La Presencia de Dios Vive en Nosotros 
13858
post-template-default,single,single-post,postid-13858,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

La Presencia de Dios Vive en Nosotros 

Durante la pandemia, tanto nuestro contacto físico, como nuestras comunicaciones se vieron afectadas.  No podíamos disfrutar de la presencia de nuestros seres queridos.  En los posteriores encuentros, vimos gente corriendo a sus seres queridos.  La pregunta es cuántos correríamos así para encontrarnos con el Señor.  Algunos anhelaban salir pero para hacer compras, para volver a la normalidad.  ¿Será que Dios se te ha vuelto parte de una rutina y ya no sientes lo mismo?  ¿O será que eres de los que dice: Señor, cada momento contigo, lo voy a aprovechar al máximo?  ¿Adoras meramente poniendo música mientras haces otras cosas?  ¿O cada encuentro con Dios es para ti uno verdaderamente significativo?  

Entra en la presencia de Dios con la actitud de que tú entiendes el privilegio que es.  Solo quienes realmente han tenido la necesidad de encontrarse con Dios, lo buscan con la debida pasión.  David tuvo esa experiencia.  

En Salmos 84, vemos su anhelo por la casa de Dios.  David era un hombre apasionado, desesperado por la presencia de Dios porque no tenía nadie más en quién confiar.  Qué dichoso lugar cuando no tienes nadie en quién apoyarte, y lo único que puedes hacer es apoyarte en Dios.  Qué maravilloso cuando entiendes que, sin Dios, nada puedes hacer; desde ese momento, tu vida cambia para siempre.  

Pero David no siempre estuvo en necesidad.  Logró alcanzar el propósito de Dios, llegó a ser rey.  Pero aún siendo rey, nunca se olvidó de lo que era más importante.  Cuando alcances un lugar de bendición y prosperidad, no te olvides quién fue que te llevó hasta ahí.  De lo contrario, estás en un lugar de peligro que te pudiera llevar a dejar de perseguir a Dios con pasión.  

Cuando llegó a ser rey, David se dio cuenta que lo mejor que podía hacer era traer de regreso el arca del pacto de la presencia de Dios.  David realizó que, sin Dios, no era absolutamente nada.  Su labor principal fue traer la presencia de Dios de vuelta a Jerusalén, al pueblo de Dios.  

Trae a tu casa la presencia de Dios.  Que sea el centro de tu vida.  

David tenía una gran intención, pero hizo lo incorrecto al llevar el arca del pacto porque usó de modelo la manera en que los filisteos se la llevaron, con bueyes.  Hizo un carro nuevo, pero no importa lo nuevo que tú hagas, si no lo haces como Dios quiere, no sirve.  

Si tú quieres agradar, tienes que hacerlo no a la manera que tú quieres, sino a la manera que Dios quiere.  

Pensamos que Dios va a ser atraído con lo que nosotros queremos darle, y no con lo que Él quiere recibir.  Pero Él no tiene que recibir lo que tú quieres darle, si no es lo que Él quiere recibir.  En repetidas ocasiones en la Biblia, Dios se quejó de que le llevaban lo peor; las ovejas patiquebradas, por ejemplo.  Si le llevaban algo que no era digno de ser recibido por un rey, ¿por qué tendría Él que recibirlo?  

La primera pelea en la Biblia es resultado de una adoración.  Uno adoró a Dios con lo que Dios quería, y el otro quiso adorar a Dios ofreciéndole lo que a él le dio la gana, y pretendía tener los resultados de aquel que hizo lo que Dios quería que se hiciera.  Y cuando Dios le habló a Caín, le dijo: si bien hicieres, ¿no serás enaltecido?  

Cuando tú buscas agradar, buscas cómo la otra persona lo quiere.  

Deja de mirar la manera de los filisteos, y haz lo que hizo David luego de su intento fallido por llevar el arca del pacto de la presencia de Dios de vuelta a Jerusalén: buscó cuál era la ordenanza, cómo Moisés la llevó.  

Pensamos que en el pasado no hay sabiduría, queremos todo lo nuevo, pero muchos estamos aquí hoy por lo que aprendimos en el pasado.  Busca cómo es que debes regir tu vida porque, mientras lleves el arca del pacto como los filisteos, puedes tener la mejor intención con tu adoración a Dios, pero pasarás tu vida tropezando y sin alcanzar tu propósito.  

La instrucción era precisa: el arca del pacto debía ir sobre hombros de hombres porque solo el ser humano es hecho a imagen y semejanza de Dios.  Los hombres debían cargar el arca del pacto sobre sus hombros porque era necesario que sintieran el peso de la gloria de Dios.  

Busca cómo complacer a Dios.  Él no se complace con cualquier cosa.  Si andas tropezando, aún con buenas intenciones, es que todavía no has aprendido a hacer las cosas a la manera de Dios.  

