Una Vida Coherente
7341
post-template-default,single,single-post,postid-7341,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,mec-theme-bridge,qi-blocks-1.3.1,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.7.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Una Vida Coherente

Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra: 2 Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús. 3 Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, 4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia; 5 vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; 6 al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; 7 a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. 8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 9 Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados.”  2 Pedro 1:1-9  

Estos versos son vitales para la vida de un cristiano.  Pedro habla del ocio, diciendo que no vas a estar vago en cuanto a las cosas de Dios.  La misma Biblia nos dice que el ocio hace que tiendas hacia el pecado.  Y lo que el apóstol está diciendo es que practicando estas cosas no vas a estar en ocio, y vas a tener fruto en el Señor Jesucristo.  Estos versos son poderosos en cuanto a cuál debe ser nuestra actitud como creyentes.  

Una de nuestras metas como creyentes debe ser vivir una vida coherente, donde lo que creemos realmente lo vivimos, lo manifestamos, lo actuamos.  Pero lamentablemente en la iglesia muchas veces no existe esa coherencia, carecemos de acciones que demuestren que lo que creemos realmente lo vivimos.  También es un tema de subjetividad porque lo que es bueno para unos no necesariamente es bueno para otros; y en las cosas de Dios hay muchos extremos, hay quienes entienden que tal o cual debe ser la vestimenta para agradar a Dios, mientras otros entienden que tenemos otro grado de libertad y lo que debemos es velar no caer en libertinaje.  Pero este mensaje no va dirigido a juzgar a alguien más, sino a autoevaluarte y que tengas coherencia entre lo que crees y como vives, como actúas, entendiendo lo que Dios quiere que tú alcances como creyente.  

En estos versos, Pedro se encontraba en una crisis espiritual en la que quizás te hayas encontrado en algún momento.  Estaba preocupado por grupos de cristianos que no vivían una vida coherente.  Veía cómo llevaban su relación con Dios, veía mucha corrupción en la iglesia a nivel moral, espiritual.  Comienza a hacer entonces las aclaraciones necesarias para que todo el mundo comience a hacer sus ajustes basado en esta revelación.  

Lo primero que vemos es como él se presenta.  Se llama Simón Pedro.  Usa el nombre de la vieja naturaleza y de la nueva naturaleza.  Estamos hablando de un hombre que tiene el mismo problema que nosotros, que aunque Dios nos cambió el nombre a Pedro, seguimos teniendo a ese Simón dentro de nosotros.  Pero él añade: Siervo y apóstol de Jesucristo.  Ese orden es bien importante.  El apóstol Pedro no quiere que lo que él va a decir se tome meramente como una directriz apostólica, así que se pone al mismo nivel de los demás creyentes, y no usa su título para imponer algo.  En otras ocasiones, los apóstoles escribían en tono autoritario para decir lo que tenían que corregir.  En esta ocasión, aunque quiere corregir, está diciendo: Te está hablando el siervo de Jesucristo.  Queriendo decir que tomaran aquello como la batalla que todos tenemos.  En ese primer verso, Pedro se quita el sombrero de apóstol, y te está hablando el siervo de Dios, que es apóstol, pero que le está hablando a gente que ha alcanzado un nivel de fe, de salvación, de una gracia en particular.  Lo que quiere Pedro es mostrar el corazón.  Es como cuando el apóstol Pablo decía: No pretendo haberlo alcanzado todo; una cosa hago, olvido lo que queda atrás y me muevo hacia delante.  Como cuando Pablo decía: Lo que quiero hacer no hago, mas lo que no quiero hacer, eso hago.  Dejándoles saber: Estoy en autoridad, pero estoy en la misma batalla que ustedes.  

Pedro dice que habla a “los que habéis alcanzado…”.  Ese término “alcanzado” para la mente hispana puede implicar una acción de parte nuestra para haber logrado algo; pero en el texto original, el término no tiene que ver absolutamente nada con tu esfuerzo, sino que él le estaba hablando a los que hemos obtenido algo gratuito que no nos merecíamos.  Esta primera etapa de la fe y de la salvación es un privilegio que hemos tenido de Dios que no todo el mundo ha tenido todavía.  Tú eres privilegiado.  Tú no has hecho nada para hacerte salvo, no puedes hacer nada para hacerte salvo.  Fue la gracia de Dios la que capturó tu corazón, te rescató del pecado, te sacó de la vieja criatura.  Este mensaje le habla a gente que está iluminada.  Este mensaje no lo recibe todo el mundo porque no todo el mundo ha alcanzado todavía.  Pero si tú has alcanzado no ha sido por tu fuerza, por tu esfuerzo.  

Esto no se obtiene por aceptar unas doctrinas.  No es porque vayas a la iglesia y hagas comunión que eres salvo.  Las doctrinas son las creencias básicas fundamentales del Evangelio; la salvación por la fe a través de Jesucristo, por ejemplo; son doctrinas básicas.  Pero esta gracia no se obtiene porque tú sigas unas doctrinas, unas acciones.  La salvación se obtiene por gracia; no por tu esfuerzo, sino por el esfuerzo de él.  Ese esfuerzo te alcanzó y tú debes sentirte privilegiado de que has sido de los escogidos, elegidos por Dios en este tiempo para recibir la salvación.  No sabemos por qué otros todavía sus corazones no han sido iluminados, pero gloria a Dios que tú fuiste escogido para esta época, para este tiempo y fuiste iluminado.  

8 Comments
  • Fabiana Funes
    Posted at 08:20h, 07 July Reply

    Gracias por esta palabra Pastor!

  • Claudia
    Posted at 08:27h, 07 July Reply

    Amén

  • Wiliam Antonio Chacón Vargas
    Posted at 09:02h, 07 July Reply

    Amén y bendiciones

  • Juany Orozco
    Posted at 10:06h, 07 July Reply

    Aleluya, mensaje de vida y esperanza, gracias Dios mio por tu palabra

  • MARTHA LUCIA HERNANDEZ
    Posted at 11:24h, 07 July Reply

    Gracias por este mensaje A Dios toda la gloria Amen
    Bendiciones

  • ana c calderon
    Posted at 19:44h, 07 July Reply

    Gracias pastor por la palabra de dios
    Doy gracias a dios porque cada dia cuida de ji y de toda mi generacion.
    No permitaa mi dios que nos apartemos de tu camino…tu eres la luz el camino la verdad y la vida…en el nombre de jesus…amen

  • SILVIA H. GÓMEZ
    Posted at 23:50h, 09 July Reply

    Amén. Amén. Aleluuuya. Gloria a Dios. Bendiciones

  • Jhon Mario
    Posted at 17:33h, 03 April Reply

    Gracias Señor, Gloria a Dios

Post A Comment