Confía en el propósito de Dios 
13979
post-template-default,single,single-post,postid-13979,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Confía en el propósito de Dios 

La meta de Dios nunca fue sacar al pueblo de Israel de Egipto.  Dios nunca te saca de un lugar, Dios siempre te saca para un lugar.  Si Dios te sacara de un lugar únicamente, te quedarías en el limbo, en la nada.  Cuando Dios sacó al pueblo de Israel de Egipto, los sacó para la tierra prometida.  No los sacó para que se quedaran en el desierto.  La meta de Dios era llevarlos a la tierra prometida.  La promesa era que completaran el viaje, que llegaran al otro lugar.  

Cuando Dios te saca del pecado, te saca para una nueva vida, no para dejarte en el mundo, sino para algo más poderoso, más grande, algo que tú debes aspirar llegar a alcanzar.  Que te quedes en el medio es una cosa.  Hay gente que nunca alcanza aquello para lo cual Dios los sacó.  Y el problema es que el tiempo pasa pero en el corazón está guardado el deseo de que Dios te sacó para algo.  Y esa es la frustración de algunos creyentes.  

No es fácil ser cristiano.  Porque tú sabes que no puedes reaccionar como reacciona el mundo.  Y eso complica tu vida.  Así que tú necesitas en tu vida una fuerza muy diferente, pero eso te desgasta mental y emocionalmente.  Sabes que hay algo dentro de ti que Dios quiere que tú hagas, pero cuando llega el momento de hacerlo, a veces, ya no tienes las fuerzas porque no has sabido trabajar en tu vida con todo lo que representa servirle a Dios.  

Hay dos hombres en la Biblia que hay que admirar porque a sus ochenta y pico de años todavía querían conquistar algo.  Se llaman Josué y Caleb.  Ellos decían: vamos a conquistar la tierra, vamos a luchar, vamos hacia adelante; estamos dispuestos a pelear por la tierra que Dios nos dio.  Esta gente esperó cuarenta años en el desierto por causa de la incredulidad de otros, pero no permitieron que aquella incredulidad dañara sus corazones.  Tuvieron que esperar cuarenta años que se muriera toda esa generación para ellos entrar a la tierra prometida, y cuando llegó el momento se atrevieron a hacerlo, se atrevieron a cruzar y decir: vamos a meter mano, vamos a pelear y a hacer lo que tengamos que hacer.  

Determínate hoy a que no importe cuánto tiempo ha tardado, que estés en el lugar donde estás por lo que otros han dicho y te hayan causado tristeza, dolor, esas cosas que has sobrevivido, pero que nadie mate el espíritu de conquista que hay dentro de ti.  Tú tienes que estar dispuesto a luchar por lo que Dios te prometió hasta el último momento.  

En Josué 6, dice que Jericó estaba cerrada, bien cerrada.  Aquella era la primera ciudad que tenían que conquistar.  Esto es después de ellos cruzar el Jordán.  Dios se le aparece a Josué para que crucen el Jordán, y al cruzarlo, tienen que comenzar a pelear.  Cruzan el Jordán y lo primero que pasa es que el maná se acaba, así que ahora, si no conquistan no comen.  Lo grande es que Dios le dijo: voy a estar contigo como estuve con Moisés, y lo primero que Dios hace es quitarle lo que le dio a Moisés, el maná.  Así que Josué tiene que luchar, y cuando llega a Jericó, estaba cerrada, bien cerrada.  

13 Estando Josué cerca de Jericó, alzó sus ojos y vio un varón que estaba delante de él, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y Josué, yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? 14 Él respondió: No; mas como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo? 15 Y el Príncipe del ejército de Jehová respondió a Josué: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estás es santo. Y Josué así lo hizo.”  Josué 5:13-15  

Josué tenía ochenta y cuatro años, y al ver un hombre con una espada desenvainada, en vez de salir corriendo, va hacia él.  Moisés fue atraído por una zarza ardiendo y también le pidieron que se quitara el calzado de sus pies.  Pero en esta ocasión no es una zarza ardiendo, sino un guerrero, un hombre con una espada; y un hombre de ochenta y cuatro años, un hombre mayor, decide ir a pelear.  ¿Tú sabes lo que es a los ochenta y cuatro años todavía tener ganas de ir a pelear por algo y no huír del problema, de la dificultad, salir caminando a pelear con aquel hombre y llegar allí listo a decir: ¿eres de los míos o del enemigo?  Lo curioso es que no se nos dice que Josué tuviera una espada; él estaba dispuesto a pelear a las galletas, aunque el otro tenía una espada.  Analízalo.  Tú, después de tantos problemas que has vivido, cuando hay un ángel que te reta, tú decides salir corriendo. 

11 Comments
  • Alicia Farías González
    Posted at 07:46h, 27 July

    Amén, amén…. gracias a Dios por su Palabra. … bendiciones Pastor…..El audio no se escucha,😔

    • admin2
      Posted at 08:24h, 27 July

      Saludos Alicia! Hemos hecho la prueba, y sí se está escuchando. Por favor, asegúrate que todo esté bien con el sonido y volumen de computadora o celular. Bendiciones!

  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 08:19h, 27 July

    Gloria a Dios, vamos hacia adelante

  • Martha Obando
    Posted at 13:01h, 27 July

    La confianza en Dios nos llena de fortaleza, de luchar diariamente ante las adversidades. Gracias Dios por tan lindo mensaje. Bendice a sus siervos

  • Wiliam Antonio Chacon Vargas
    Posted at 15:25h, 27 July

    Amén y estoy convencido que Dios pelea conmigo todo a su tiempo y bendiciones.

  • Nelson García
    Posted at 23:36h, 27 July

    Amén amén gracias Señor por tus palabras me dan fuerza para seguir luchando ponlo que quiero y se que tú me lo concederás gracias por tu amor gracias por tu favor y gracia gracias por tus bendiciones amén

  • Elizabeth Soto
    Posted at 08:14h, 28 July

    Mi Dios tú eres grande y tus promesas se cumplen , me apropió de la palabra

  • Ive
    Posted at 07:45h, 29 July

    Amen, amén y amén. 🙏🙏

  • marttha
    Posted at 05:09h, 30 July

    Amén sólo tu Sr Heres mi fuera y Fortaleza por qué en ti he puesti mi FE

  • Richard Chumbiraico
    Posted at 09:59h, 01 August

    A pesar de cualquier circunstancia siempre estarás conmigo , gracias Dios por tu presencia que me da las fuerzas necesarias para seguir adelante.

  • SILVIA H. GÓMEZ
    Posted at 16:03h, 04 August

    Que Dios permita lo pueda reconocer cuando me hable, afine mis sentidos espirituales para ser obediente en todo y lo que me resta de vida. Bendiciones