David tenía una gran intención, pero en el camino, Uza toca el arca y muere, y David se decepciona de Dios.  ¿Por qué cuando nos pasan cosas malas lo primero que hacemos es decepcionarnos de Dios?  Cuando culpas a Dios, te alejas de su presencia.  ¿No sería que Uza estaba mal?  

David dejó el arca en casa de Obed-edom, tres meses después fue que la buscó cuando vio la bendición.  La pregunta es si tú vas a esperar tres meses o vas a corregir hoy tu vida.  Tú no tienes que esperar tres meses para que la presencia de Dios cambie las cosas en tu familia.  Pero tienes que dejar de echarle la culpa a Dios.  Si has tropezado toda tu vida, si algo no ha salido como esperabas, si algo murió en la presencia de Dios, Dios no es el responsable.  No cuestiones a Dios.  

Buenas intenciones no es suficiente.  Necesitas revelación de cómo Dios quiere que tú le agrades para tú entonces alinearte y no tropezar más y que la presencia de Dios llegue al lugar que tiene que llegar.  

¿Por qué cayó muerto Uza?  Él hizo algo bonito, no quería que el arca se cayera.  Uno solo nunca puede cargar el peso de la gloria de Dios porque de ser así, se volvería el centro de atención; mientras la carguemos entre todos, el arca permanece como el centro.  Tomemos todos un pedacito de esa arca y carguémosla para que la presencia de Dios llegue donde tiene que llegar para cambiar y bendecir cada familia.  

Uza se había acostumbrado a estar cerca del arca y la había tomado como algo casual.  Uza era de la casa de Aminadab, donde el arca había estado, así que, para él era cualquier otro mueble.  Y qué triste cuando la presencia de Dios se vuelve un mueble, algo casual que no respetamos.  Por eso, Uza enseguida metió la mano; no entendía lo sagrado de lo que estaba en aquel lugar.  

A veces, queremos hacer a Dios tan casual, queremos hacerlo todo tan sencillo y simple; pensamos que cualquier canción le va a agradar.  No es que haya que vestirse de una manera, por ejemplo; tú no debes mirar la corbata de alguien para entonces determinar si vas a recibir algo de parte de Dios a través de esa persona porque no es la corbata la que hace a alguien.  No se trata de que volvamos a lo tradicional porque nunca se ha tratado de lo casual de lo externo, sino lo casual del corazón.  Porque puedes vestir tradicionalmente, y tu corazón estar bien alejado de Dios.  No es que Dios no te pueda hablar en cualquier sitio o que tenga un protocolo de vestimenta que tengas que usar; debes vestir con decoro, por supuesto, pero el punto es que no se trata de un régimen por fuera, sino lo casual del corazón.  Los ingenieros que están trabajando en la construcción de nuestro templo, le llaman tarima a lo que nosotros llamamos altar.  No es una tarima, es un altar porque desde ahí se va a predicar la palabra de Dios.  Cualquier lugar puede convertirse en un altar, pero ¿qué lo convierte en un altar?  La condición del corazón.  Es cuando en el corazón tú le das la importancia que requiere.  

Que tu corazón no sea tan casual para con Dios que lo menosprecies y lo hagas un mueble más; sino que puedas entender que Él es especial, único.  Cuando lo pones a Él como el centro, Él cambia tu vida.  Que tu corazón esté dispuesto a servirle al Rey de reyes, y Señor de señores.  Esta no es cualquier palabra, es palabra de Dios.  No leas de manera casual, sino con un corazón dispuesto.  

Dispón tu corazón a encontrarte con Dios y que Él marque tu vida, transforme tu corazón y que tu familia entera sea cambiada. 

6 Comments
  • Nelson garantizar
    Posted at 07:21h, 20 June Reply

    Amén así será. Gracias Señor por tus palabras que son refrigerio a mi vida a mi cuerpo porque la recibo con humildad y cumpliré para lo cual me a sido dada a conocer gracias por tu favor por tu gracia toda la gloria es para ti Señor te alabo y bendigo tu nombre amén

  • Martha Obando
    Posted at 08:22h, 20 June Reply

    Gracias Dios mio porque a traves de esta predica me has confrontado, tu sabes que yo te doy el primer lugar pero tal vez no lo estoy haciendo bien perdoname y guia por favor. Te amo Dios

  • alejandro odreman
    Posted at 08:32h, 20 June Reply

    Amen !!! Gloria al DIOS todo PODEROSO !!! ALELUYA !!! ALELUYA !!! ALELUYA !!!

  • Jhon Mario Rojas
    Posted at 09:38h, 20 June Reply

    Gloria a Dios

  • Marttha
    Posted at 10:33h, 20 June Reply

    Amén Gracias mi Sr por tú Amor e Infinita Misericordia para mi y todos mis seres queridos por qué siempre tú presencia nos acompaña
    Bendiciones Pastor Otoniel

  • Liseth Trujillo
    Posted at 01:10h, 22 June Reply

    Amen y amen y yo lo creo en el nombre poderoso del Señor Jesús amén y amén🙌🏼🙌🏼🙌🏼🙏🏽🙏🏽🙏🏽❤️

Post A Comment