Ábrele tu corazón a la presencia de Dios
14614
post-template-default,single,single-post,postid-14614,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Ábrele tu corazón a la presencia de Dios

El peso de la Gloria de Dios nunca lo puede llevar una sola persona. Nunca lo puede llevar uno solo.

El arca del pacto era llevada entre muchos; eran varias personas las que cargaban el arca del pacto. Porque si uno solo puede cargar la Gloria de Dios, se vuelve el centro de atención la persona y no Dios.

Pero si somos muchos los que cargamos el arca, el centro no es la persona sino el arca que cargamos.

Lo importante aquí hoy no es quien predica, no es quien canta… Lo importante es que todos los que estemos aquí tomemos un pedacito de esa arca y la carguemos durante los próximos cinco días, porque aquí lo importante es una sola cosa: Que llegue al lugar donde tiene que llegar para que cada familia sea cambiada y sea bendecida.

Todos hoy están cargando un pedazo de esa arca, los servidores del audio, del sonido, de las cámaras, los cantantes, los músicos, están cargando un pedazo de esa arca.

Este servidor está cargando tan sólo un pedazo en el día de hoy, porque yo no la puedo llevar solo…

La Gloria de Dios no fue llevada o preparada para que un solo hombre pudiera llevarla.

Es un grupo de sacerdotes, de personas que están conscientes de quién es el centro de todas las cosas.

Ahora, no tan sólo eso, podemos ver algo me parece todavía quizás un poquito más práctico el día de hoy:

Para mí que el problema de Uza es que Uza se había acostumbrado a estar cerca del arca, y había tomado el arca como algo casual.

Uza era parte de la casa de Abinadab, donde el arca del pacto había estado, así que, para Uza, el arca del pacto era cualquier otro mueble.

Para Uza, cuando estaba en la casa de Abinadab, y veía el arca del pacto, a lo mejor pusieron allí un vaso, a lo mejor la usaron de librero…

¿Cuántos de ustedes tienen muebles en sus casas que están intencionados para algo y ustedes lo usan para algo totalmente diferente?

Ponen libros donde no es, donde no deberían de estar… Ponen vasos en donde no deberían estar.

En la mesita de noche, ¿cuántas porquerías guardas? ¿Cuántas cosas tienes allí?

Cuando el arca del pacto estuvo en la casa de Abinadab por todo aquel tiempo, se volvió un mueble, y qué triste cuando la presencia de Dios se vuelve un mueble.

Se vuelve algo casual y sencillo que no respetamos.

Y por eso fue que Abinadab, como no respetaba aquello, fue enseguida a meterle la mano.

No entendía lo sagrado de lo que estaba en aquel lugar.

Ahora, mira qué diferencia…

Yo no sé cuántos años estuvo el arca en casa de Abinadab, pero en ningún lugar nos dice que Abinadab fue prosperado porque tuviera el arca del pacto. Lo que nos dice es que uno de los que estuvo en esa casa, fue matado.

Pero tres meses en casa de Obed-Edom, y toda su familia cambió.

¿Cuál fue entonces la diferencia? Tiene que haber sido la actitud de aquellos que estaban alrededor del carca del pacto.

Mientras unos toman esto como algo casual, sólo aquellos que le prestan atención a lo sagrado, a lo cuidadoso que es estar en la presencia de Dios, es que cambian sus vidas para siempre.

Y oiga bien para orar y para que prepares tu corazón: Creo que uno de los errores que hay en nuestras iglesias muchas veces es querer hacer a Dios tan casual en todo lo que hacemos, queremos hacerlo todo tan sencillo, tan simple; pensamos que toda canción le agrada, pensamos que todo lo que tenemos que hacer le agrada…

Y yo no estoy diciendo aquí que hay vestirse de una manera, por ejemplo, para aclarar… Una de las críticas que hacen constantemente, a una persona como este servidor, por ejemplo, es que visto de traje, y hay gente que ha dicho que si yo pienso que detrás de a corbata está la unción.

Así me han preguntado, como si yo me metiera con aquellos que no quieren usar corbata…

Yo no miro ni la camisa de la corbata de una persona para recibir algo de parte de Dios de esa persona. No es la corbata la que hace a nadie, no es la camisa que te hace más importante…

Si yo me quitara mi corbata y mi traje para ser más moderno y lucir más juvenil, dejaría de ser yo…

Después del Huracán María había un calor envenenao’; ¿quién se ponía corbata?

Y con lo que estoy diciendo yo no pretendo que volvamos a lo tradicional, porque nunca se ha tratado de lo casual de lo externo.

Es lo casual del corazón.

Porque también tú puedes estar vestido tradicionalmente, y tu corazón estar bien alejado de Dios.

Lo que yo quiero que tú entiendas en el día de hoy, es que no es la parte externa de la que estamos hablando, no es que Dios no pueda aparecerse en cualquier lugar o hablarte en cualquier sitio, no es que Dios tenga un protocolo de una ropa en específico que tienes que usar…

Aunque todos los que servimos a Dios, debemos servirlo con ropa decorosa, debemos tener cuidado de cómo nos presentamos ante Dios y delante de la gente.

Eso me parece que es obvio y hay cosas de las cuales debemos estar conscientes, porque no es lo mismo una mujer soltera que una mujer casada, o no es lo mismo un hombre casa a uno que no está casado, o uno que es cristiano al que no es cristiano…

Son cosas que tenemos que medir en nuestra vida.

Pero cada cual se deja dirigir de acuerdo a como Dios le diga en ese sentido, pero noe s una forma o un régimen por fuera… Es lo casual del corazón.

Una de las cosas que tenemos siempre, con los arquitectos que diseñan, es que le llaman a esto tarima o stage, y esto no es una tarima ni un stage. Esto es un altar. Desde aquí se predica la palabra de Dios.

Esto es algo diferente…

“Pastor, pero cualquier lugar puede convertirse en un altar…”

¡Es cierto!

Pero, ¿qué lo convierte en un altar? ¡La condición del corazón!

Cuando en el corazón le damos la importancia que requiere. Y yo quiero decirte en el día de hoy, que tu corazón no sea tan casual para con Dios, que no lo menosprecies, que no hagas de Dios un mueble más en tu casa, sino que puedas entender que Él es especial, diferente, único, y que está aquí para cambiar tu vida.

Y que hoy tu corazón esté dispuesto realmente a servirle a Él. Al Rey de Reyes y Señor de Señores.

Hoy deja lo casual; tú no viniste a cualquier servicio, tú no viniste a cualquier actividad; hoy vinimos aquí a encontrarnos con la presencia de Dios u no lo vamos a hacer de forma casual.

En este momento tú te vas a preparar, y vas a poner tu corazón dispuesto, y vas a decir: “Señor, yo vine a encontrarme contigo, marca mi vida, transforma mi corazón, y quiero que mi familia sea cambiada en el nombre Poderoso de Jesús”.

4 Comments
  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 12:01h, 11 November

    Amén y amén

  • Mileybi Marineth Castillo Aguirre
    Posted at 13:41h, 11 November

    Amén amén amén

  • Carlos Ocampo
    Posted at 04:16h, 12 November

    Excelente únicamente con ese título es lo q estaba esperando AMENNN
    Es como algo mi Alma estaba pidiendo oh necesitaba AMENNNN
    Es Algo la presencia de Dios la estoy sintiendo? Me lo esta confirmando la PALABRA DE NUESTRO DIOS DE MI PADRE AMADO AMENNN

    • Marivanet
      Posted at 08:01h, 14 November

      Bendiciones Carlos;

      A través de su palabra verás sus maravillas. Te bendigo grandemente.