay un llamado.  A este nivel, impactas por lo que eres.  Cuando pones a Dios como centro, eres cristiano.  Esto no es una moda o una herencia, sino un proceder.  Ser cristiano requiere acción.  El cristiano está llamado a impactar en la comunidad, a ser sal y luz.  

Tu llamado te convierte en lo que tú eres.  Cuando entiendes eso, entiendes que tú nunca dejas de impactar porque tú no dejas de ser cristiano cuando te integras a la comunidad.  Tú impactas por lo que eres.  Tienes siempre la oportunidad de impactar.  Lo que tienes es que buscar de qué manera.  

Varios puntos para impactar como cristianos:  

  1. Los cristianos somos radicalmente diferentes a los no cristianos.  Tienes un llamado a ser radicalmente diferente.  

3 No haréis como hacen en la tierra de Egipto, en la cual morasteis; ni haréis como hacen en la tierra de Canaán, a la cual yo os conduzco, ni andaréis en sus estatutos. 4 Mis ordenanzas pondréis por obra, y mis estatutos guardaréis, andando en ellos. Yo Jehová vuestro Dios.”  Levíticos 18:3-4  

Dios les dice que ellos debían proceder y andar diferente a como hacían en la tierra donde habían estado.  Cuando tú entras a la comunidad cristiana, tienes que entender que tú eras de una forma, pero ahora hay cosas que no vas a hacer.  Y Dios te va a llevar a otro lugar donde también habrá áreas en las que tendrás que impactar y cambiar.  En todo lugar vas a encontrar cosas que tú no puedes hacer, y Dios lo que te dice es que guardes sus estatutos.  No hagas como hacías; estés donde estés, sigue las ordenanzas de Dios.  Ya tú no sigues al hombre, sino las ordenanzas y estatutos de Dios.  

Ser radicalmente diferente no es fácil.  Pablo decía que era una lucha.  Pero si lo haces, entonces, vivirás diferente.  Pregúntate en qué te diferencias tú en la comunidad.  Donde tú estés, ¿se siente la diferencia?  

  1. Los cristianos deben impregnar la sociedad no cristiana.  

¿Cuáles son los atributos de la sal?  La sal da sabor, es un preservativo.  Cuando pones sal en una carne, por ejemplo, esa sal se impregna.  Tu amor cristiano no solo debes enseñarlo, sino que con él debes impactar, impregnándolo en la comunidad.  Cuando entiendes tu llamado y responsabilidad, entiendes que no solo es que sepan que eres cristiano.  Recuerda que el llamado es a impactar y dominar.  Así que, si eres sal, no es para que estés en el salero, sino para impregnarte en la carne.  

Dice la Palabra que somos luz.  ¿Para qué existe la luz?  Para alumbrar, para que se vea más claro, para que se vea mejor.  Cuando vemos el impacto del cristiano en la comunidad, vemos que somos sal para salvar al mundo de la descomposición.  Todo lo que tú adquieres en estos mensajes es para ir afuera a impactar, y si no lo haces, serás desechado.  Eres luz para quitar la oscuridad del mundo.  El mundo, la comunidad, sin los cristianos, se descompone y se oscurece.  Con los cristianos, recibe preservación y luz.  

Si el centro de tu compás es Dios, no hay manera de sacarlo de allí.  Él está y te da dirección.  Y tú nunca dejas de ser sal y luz.  Una cosa es tú impregnarte; otra, hacer un cambio donde estás.  Tu llamado no es solamente a estar, sino a cambiar.  

6 Comments
  • Claudia Adriana Zwenguer
    Posted at 08:39h, 20 October Reply

    Gracias. Bendiciones desde General Rodríguez, provincia de Buenos Aires. República Argentina.

  • Alicia Farías González
    Posted at 09:14h, 20 October Reply

    Amén, Bendiciones para toda la Iglesia,sus familias,y sus ministerios

  • Yuri Chacón
    Posted at 09:20h, 20 October Reply

    Amén. Esta palabra me inspira.!!! Gloria a Dios.

  • Maria Eugenia Moreno Vera
    Posted at 09:43h, 20 October Reply

    Así es palabra de verdad bendiciones

  • Carla Rocío Girón Guinto
    Posted at 10:38h, 20 October Reply

    Amén, Dios controla mi temperamento y ayudame a ser como tu amor para todos y muy sabia, sin juzgar a nadie. Quiero ser diferente pero ser luz para todos. Gloria a Dios 🙌🏼

  • Alberto
    Posted at 11:29h, 12 November Reply

    Increible tema Wowwww… Radicalmente diferentes, somos Luz en medio de las tienieblas y nunca dejamos de ser Cristianos… Me encantó lo de Pablo Hechos 16:16… Nunca había visto eso, del porque Pablo mandó callar a la Mujer WOWWWWWW

Post A Comment