Bendición que te da Certeza
2853
post-template-default,single,single-post,postid-2853,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Bendición que te da Certeza

“Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra.  El temor y el miedo de vosotros estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados.”  Génesis 9:1-2 

Como hemos visto, esa expresión “El temor y el miedo de vosotros estarán sobre todo animal…” lo que nos dice es que Noé vivía con miedo, con temor.  De la misma manera, la misericordia de Dios te ha traído hasta aquí, pero no puedes negar que hay temor; temor a fracasar.  La misericordia de Dios te guardó del daño que quisieron hacerte, pero eso está ahí todavía, en el corazón.  Entonces, sospechas de todo el mundo, y comienzas a caminar con tanto miedo, que no puedes alcanzar el plan de Dios para tu vida. 

Pídele a Dios, y créele que, en tu vida, va a haber un cambio; que el miedo que está en ti se va a revertir, y va a venir sobre la creación.  La creación se va a someter a lo que Dios ha dicho acerca de ti, y tú podrás reconocer que tú eres un bendecido.  Al igual que a Noé, Dios te bendijo, y tú vas a caminar con seguridad entre las fieras del campo, con certeza, sin temor.  Cuando oigas las malas noticias y comiencen las lluvias a caer, tú vas a mirar al cielo, y vas a ver el pacto que Dios hizo contigo; y darás gracias porque, sobre tu vida, no habrá más destrucción, más dolor.  Dios habrá sanado tu corazón de todo miedo producto del diluvio que has vivido. 

Atrévete a ver un nuevo tiempo, un futuro lleno de esperanza.  Tienes que estar dispuesto a arriesgar una vez más, para que todo en tu vida, de aquí a un tiempo, sea totalmente nuevo.  Dios va a cambiar tu vida, y tú tienes que enfrentarlo con valentía, sabiendo que, ahora que Dios te guardó con su misericordia, tú no puedes esperar más para ver lo que Dios va a hacer con tu país, sino que es ahora que Dios te va a dar una página en blanco.  Todo se va a revertir; aquello a lo que tú le tenías miedo, ahora te va a temer a ti; te van a respetar dondequiera que tú vayas. 

Dios cambia toda maldición en bendición.  No has sido tú, sino la misericordia y la gracia de Dios, lo que te ha traído hasta aquí.  Ahora, camina con valentía, con un corazón limpio de todo temor.  Camina con seguridad, con firmeza.  Este matrimonio, no será igual que el pasado; esta empresa no será igual que el pasado.  Tus hijos van a cambiar, tu vida va a cambiar.  Caminarás en medio de los problemas y, cuando lleguen las facturas, no correrás a esconderte, sino que mirarás al cielo, y dirás: Dios ha hecho un pacto conmigo, y su protección está sobre mi vida.  El miedo desaparece, el temor se va, la amargura se va. 

Fue difícil meterte en el arca; el arca se meneaba de un lado a otro, y tú no sabías para dónde iba, hasta dónde llegaría; pero, hoy, Dios te dice: Se acabó el dar tumbos.  Dios te abre una puerta, hoy, y te dice: Sal, porque tú eres un bendecido, y vas a caminar, y el temor que hay dentro de ti, es transferido a lo que te rodea. 

La amargura se va; la vieja memoria de la pérdida del trabajo, del negocio, desaparece hoy.  Dios te da una página en blanco y te dice: Tú eres un bendecido.  Camina con seguridad, con autoridad, y párate firme y ten la victoria que Dios te ha prometido. 

David caminaba como un ungido, como una persona protegida por Dios; por eso no tenía miedo al gigante.  Esa es la bendición.  La bendición no es meramente para prosperar, sino para darte certeza; porque, a veces, los bendecidos estamos en problemas, nuestras cuentas están vacías, pero eso no dice que tú no eres bendecido, sino que pronto se va a llenar.  Tú no tienes que temer, porque sabes que, de una u otra manera, respiro y alivio Dios traerá de alguna parte para tu vida. 

El miedo y el temor desaparecen de tu vida.  Camina firme, con seguridad, con certeza.  La fórmula es muy sencilla: Ordenas, llenas, vas al altar, bendices y multiplicas.  Lo que tú haces en el altar, el diezmo, debe darte una seguridad.  Cuando tú diezmas, puedes enfrentarte al mundo con la seguridad de que algo Dios va a hacer.  Cuando tú haces lo que Dios quiere que tú hagas, Dios se encarga de proveer, desde lo más pequeño, hasta lo más grande; desde lo más sencillo, hasta lo más complicado.  Dios va a hacerlo en tu vida. 


Mensaje transmitido por Televisión y Radio el Martes, 25 de Julio de 2017

Código del Programa: FM-06B


Siempre leemos los comentarios de cada mensaje. Es un verdadero gozo y un privilegio que Dios nos permita bendecir tantas vidas, aún a la distancia. Compártenos siempre cómo esta palabra ha bendecido tu vida.

No Comments

Post A Comment