Cuando das, siempre recibes
7271
post-template-default,single,single-post,postid-7271,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Cuando das, siempre recibes

Recuerda esta declaración importante.  Es un principio vital de la economía bíblica.  Cuando das, siempre recibes. Dios te da Su Palabra al respecto:

“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”  (Lucas 6:38).

Observa estos puntos claves:

1. Dios promete devolverte tu ofrenda.  Él dice que recibirás “buena medida”, literalmente “rebosando”.  Dios te bendecirá cuando des a Su obra.

2. Dios dice que tus bendiciones te llegarán mediante personas que darán a tu vida.  Dios usa gente, así que no tiene problema alguno en hacerte llegar la bendición por medios inesperados.  La fuente que Dios utilice no importa.  Lo que importa es que entiendas este principio bíblico: cuando das, te será dado.

3.  Recibirás conforme a la misma medida en que das.  Recuerda: la medida no es cuánto das, sino cuánto das en proporción a tus ingresos.  Las Escrituras no prometen que si das cinco dólares, recibirás cinco dólares de vuelta.  Dice que si los cinco dólares que diste era dinero casual que te sacaste del bolsillo, la cosecha no será muy grande.  Recibirás los cinco dólares de vuelta, pero no en una medida grandemente multiplicada.

En cambio, si esos cinco dólares son todo lo que te queda, se convierten en una valiosa semilla. Son una buena medida ante  los ojos de Dios, y recibirás una buena medida de parte Suya. Tu ofrenda se multiplicará grandemente.

Cuando eres un dador, automáticamente te conviertes en receptor de las bendiciones.  No hay excepciones a esta regla.  Sin embargo, hay distintos niveles en que se recibe, “…a treinta, a sesenta, y a ciento por uno” (Marcos 4:8).  La medida en que das determina la medida que Dios aplicará para que recibas.  En otras palabras, no importa en qué medida recibas tu cosecha, debes saber que de seguro recibirás una cosecha.  “Dad, y se os dará” (Lucas 6:38).

Recuerda:

“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” (Gálatas 6:7).

El dinero resuelve problemas

“Por el placer se hace el banquete, y el vino alegra a los vivos; y el dinero sirve para todo” (Eclesiastés 10:19). 

Si no crees la veracidad de este versículo, pregúntale a una madre que necesite comprarle ropa escolar a tres o cuatro hijos.  El dinero le resolverá el problema.  Pregúntale a cualquiera con hambre.  El dinero le resolverá el problema.

Por demasiado tiempo, los hijos de Dios han aceptado las mentiras del diablo y han actuado como si el dinero fuera algo a ser temido.  Si eres uno de esos creyentes, toma estos tres versículos claves y ponlos en un lugar donde los puedas ver diariamente.  Decláralos en voz alta todos los días:

Versículo clave #1:

“Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día”  (Deuteronomio 8:18).

Versículo clave #2:

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”  (3 Juan 2).

Versículo clave #3:

“La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella”  (Proverbios 10:22).

Si eres fiel con tu dinero, no tienes por qué temer problemas financieros.  Dios desea la prosperidad para tu vida.  Mientras funciones conforme a Sus mandamientos, experimentarás Sus bendiciones financieras en tu vida.

2 Comments
  • Ricardo Herrera
    Posted at 23:12h, 15 June Reply

    Cada uno de nosotros contamos con circunstancias en la vida que llevamos que nos permite conocer el nivel de fe, conciencia y madurez que hemos alcanzado para afrontar las circunstancias. Sin embargo, la presión de nuestra reacción cuando se siente incapacidad para afrontar esas circunstancias es utilizada para infundir duda o temor ante la potestad y autoridad de Nuestro Creador. Reconocer que se atraviesa esa situación es sinónimo de que su favor esta sobre nuestra vida y que aunque se sienta esa esa sensación dubitativa, El no se aparta. Por eso es vital hacer un alto y reconsiderar sobre el fundamento de vida que nos permite atravesar las circunstancias con la decisión de superarla.

  • Marlin Diaz
    Posted at 15:36h, 16 June Reply

    Para los que vivimos en Venezuela, es un reto enorme creer esta palabra; yo la creo en mente y en practica. esa es la obediencia y confiò en recibir las bendiciones, porque he escogido obedecer.

Post A Comment